bonald_cervantes.jpg
bonald_cervantes.jpg

Paco Camas, en nombre del Ayuntamiento, presentó a los participantes en este acto dedicado al Quijote, enmarcado dentro de la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Nos recordó que además de la conferencia de Felipe Benítez Reyes, se llevará a cabo este mismo sábado la instalación en la Plaza del Mercado  de dos bustos dedicados a Shakespeare y Cervantes. Se trata de un homenaje de la ciudad de Jerez a dos creadores universales e inmortales, acto que contará con representantes de la embajada británica y el Coro del Villamarta. Francisco Camas hizo referencia al deterioro que sufre el centro histórico: “Aunque esté como está la ciudad histórica en este momento, la gente sigue yendo, porque sigue siendo interesante. Las ruinas también son nuestras ruinas y también es importante vivirlas. No debemos desanimarnos. Lo importante es que algún día seamos capaces de poderlas poner en el sitio en el que estuvieron”.

El profesor Juan Salguero Triviño realizó una semblanza del escritor Felipe Benítez Reyes. Lo conocemos, lo leemos y admiramos, como poeta y narrador, resaltó. Su trabajo creativo abarca todos los géneros literarios, poesía, novela, ensayo y teatro. Su primer libro de poemas es de 1979. Desde entonces ha publicado con regularidad libros de poesía y ha recibido varios galardones. En 1991 se inició como narrador. Ha obtenido el premio del Ateneo de Sevilla en 1995 y el Nadal en 2007. “El azar y viceversa” es su último libro, publicado este año, un relato que conecta con la novela picaresca: “Felipe, como ha dicho algún crítico, construye un fluir de episodios que trasciende la anécdota, el humor y la ironía, para desenmascarar a la sociedad española por sus mecanismos de hipocresía social, laboral y política”

En la conferencia, Felipe Benítez Reyes nos ofreció una  interpretación que pretende volver al sentido originario del texto cervantino: “El Quijote es una novela cómica que el tiempo ha transformado en uno de los libros más tristes del mundo”. Hay que tener en cuenta el contexto, la lectura de libros de caballería, y así entenderemos su intención paródica y humorística. Ya el inicio, incluido el título, es una parodia de esos libros de nombres rimbombantes y lugares exóticos. El referente de los libros de caballería nos queda hoy un poco lejos, por eso quizás no apreciemos la parodia completa, explicó Felipe. En su tiempo, El Quijote se leyó en esencia como lo que era, una obra cómica. Sin embargo, “a partir del siglo XVIII, se fueron complicando las exégesis, y la figura de Don Quijote pasó a interpretarse como la de un ser bondadoso e inocente enfrentado a la ruindad del mundo”. Y el siglo XIX convirtió al pelele de la Mancha en un héroe romántico. Le resultan chocantes a Felipe Benítez Reyes las lecturas idealistas de esta obra: “La curiosa extravagancia que supone aceptar como arquetipo de la razón y del idealismo a un loco iracundo”.

Es una novela protagonizada por un chiflado, aclaró. Porque la chifladura es una locura con visos de ridiculez y comicidad. Una locura sin grandeza. Cervantes no explica el proceso mental que ha llevado al protagonista a ese estado. Caídas, apedreamientos, ridículo constante,… Es una continua mofa de los caballeros andantes. Sin embargo, Cervantes se va olvidando de los libros de caballerías y “se va centrando en la comicidad intrínseca de Don Quijote”, aunque siguiendo el hilo conductor que le proporcionaban esas novelas populares de caballeros, matizó Felipe. Nos queda la duda de si Cervantes sintió compasión y afecto por su personaje o somos los lectores los que lo añadimos. Porque Cervantes se mofa de Don Quijote hasta el extremo. Se trata de un fantoche iracundo que quiebra desde el principio la lógica de la realidad. El autor no pretende despertar compasión en el lector. “Una lectura idealista corre el riesgo de alejarnos de la verdadera esencia de la obra”. Cuando parece que Cervantes da un respiro a su caballero, nos es para devolverle la dignidad, sino para mantener en pie a un pelele que le tiene que durar muchas páginas más.

Cervantes tuvo una vida difícil, llena de adversidades. Su visión de la realidad no debía ser muy optimista, algo que se refleja a lo largo de la obra. “El mayor mérito de Cervantes quizás consista en lograr fascinarnos con las aventuras de un pelele cuyo carácter va cambiando a lo largo de la novela”. Las aventuras son tan extravagantes, que hasta Sancho comienza a dudar, como en el asunto de la cueva de Montesinos. “La armonía delirante” existente entre el caballero y su escudero se resquebraja. Y la estructura narrativa, con relatos dispersos, nos muestra cómo Cervantes tarda en darse cuenta de las dimensiones reales de su personaje. Sin pretenderlo, nos hace cómplices de sus desgracias. Cervantes humaniza a sus personajes, paradójicamente, al convertirlos en entes literarios dentro de la obra misma. Los personajes son conscientes de que son narrados. Y así los tratan los duques, como seres salidos del sanatorio mental de la literatura, juguetes entregados por el escritor para que se diviertan. Cervantes podría haber ido más lejos en la chifladura, como quedó patente en la obra de Avellaneda, que construye la caricatura de una caricatura, la caricatura de la locura misma, sin patrón, desproporcionada: “El Quijote de Cervantes es un loco de atar y el de Avellaneda es un loco desatado”.

Para finalizar, Felipe Benítez Reyes comentó dos interpretaciones opuestas, la de Turguénev y la de Nabokov. Para el primero, Don Quijote “es la criatura más profundamente moral que existe en el mundo”. Se trata de una visión idealista, a pesar de que también reconoce la comicidad del personaje. Nabokov, con la pericia del entomólogo, describió los aspectos más crueles del libro de Cervantes. Habla de una verdadera “enciclopedia de la crueldad”. Llega a decir que es uno de los libros más amargos y bárbaros de todos los tiempos. Y es que Nabokov lo leyó sin prejuicios y vio lo que de verdad es el relato, una maravillosa bufonada atravesada por momentos de cómica crueldad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído