15895096_10211064888251615_7097652514030382232_n
15895096_10211064888251615_7097652514030382232_n

Pedro Sánchez Sanz ha estado acompañado en la presentación por Paco Camas, Pepa Parra y Ricardo Rodríguez. Pedro es miembro del consejo editorial de CAL; profesor de secundaria en Jerez; y ha publicado ocho libros de poesía, entre ellos La templanza y otros georemas y el más reciente Abisales. Ha traducido una antología poética de Edward Lucie-Smith. Además, dirige la colección Juego de Espejos, cuadernos de traducción poética, el último dedicado a Manuel Neto Dos Santos. A lo largo de la sesión nos ha explicado cómo ha surgido el proyecto, qué objetivos literarios se han planteado y cómo se estructura la revista.

CAL nace en Huelva, de la mano de Manuel Vicente Rodríguez, su director. Los otros miembros del consejo editorial son Rafael Núñez Rodríguez y João Miguel Pereira. Manuel Vicente Rodríguez es doctor en filología italiana por la Universidad de Granada y traductor de lenguas romances como el italiano y el portugués. Acaba de publicar la traducción de la poesía completa del portugués Mario de Sá-Carneiro (Editorial Renacimiento, 2016). Rafael Núñez está realizando un doctorado en la Universidad de Oregón, en EEUU. Además de escribir poesía, ha publicado numerosos artículos sobre literatura en prensa digital. Ha presentado La Arcadia Onubense, un programa de poesía contemporánea de la Universidad de Huelva.

Nos cuenta Pedro que CAL tiene como referente a otra revista de poesía llamada del mismo modo, con portada muy parecida, que se editó en Sevilla en los años setenta. Fue una revista con espíritu internacional, ya que comenzó publicando a poetas locales y progresivamente fue incluyendo a escritores de otros países. Pedro Sánchez conocía a Onofre Rojano, secretario y colaborador de esa publicación. Por lo tanto, Pedro ya conocía los números de esa revista, editada entre 1974 y 1979. Esa vinculación con la vieja CAL, y la calidad de la idea en sí misma, llevó a Pedro a embarcarse en el proyecto de la nueva CAL, impulsado por Manuel Vicente Rodríguez. Pidieron permiso expreso a Joaquín Márquez, fundador de aquella revista, para utilizar el nombre y el diseño de la portada. Aunque la revista actual no es una continuación de aquélla, sí que es un justo homenaje, dice Pedro, a la labor que hicieron muchos escritores en Andalucía, difundiendo a los poetas de la tierra y dando a conocer voces poéticas de otras zonas. En el nº1 hay poemas de Joaquín Márquez y Onofre Rojano.

La revista se basa en tres pilares: la calidad, la variedad y la novedad. Han dejado muy abierto el tipo de textos que pueden entrar, en cuanto a estilo, temática, la procedencia y edad de los autores,… Aunque la revista no es muy extensa, se ha insistido en la variedad de los textos. Por ejemplo, cabe encontrar un trabajo de Aquilino Duque, Premio Nacional de Narrativa en el año 1970, que ha cedido un poema inédito. También pretende ofrecer poemas inéditos o de autores poco conocidos en nuestro país, como Andrea Cabel o Leonardo Sanhueza. Es una revista con un espíritu ibérico, recalca Pedro Sánchez. Nacida en Huelva, la revista CAL mira también hacia Portugal, gracias a la colaboración del poeta João Miguel Pereira, quien publicó hace muy poco el libro Lugar sinónimo, con Pedro Oliveira Tavares.

Aparte de los poetas portugueses, con un lugar especial reservado en la revista, también acoge un poema rescatado, un poema que haya sido olvidado, poco leído o de difícil acceso. En este caso han rescatado un poema de Aurora de Albornoz, Será un atardecer como éste, será este mismo… Son textos que los lectores merecen conocer, explica Pedro. Hay además una sección en prosa, de reseñas, artículos y notas críticas siempre en torno a la poesía. Carlos Villacorta habla del libro A dónde volver. Poemas reunidos, de Andrea Cabel.

La revista tiene una periodicidad bimensual. Acaban de empezar y la respuesta al nº1 ha sido muy buena, la edición se agotó pronto. Han recibido peticiones desde numerosos puntos del país, lo que les ha llevado a plantearse la distribución en librerías. Reconoce Pedro que les ha costado. Ninguna distribuidora se quería hacer cargo porque, dado el precio, 2,50 euros, no es rentable para ellas. Pero al final han conseguido un acuerdo con una empresa que se compromete a que esté presente en las librerías andaluzas. Ya que no han podido atender a todas las peticiones recibidas, han creado una página en internet. Allí se puede consultar el nº1 íntegro y un avance del nº 2.

En esta segunda entrega de CAL nos encontraremos también con autores italianos como Luca Basile y Laura Caravaglia. Aparecen poetas latinoamericanos, por ejemplo el cubano Geovannys Manso, la peruana Andrea Cabel y el chileno Leonardo Sanhueza. De este autor, Pedro Sánchez publica en la revista una reseña de un libro anterior. Podemos leer poemas de Ioana Gruia, Enrique García Bolaños, Juan Carlos de Lara, Yolanda Morató… CAL publica algunos textos en versión original junto a la traducción. Como ejemplo, reproducimos aquí un texto traducido de Manuel Neto Dos Santos, perteneciente a Círculo de Fogo:

Cada verso es un pájaro levantando el vuelo desde la blancura de la hoja, un vuelo sin aristas que rasguen el espacio pues inmediatamente el espacio se remienda; el vuelo es el abanico de unas alas que desasosiegan la quietud de los días, al igual que los devaneos me indican la migración del sueño, a lo lejos. No tener esperanza es no tener miedo pero sí la entereza de espíritu ante males y desdichas, sin que el temor me pellizque la constancia, pues el miedo es una extraña pasión… Cada verso justifica la vida entera pues conservo en la mente y en los labios, la idea y la expresión de la muerte. Cada verso es un pájaro repetido, al igual que repetidas son las gradaciones del sentido para decirme, como si la dinámica de lo que escribo nos recordara núcleos ondulantes en movimiento… En un «ostinato rigore». Cada verso es un pájaro que aletea desde las palabras en el simple rumor del deslizar de la pluma, como si un errante desconcierto se levantara sobre la hoja; el pájaro es el punto de partida adonde llego, como si fuese yo mismo el signo principal para que la imagen del mundo se pierda y exista en mí apenas el acto de escribir… Cada verso es un pájaro paradójico de una vivencia en crisis, como si todo se deshiciera en el torbellino de la vida interior. Es por el verso que vuelo más allá de lo que soy, rumbo a lo que es profundo y original, y vuelvo a la comodidad del silencio, él sí, arrancado del polvo, y me adormezco en mi alma como si la vida fuera un nido de golondrina, con los recuerdos de niño, los cuales me esculpí… como cornisa”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído