pep-llopis-holocaust-coto-en-pel-portada.jpg
pep-llopis-holocaust-coto-en-pel-portada.jpg

Cuando se habla de progresivo valenciano de los '70 se puede citar a Tarántula, Costa Blanca o al gran Eduardo Bort, pero suele ser tradición menospreciar a los pintorescos Cotó en Pèl, reiterando que no fueron más que un brazo español de King Crimson, y no precisamente para bien (sin esa brillantez plagiaria que alcanzaran Starcastle con Yes, por ejemplo).

Se nos antoja una idea recibida, pues de los tres títulos de su Holocaust (1978) sólo uno, "Lament", remite indudablemente al Islands (1971) de los británicos. Es verdad que se trasluce un deje Fripp en punteos y riffs abruptos, y no negaremos que por momentos impere la balada pesada estilo "Epitaph", pero, en lo que se nos alcanza, ahí queda el paralelismo. Mucho más Relayer se capta en algunos recovecos melódicos.

Cartel de la ópera rock que dio nombre a Cotó en Pèl.

La primera tonada, "Aura de Sons", tarda en arrancar y todavía más en finalizar. Aunque sus galopantes teclados y pausas vocales conmovieran a las mocedades del Alicante tardosetentero, no se puede decir que tenga pies o cabeza, al menos no en su debido sitio. Tampoco llamaremos panacea a la citada "Lament", la cual de todos modos se deja escuchar. Pero la primera de las dos porciones (extrañamente ensambladas) de la suite "Holocaust" (casi diecinueve minutos) se revela memorable. Sobre una base acústica, el sintetizador y las voces etéreas se agolpan cósmicamente, de forma inusitada para la España del momento. Evoca por un momento a Goblin para, reconozcámoslo, desaguar en un riff y un solo reminiscentes del King Crimson brufordiano. La parte dos posee un interés menor.

Cotó en Pèl eran Pep Llopis (voces, sintetizadores y el inevitable mellotrón), Carles Picó (guitarras), Paco Cintero (bajo y coros) y Vicent Cortina (percusión). Ajenos a la deriva jazzística de la música layetana progresiva de su tiempo, no volvieron a editar un álbum como tales. Deben su nombre a la ópera rock L’home de cotó-en-pèl, presentada en 1974 en el Teatre Principal de Valencia, donde participaba Carles Picó a la composición. El tema “Avui com ahir” de Tarántula fue extraído de dicha ópera rock, una de las primeras de nuestro país, que se proponía “una reflexión sobre el hombre y la música contemporánea”. 

Poco más se sabe de la deriva de los músicos, aunque hemos sonsacado que para este lanzamiento tuvieron que apoquinar de su bolsillo. Gajes del progresivo oficio. Quién sabe si a día de hoy, durante la célebre Tomatina, no se retorcerá con culpable placer alguno de estos músicos visionarios que en su día también sufrieron los tomates de sus compatriotas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído