La andaluza que se hizo pasar por hombre para entrar en la Armada en el siglo XVIII

Ana María de Soto, cordobesa, acabó siendo licenciada a los pocos años tras conocerse que había cambiado su identidad para enrolarse

Ana María Soto, en un retrato libre y posterior del Ministerio de Defensa.
Ana María Soto, en un retrato libre y posterior del Ministerio de Defensa.

La llegada de la mujer a los ejércitos es un logro relativamente reciente. La razón: la vocación no se consideraba antiguamente como natural y los roles que daba la sociedad se circunscribían al ámbito del hogar o a otros oficios, principalmente de los cuidados. 

Pero había mujeres que tenían claro que su papel estaba en el Ejército. Y Ana María de Soto y Alhama, nacida en Aguilar de la Frontera, provincia de Córdoba, el 16 de agosto de 1775, fue la primera mujer que, haciéndose pasar por hombre, se alista, en 1793, como soldado en la sexta compañía del undécimo batallón de Infantería de Marina bajo el nombre de Antonio María de Soto.

Embarca en la fragata Nuestra Señora de la Mercedes -hundida por los ingleses en 1804-, y posteriormente en la Balvina, la Santa Dorotea y la fragata Matilde. Participa además en los ataques de Bañols, la defensa de Rosas y la batalla del Cabo de San Vicente, que supone la derrota española contra los ingleses.

documentacionanamariasoto
Los documentos que certifican la historia de Ana María de Soto.

Tras descubrirse que en realidad se trataba de una mujer, se le expide licencia de retiro en 1798 con el grado y sueldo de sargento 1º, concedido por el rey Carlos IV, y dos reales diarios de pensión. Eso no fue óbice para que llegara a luchar con los cañoneros de Cádiz.  En 1799 se le otorga licencia de estanco en la localidad cordobesa de Montilla de la que disfrutaría interrumpidamente hasta su muerte, ocurrida el día 4 de diciembre de 1833 a la edad de 58 años.

La historia la cuenta Alicia Vallino en una novela, Hija del Mar, cuya presentación ha contado con la presencia de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que califica a De Soto como "valiente". "Ana María es nada más y nada menos que una mujer valiente que supo enfrentarse a sus miedos para lograr obtener el premio de la redención y de la libertad", señalaba la autora, en palabras recogidas por El Español.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído