¿Es el cine de ciencia ficción el realismo audiovisual del siglo XXI? En cualquier caso las cápsulas de gravedad cero, el chaparrón de meteoritos y las nebulosas lejanas sirven de excusa para el desarrollo de relatos de lo más terrenales: la relación paterno-filial en Interstellar (2014) o Ad Astra (2019), la superación de la pérdida de una hija en Gravity (2013), la seducción de la inteligencia artificial en Her (2013), la adicción a las redes sociales en El círculo (2017)), la desigualdad de clases en Elysium (2013), la soledad del exiliado en Marte (2028)… etc. 

Cielo de medianoche, la última película dirigida y protagonizada por George Clooney y distribuida por Netflix, tiene mucho en común con las anteriores. Arranca como ciencia ficción catastrofista, pero pronto su punto de gravedad bascula hacia el drama personal del científico espacial Augustine Lofthouse (Clooney). Ocurre en 2049, cuando nuestro mundo ha reventado finalmente. No hay distopía social ni retorno a la Edad de Piedra, simplemente todo se fue al garete, cine catastrofista puro y duro.

Sabemos de la hecatombe global definitiva pero no se nos muestra un mundo asolado por una atmósfera venenosa, ni bestias humanas en busca de carne fresca. La historia se centra en dos escenarios: por un lado está la aventura de supervivencia extrema en el observatorio astronómico en el ártico donde Lofthouse, a su vez enfermo terminal, se ha convertido en el último hombre en la Tierra. Por otro lado y en la línea de Gravity o Apollo XIII, está la odisea a través del sistema solar que trae de vuelta desde Júpiter a la tripulación de una nave de exploración tras varios años de búsqueda de un nuevo hogar para la especie. Lofthouse intenta avisar de la situación a la tripulación de la nave y éstos, ignorantes de la tragedia, están deseando volver a casa.

Aparte de la advertencia pesimista sobre el estado de nuestro planeta, su mensaje ecologista obligado, son las vicisitudes de los personajes las que importan. Cielo de medianoche habla de los vínculos entre un padre y una hija ignorada. Lofthouse intenta comunicarse con la nave y advertirles, pero al mismo tiempo busca restañar algunas heridas, todavía dolorosas, de su pasado. Por su parte los miembros de la misión a Júpiter deben arrostrar los peligros de su regreso a una Ítaca hostil, enfrentarse a las trampas del espacio y al mismo tiempo vemos la normal preocupación de unos padres por traer al mundo un bebé en un mundo incierto. Son los lazos familiares, de sangre, los que en el trance final nos atan a la vida.

El guion se olvida un poco del enfoque psicológico a mitad de película y se centra en la lucha por la supervivencia de los protagonistas, sea en mitad de la terrible ventisca helada, sea buscando refugio de los letales meteoritos en el vacío del sistema solar.   

George Clooney, en un registro alejado del galán simpático y seductor, hace un trabajo emotivo para encarnar al científico enfermo que puede redimir su falta de compromiso afectivo en el pasado. El resto del reparto, los tripulantes de la nave, cumplen con su role de argonautas decididos y valientes en busca de nuevos mundos.

Definitivamente la ciencia-ficción cinematográfica se tiñe de pesimismo ante la abrumadora evidencia de nuestra suicida gestión del planeta. Como Lofthouse, somos un enfermo casi terminal. ¿Es hora ya de abordar las naves, de dejar Rivendell ante el fin del tiempo de los hombres?  La inminencia de la catástrofe era abordada sin esperanza pero con poesía por Lars Von Triers en Melancolia (2011); en Cielo de medianoche la esperanza podría depender de una niña y un hombre enfermo. En honor a ellos deberíamos conceder al año que empieza un poco de confianza.

Ficha técnica

Cielo de medianoche (The Midnight Sky). Estados Unidos, 2020. Dirección: George Clooney. Guion: Mark L. Smith sobre una novela de Lily Brooks-Dalton. Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Martin Ruhe. Producción y distribución: Netflix. Reparto: George Clooney, Felicity Jones, David Oyelowo, Demian Bichir, Kyle Chandler…                                                                                                      

Sobre el autor:

Eugenio Tapia

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído