La Esperanza: una 'Madrugá' en pleno diciembre

Pese al incertidumbre meteorológica, la hermandad de la Yedra llevó a cabo esta mañana el traslado de la Virgen a la Catedral entre multitudes

LA YEDRA DICIEMBRE

La fiesta de la Inmaculada movilizó al Jerez cofrade desde primera hora la mañana. A las siete estaba previsto que saliera hacia la Catedral donde situada en el presbiterio, sobre la gran tarima que instaló la hermandad para la coronación de su imagen, se situó el magnífico palio de La Esperanza para presidir la misa estacional de la fiesta de la Patrona de la diócesis. 

Un grupo canta a la Virgen en la calle Caballeros.
Un grupo canta a la Virgen en la calle Caballeros.    MANU GARCÍA

La llovizna con la que amaneció el día llevó la inquietud a los cofrades de la Yedra y a la multitud que esperaba en la puerta. Todos vieron peligrar el plan para la jornada. Las predicciones meteorológicas se fueron cumpliendo y sobre las ocho menos cuarto, retrasando la hora de salida, el cortejo de hermanos y el paso de palio se echaron a la calle para dejar atrás la Plazuela y poner rumbo a la seo jerezana. 

Se retrasó la hora de salida y se recortó el itinerario previsto

Pero como había que colmar más la inquietud y el desasosiego, una lluvia débil se dejó caer en la calle Empedrada, que no amedrentó a los cofrades de la Yedra. Decidieron seguir adelante. La lluvia cesó y se recuperó la normalidad en este singular traslado. 

El palio de La Esperanza visto desde atrás cuando llegaba a la Cruz Vieja.  MANU GARCÍA
El palio de La Esperanza visto desde atrás cuando llegaba a la Cruz Vieja.  MANU GARCÍA 

El himno nacional volvió a resonar por las callejas y plazas del barrio de San Miguel cuando el palio salió con decisión. Esta procesión fue acompañada por la magnífica banda de Santa Ana de Dos Hermanas y la intervención del coro de la cofradía que en cinco ocasiones, en el recorrido, cantó a la Virgen villancicos. Para no jugársela, la hermandad decidió recortar el itinerario previsto y sobre las diez de la mañana entraba en la Catedral

La Virgen fue acompañada por una multitud de cofrades y devotos 


Obedeciendo las recomendaciones de la cofradía, el público, que se contaba por centeranes, usó en su gran mayoría la mascarilla. Del mismo modo, los costaleros fueron sometidos a los oportunos test y llevaron mascarillas mientras hacían su trabajo. 

La Virgen de la Esperanza llevó en su vestimenta dos detalles, una saya de la Virgen de los Dolores, cofradía con la que la Yedra está hermanada, y una toca sobre manto de la Virgen de la Estrella, un detalle en homenaje a esta dolorosa que será coronada en dos años.  

Bulla delante del palio.  MANU GARCÍA
Bulla delante del palio mientras se producía una relevo de costaleros.  MANU GARCÍA 

En resumen, no cabe más que sorprenderse por la valentía de la gente de la Plazuela y por la respuesta del Jerez cofrade que, pese a todos los condicionantes de la jornada, transformó la amanecida del día de la Purísima en una Madrugada en la que no faltó la emoción y la devoción que arrastra La Esperanza cuando se asoma a la calle sea cuando sea.  Con estos mimbres, el regreso a la capilla el día 18 por la tarde será grandioso en todos los sentidos. Un hito más en la historia de esta hermandad. 

Sobre el autor:

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído