Estévez y Paños, los investigadores incansables: "El flamenco es un arte contemporáneo desde que nace"

Valeriano Paños y Rafael Estévez llegan al epílogo del Festival de Jerez con ‘La Confluencia’, "una nueva lectura de la raíz de los códigos del arte flamenco"

Estévez y Paños, los investigadores incansables: "El flamenco es un arte contemporáneo desde que nace". En la imagen, Rafael Estévez y Valeriano Paños.
Estévez y Paños, los investigadores incansables: "El flamenco es un arte contemporáneo desde que nace". En la imagen, Rafael Estévez y Valeriano Paños. ESTEBAN

Premio Nacional de Danza 2019 en la modalidad de creación, Estévez / Paños y Compañía tienen como sello la investigación como base de su trabajo. Vanguardismo y tradición conviven en creaciones marcadas por la el estudio del pasado y la curiosidad hacia el presente, y que les otorgan ganas incansables de aprender, de empezar de cero cada día. 

En Jerez, estrenan a nivel andaluz La Confluencia, el espectáculo que cierra el ciclo en los Museos de la Atalaya y pone punto final al 26 Festival de Jerez. 

7Z7A4310
Valeriano Paños y Rafael Estévez en la puerta del Alcázar de Jerez, en días anteriores.   ESTEBAN

Vuestra propuesta es enormemente sugerente y conceptual, en vuestras palabras, ¿en qué consiste este espectáculo bajado a tierra?

R: La Confluencia es justamente eso, la confluencia de 8 personas, de 8 hombres para hacer una suite de música y baile actual desde el flamenco. Es hacer una nueva lectura de la raíz de los códigos del arte flamenco. Todas las músicas, personajes y situaciones que se dieron para que con el paso del tiempo surgiera el fenómeno musical y dancístico que es el flamenco. No deja de ser una suite de música y baile en la que todas esas influencias, ingredientes, coinciden y generan lo que hoy conocemos como flamenco.

V: Es un espectáculo muy del presente. El confluir hace que surjan cosas en el flamenco, coger lo interesante de la intrahistoria. Hemos hecho algo super presente con los artistas que estamos en el escenario, con el bagaje de cada uno. Lo que hacemos es un espectáculo realmente abstracto, no tiene un hilo conductor, pero la compañía de Estévez/Paños tiene un poso muy importante de lo que es la tradición del flamenco.

"Me encanta el trabajo de laboratorio, pero siempre basado en la tradición"

La investigación está muy presente, ¿entendéis el flamenco sin este trabajo de estudio previo?

V: No, por eso la compañía desde nuestros inicios (dentro de un concepto vanguardista, porque somos actuales y estamos en el presente) tiene un concepto a la hora de presentar los espectáculos bajo el fundamento de la investigación y la tradición. Me encanta el trabajo de laboratorio, pero siempre basado en la tradición.

R: No somos una compañía de baile flamenco, somos una compañía de danza en la que se hace flamenco. Hay que ser honesto con lo que se presenta y con lo que uno es. En esa investigación encuentras las herramientas y elementos que igual te hacen ir más allá. Cuando estudias y controlas la historia del arte, la danza y el flamenco, es cuando la mente se abre y se dispara. Por eso podemos hacer confluir en una pieza el baile actual, la danza contemporánea pero también el aurresku, los verdiales y se remata con una reconstrucción del baile por romance de Juana de los Reyes Valencia, ‘Tía Juana la del Pipa’. Es una nueva lectura de la raíz de los códigos del arte flamenco, que no del arte flamenco. Si en los códigos está la zarabanda afroamericana, la escuela bolera y la jota, hacemos una nueva lectura de las raíces de esos códigos.

¿Pensáis que el flamenco es de los lenguajes más completos para expresar este universo?

R: El flamenco contiene baile, música, literatura, historia, personajes y experimentos a lo largo de la historia. El flamenco es un arte contemporáneo desde que nace porque lo hacen los artistas que lo interpretan en ese momento. Están las dos vertientes, la ortodoxa o la experimental, yo defiendo que para tener una buena vanguardia o experimentación hay que tener una buena ortodoxia, no se entiende lo uno sin lo otro. No podemos hacer que la parte de la vanguardia engulla a la ortodoxia, porque perdemos la base y el referente. Bajo nuestra humilde opinión, las propuestas de los artistas y las programaciones de los teatros deben estar en equilibrio. El flamenco de raíz es nuestra  base. 

En esta delgada línea entre la experimentación y la ortodoxia, ¿veis dificultades en esta confluencia?

R: No si se hace desde el conocimiento, el respeto y la admiración. 

V: Hace falta el conocimiento, a más campo abarque, más rico es el lenguaje y el espectáculo. 

El trabajo de investigación tan completo que marca el punto de partida en vuestros espectáculos, ¿cómo se refleja en el escenario? ¿Os gustaría realizar una publicación?

R: Cuando hacemos un trabajo la investigación está ahí desde el segundo 0, en el movimiento, el baile, la música o la historia. Son 20 años de creación conjunta y ya no se sabe dónde acabo yo y empieza él. Estamos ahí empezando a proyectar y escribir cosas para un futuro pero de momento estamos donde tenemos que estar, que es coreografiando.

V: Es importante cuando plasmamos el espectáculo que la gente entienda toda la información que Rafael ha podido indagar, es algo para el disfrute del público. Es más la energía, es un espectáculo abstracto.

¿Cómo espectadores se supone que debemos entender ese contenido? 

R: Ese es el error del público y del artista que pretenda eso. Porque el arte no hay que entenderlo, miarma, el arte hay que sentirlo. No tengo por qué explicar de dónde vienen las cosas. Ahora, si me preguntas, sí tengo que tener la información y las herramientas. También para contestar a los críticos. Esa información debe estar ahí para “dar los 20 reales del duro”. Para nosotros es fundamental esa ardua labor de investigación, para construir escenas de 5 minutos podemos estar 5 meses, 5 semanas, 5 días o 5 horas muchas veces.

V: Claro, a no ser que quieras hacer un espectáculo con un guión teatral que requiera una historia, hacerlo teatral desde la danza o la expresión corporal. 

Cuando hay puntos de partida tan interesantes dan ganas de tener un libro que explique mejor por el simple hecho de seguir aprendiendo

R: El fin de la cultura es esa, que aunque “no te enteres de nada”, de pie para generar curiosidad y seguir enriqueciendo a las personas. Lo bueno es que seamos un impulso para que cada uno elabore su propia investigación.

¿Y algún consejo para iniciarse en esta investigación? ¿Algún libro referente?

R: Yo llevo investigando desde que tengo 13 años, he leído todo lo bueno y lo malo. Me guardaría mucho de recomendar libros. Yo he llegado a las conclusiones por haber leído, visto y escuchado todo lo que he podido. He defendido cosas hace 10 años que ahora no las defendería ni loco. Todo eso va conformando y va haciendo un universo propio. Sí que tengo autores predilectos que están al alcance, como pueden ser Ramón Soler Díaz, Luis Soler Guevara, Faustino Nuñez, José Manuel Gamboa, Gerhard Steingress… sobre todo los que trabajan la parte sociológica, musicológica, de trabajo de investigación de hemeroteca… ahí están los datos, no hay nada de romanticismo, aunque también me he leído todo lo que está sacado de los gitanos viejos y da una parte poética y romántica muy bonita, que también es parte del imaginario. La mitología también es bonita. Yo diría: "Lea usted todo y saque sus conclusiones". 

Lea usted todo y dentro de 30 años seréis Estévez & Paños

(Risas). No, será quién sea pero con información. 

¿Y de cante?

Todo el cante antiguo es fundamental. El cante moderno y toda la música, pero si me tengo que quedar con algo me quedo con el cante histórico. En el baiel igual, me quedo con el baile antiguo. No entiendo que un artista de hoy no tenga conocimientos de lo que hicieron Carmen Amaya, Antonio ‘el Bailarín’, Doña Pilar López, Alejandro Vega, Farruco, Mario Maya, El Güito, La Macarrona, Merche Esmeralda, Manuela Carrasco… no puedo entender que a eso no se le atienda o se le atienda de forma superficial. También aconsejo que vayan al teatro, que no vean vídeos. Que se queden con la sensación que da el teatro. En vídeos tenemos que ver a los que desgraciadamente no podemos ver en directo. 

Si los artistas antiguos son capaces de transmitir en vídeo, ¡cómo sería verlos en directo! La magia de las artes escénicas… 

R. Afortunadamente, aunque la danza es un arte efímero, tenemos mucho soporte audiovisual. Es un tesoro del que podemos aprender, no copiar. A la gente actual hay que verla e impregnarse de su energía. 

¿Qué habéis defendido hace 10 años que ahora no?

Cuando aprendes, las cosas que tenías en un pedestal a veces se caen, y es maravilloso. El respeto lo vamos a tener siempre. Nuestra esencia es empezar desde cero cada día.

Sobre el autor:

Valeria Reyes

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, ha trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Con especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído