Heavy, flamenco y música antigua con Fahmi Alqhai: "Es imposible que no te guste Vivaldi"

Referente de la viola da gamba en el mundo, dirige desde hace 13 años el Festival de Música Antigua de Sevilla, el más importante de su género en nuestro país

Fahmi Alqhai desde su estudio de Sevilla, durante el ensayo de 'De Sevilla a Isfahán'.
Fahmi Alqhai desde su estudio de Sevilla, durante el ensayo de 'De Sevilla a Isfahán'. JUAN CARLOS TORO

Fahmi Alqhai está considerado hoy como uno de los más importantes intérpretes de viola da gamba del mundo, y uno de los mayores renovadores de la interpretación de la música antigua, gracias a su concepción arriesgada, personal y comunicativa del acercamiento a los repertorios históricos. Funda en 2002 Accademia del Piacere junto a la soprano Mariví Blasco, conjunto del que es director. Es también fundador, junto a su hermano Rami Alqhai, del sello discográfico ALQHAI & ALQHAI, y desde 2009 es director artístico del FeMÀS, Festival de Música Antigua de Sevilla.

Precisamente, en esta edición de 2022 presentan un programa que nace de la necesidad de trabajar con Kiya Tabassian, músico iraní que trabaja el repertorio historicista persa: "Hace lo mismo que nosotros pero desde el punto de vista persa. Hubo un príncipe que estuvo en España en el siglo XVII con la alta sociedad del momento y hemos querido recrear como una fiesta musical en su casa. Es un encuentro con la música del final del renacimiento y principio del barroco persa con lo que teníamos en Sevilla y en España. Es un diálogo, no hay intención de fusionar nada, solo de encuentro", explica el director días antes de presentar De Sevilla a Isfahán en el Espacio Turina.

Fahmi Alqhai.
Fahmi Alqhai con Accademia del Piacere durante el ensayo junto a Kiya Tabassian.   JUAN CARLOS TORO

Para un artista como usted, que revisita continuamente piezas de música antigua, ¿qué aprende de ellas?

Hay mucha enseñanza, no ya solo en el sentido histórico de aprender cómo se pensaba, cómo se sentía o se focalizaban las emociones. Uno de los grandes aprendizajes es que te das cuenta que al final siempre hemos sido los mismos. La música del siglo XIV, XV, XVI, XVII, XVIII cambian los instrumentos pero al final lo que el ser humano quiere transmitir y hacer llegar es siempre una cosa bastante unitaria, que repite una y otra vez de una forma diferente. Eso muchas veces sorprende porque parece que estás tratando con compositores de una época muy alejada de ti, pero al final te das cuenta de que eso no es así, que estamos separados solo por el tiempo.

Hablaba de focalizar las emociones… ¿es capaz de entender las emociones que podían sentir a través de la música?

En músicas muy alejadas a nivel cultural igual puedes notar una cierta barrera, pero las emociones básicas de amor, tristeza o ira, al final se repiten. En la música occidental hay mayor cercanía.

¿Cómo cree que se relacionan las músicas antiguas con las contemporáneas? ¿Seguimos, de alguna manera, dándole vueltas a lo que se hacía en el siglo XV?

Los elementos siguen siendo los mismos. Cuando la música la disocias en melodías, ritmo, armonía y contrapunto, son los mismos elementos. En algunos momentos históricos se focalizó el tratamiento de algunos elementos por encima de otros, y eso caracterizó algún tipo de música. La música nace del ser humano como una necesidad de expresión natural que responde a su propia esencia.

Fahmi Alqhai.
Fahmi Alqhai.   JUAN CARLOS TORO

¿Se encuentra a gusto en la música contemporánea?

Absolutamente. Soy una persona de mi época, no estoy metido en ninguna cueva y escucho música actual. Además, tengo dos hijas pequeñas que me mantienen al día de las horteradas juveniles. Tengo raíces en el heavy y he escuchado mucho flamenco. 

El flamenco llegó a su vida, a nivel profesional, más tarde, ¿cómo ha sido esta aproximación?

Es una música que me encanta, me emociona y forma parte de mí. Por casualidades de la vida se me puso en el camino trabajar con el flamenco y estoy encantadísimo. Es una cosa que me hace salir del repetorio de música antigua clásico y me aporta una perspectiva diferente.

Los primeros conciertos de música antigua en los años 60 tuvieron una clara ruptura con la música clásica, ¿sigue pasando?

El movimiento de la música antigua nació por la necesidad de saber cuál era la realidad de esa música fuera del contexto, cómo se hacía; también por rechazo a lo que hacía la gente de música clásica, ya no solo a nivel interpretativo, que muchas veces no se fijaban en las cosas básicas de lo que era interpretar la música pretérita. Yo creo que también nace porque la música clásica, en ese momento, había un “postureo”, todo muy de etiqueta, y la música antigua vino a romper eso, de hecho lo consiguió. Hoy en día la gente de clásica han roto muchas cadenas y están acercándose al público de otra manera. Yo siempre he defendido la naturalidad. 

Fahmi Alqhai.
Fahmi Alqhai, director artístico de FeMÀS.   JUAN CARLOS TORO

Dentro de la música antigua, ¿siempre prevalece la interpretación historicista con el respeto a los instrumentos y formas de tocar?

Sí, siempre hay respeto a ello. Lo que defiende la interpretación historicista es que si tocaban una viola de gamba o un oboe, esto tiene sentido y hace que la música se escuche diferente, que tuviera otro espíritu. Esto es lo que recupera la música histórica.

¿Se puede llegar al sonido primitivo?

El sonido original, esa idea un poco idealizada de recuperar experiencias tipo “cómo sonaba la orquesta de Bach”, eso es imposible. No vamos a saber cómo sonaba eso o la orquesta de ​​Jean-Baptiste Lully para Luis XIV. Pero sí podemos acercarnos lo más posible, va a generar al menos una estética diferente y más cercana al sonido original. Esto no implica que tengas que maniatarte y que como artista no puedas expresarte. Esto le da sentido al discurso y bastante libertad, es una música pretérita aunque tu sello tiene que estar ahí. 

Hablando de libertad, en este mundo de etiquetas, ¿se ha sentido cómodo con tu trayectoria entre el heavy y la música antigua o ha tenido que defenderse o dar explicaciones más de lo que le hubiera gustado?

Hace tiempo sí, pero ya con la edad que tengo me da igual. Si gusta lo que hago bienvenido; si a alguien no le gusta, ningún problema. Al principio afecta porque tienes tu verdad, pero con el tiempo te das cuenta de que tu verdad puede ser la no verdad del otro. Tenemos que convivir con todas las opiniones y sería muy aburrido vivir sin asperezas.

En los últimos tiempos, parece que hay un nuevo resurgir, un acercamiento a géneros clásicos o antiguos. ¿Desde dentro tiene la misma percepción?

La música antigua es muy cercana al “público normal”. No hace falta tener un oído muy docto para entender a Vivaldi. Hay músicas, como la de Mahler, muy desarrollada, pero la antigua, aunque hay repertorios complicados, como una primera aproximación resulta sencilla.

"No creo que haya ningún ser humano al que no le guste la música"

La gente que no se acerca es por desconocimiento o por tenerla relacionada con la música clásica, pero no por una cuestión de complicación. En la clásica se complica mucho por el idioma, pero la antigua me parece más cercana.

¿Hay algún compositor o repertorio en el que le cueste entrar?

Me sorprende Bach porque a nivel técnico siempre pienso que es un genio. A veces con Wagner me cuesta entrar, pero es una cuestión de cultura. La música antigua es más amable que escuchar una ópera de Wagner.

Si alguien ajeno a la música antigua quisiera escuchar en Spotify algo para introducirse en el mundo, ¿se atreve a recomendar algo?

Yo diría empezar por lo más sencillo, por Vivaldi, por Händel o las cosas sencillas de Bach. El barroco pleno es lo más amable para el oído. Esto es un win win, no hay manera de que no te guste eso. Es imposible que no te gusten Las cuatro estaciones de Vivaldi, tiene que ser una versión realmente mala. Muchas veces la música no llega al público por ser versiones malas o no estar bien tocadas. 

¿Cómo se presenta FeMÀS en esta edición de 2022?

La mayor novedad ha sido salir a la calle, salir a los barrios de Sevilla, conciertos de ministriles. Siempre hemos tenido una vocación aperturista, que tiende puentes con otras actividades artísticas o musicales. Este año hemos ido más allá y hemos ido a buscar a un público que no tiene la suerte de poder escuchar la música en sus barrios, así que la hemos llevado a la calle, por eso hemos apostado por el concierto callejero. Es bueno porque atrae a un público que no es necesariamente melómano. La persona que no es melómana es porque no se ha sentado a apreciar la belleza de la música, no creo que haya ningún ser humano al que no le guste la música. 

Sobre el autor:

Valeria Reyes

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, ha trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Con especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído