Cinco años sin detenidos tras el expolio de una joya del arte gótico y mudéjar en Santiponce

El monasterio de San Isidoro del Campo es un Bien de Interés Cultural (BIC) y los ladrones actuaron sin impedimentos, llevándose piezas de gran valor

El interior del monasterio.
El interior del monasterio.

Esta semana de agosto se cumple el quinto aniversario ya del sonado expolio de varios paños de azulejos del monasterio fortificado de San Isidoro del Campo, enclavado en Santiponce (Sevilla), joya del gótico y el mudéjar y declarado bien de interés cultural (BIC). Cinco años después de aquel episodio, no han trascendido detenciones por la autoría de los hechos, pero el devenir del enclave ha evolucionado hacia las inversiones reclamadas para remozarlo y mejorar su proyección.

El robo en cuestión, según un artículo de Jesús Marín García, presidente de la Asociación de Amigos de la Cerámica Niculoso Pisano, publicado en 2017 y recogido por Europa Press, afectó a cuatro paños de azulejos del claustro de los muertos del citado enclave monumental, fundado en 1301, con unas dimensiones de un metro cuadrado cada uno de ellos. Dichos paños, según precisaba este autor, presentaban "seis modelos distintos de azulejería de arista del siglo XVI, atribuida a Niculoso Pisano según el historiador Pedro Respaldiza y a los hermanos Polido según el profesor Teodoro Falcón".

En total, según dicho artículo, este expolio perpetrado "con nocturnidad y alevosía" se saldó con la sustracción de 392 piezas de azulejo, cenefas y rodapiés con un peso aproximado de 240 kilogramos si se tiene en cuenta el mortero adosado a los materiales, considerando dicho especialista que los autores materiales del expolio "sabían a lo que iban".

Según su trabajo de investigación, "los ladrones cargaron todo el material en sacos y lo sacaron a hombros por la parte del Claustro de la Hospedería y de ahí, pasarían a la zona no rehabilitada (del monasterio), lugar abandonado y con escasa vigilancia", pues el monasterio de divide entre un sector propiedad de la Junta de Andalucía y otra zona perteneciente a la Fundación Casa Álvarez de Toledo y Mencos. La zona visitable, en la que se localiza el claustro de los muertos, pertenece a la institución nobiliaria pero fue restaurada con fondos autonómicos y la Administración andaluza goza de sus usos mediante un convenio entre ambas partes.

En ese sentido, el presidente de la Asociación de Amigos de la Cerámica Niculoso Pisano consideraba en su trabajo de investigación que "quienes hayan podido encomendar el robo han sabido elegir bien las piezas, han aconsejado cómo extraerlas sin excesivos daños y han sabido dejar sin tocar otros azulejos de data posterior y formato diferente".

Así, exponía que "la tranquilidad con la que trabajaron (cuatro horas) revela que tenían conocimiento de los lugares en los que están colocadas las cámaras y sensores de movimiento, así como un conocimiento exacto de por dónde hace guardia el vigilante nocturno". "La alevosía y sangre fría para salir con los azulejos sin ser detectados apunta a que el robo fue perpetrado por profesionales", razonaba Jesús Marín García, quien opinaba que las piezas habrían ido a parar "a alguna colección privada o a algún mercado fuera de España".

Ya en 2018, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía acometió la rehabilitación de la zona del claustro de los muertos afectada por el expolio de 2016, con la homogeinización de dicho sector de pared respecto al resto del claustro mediante morteros tradicionales de cal y arena, extremo que no incluía la reposición de la azulejería desaparecida.

En cualquier caso, después de no pocos avisos sobre la falta de inversiones y promoción que padecía este monumento, el expolio de agosto de 2016 supuso todo un punto de inflexión en el devenir del enclave, principalmente al ser creada una plataforma social y cultural en Santiponce en demanda de inversiones y proyección para el monasterio.

Esta "mesa de trabajo", encabezada por la Asociación Amigos del Monasterio-Centuria Romana de Santiponce, ha impulsado desde entonces no pocas reuniones, gestiones, actividades y reclamaciones, consiguiendo que el actual Gobierno andaluz de PP y Cs incluyese mejoras para el monasterio en los presupuestos autonómicos. Gracias a ello, el pasado mes de marzo comenzaron al fin las obras contratadas por la Consejería de Cultura para la restauración de la cerca oriental del monasterio y dicho departamento tiene en marcha una contratación para la redacción del proyecto básico y de ejecución de la "consolidación" de la antigua almazara, las naves del pósito y del almacén, las naves sur y este del claustro de los jerónimos y la torre de dicho claustro, todo ello respecto al mencionado monasterio.

El diseño del citado proyecto básico, según la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, "es un paso necesario para llevar a cabo las importantes actuaciones" previstas en el recinto, que ascenderán a 4,1 millones de euros, además de las partidas destinadas a las mencionadas contrataciones ya en marcha.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído