zornoza2
zornoza2

La polémica gestión de la diócesis de Cádiz-Ceuta del pastor madrileño es denunciada por curas locales, que han enviado cartas al Papa para denunciar estos hechos.

“¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”. La frase no la dijo un cualquiera, sino el Papa Francisco. El jesuita argentino Jorge Bergoglio ya empezó a dejar claras sus intenciones en sus primeros días de papado, mostrando un atuendo más austero que su predecesor, dejando de lado el oro y el lujo. Pero más allá de esos detalles, nimios al fin y al cabo, Francisco no ha dejado de comportarse como aquel cardenal que fue y que compartía cenas y eucaristías con los más humildes, que viajaba en su propio coche y que incluso no rechazaba a los transexuales. “Claro que eres hijo de la Iglesia”, le dijo a uno español, ya durante su pontificado. El representante de Cristo en la Tierra es el primero que sabe que debe ser el ejemplo para todos los sacerdotes que vienen detrás de él. O eso al menos sería lo ideal.

Lo cierto es que la diócesis de Cádiz-Ceuta vive tiempos convulsos. Desde la llegada en 2011 de Rafael Zornoza a este obispado en sustitución de Antonio Ceballos, la relación de los sacerdotes con su pastor se ha ido tensando poco a poco, sobre todo por sus maneras de proceder en determinados asuntos, bastante alejados precisamente de esa humildad y aperturismo que pregona Francisco en la actualidad. La situación ha llegado a tal punto que un centenar de sacerdotes han enviado al propio Papa y a su Nuncio en Madrid, Renzo Fratini, unos escritos en los que critican la actuación “antievangélica” de su obispo.

La información la adelantaba hace unos días José María Vidal, director de Religión Digital, medio que no es para nada sospechoso de dar información poco veraz en lo relativo al mundo eclesiástico. En estas misivas, los sacerdotes denuncian las maneras de Zornoza, tanto en el trato a las personas y miembros de la diócesis, como su gestión al frente del obispado —en el terreno pastoral y económico— así como sus cuestionables gustos por lo caro, desde los coches oficiales a los restaurantes (es un asiduo de El Faro), pasando por el vino (de hasta 200 euros la botella) y los continuos viajes a Fátima, Lourdes, Santiago, Roma o Jerusalén.El diario digital también señala que esta ruptura se ha hecho tan patente que el obispo ha reunido en torno a sí a una camarilla de 20 sacerdotes ultraconservadores de diversas partes del mundo, sobre todo de Colombia y Polonia —“importados”, como señalan los nativos en sus cartas—. Junto a ellos, Zornoza ha confiado la pastoral juvenil y la animación de las celebraciones episcopales a unas laicas consagradas, así como la economía de la diócesis al ecónomo Antonio Diufaín, a quien definen los sacerdotes como “su mano de hierro”.

Lo que más lamentan los curas locales es el trato que reciben de su pastor: "Desprecia a los sacerdotes mayores, que han entregado toda su vida al servicio de la Iglesia, a los que no visita ni provee en sus necesidades". Tampoco suele acudir a los entierros de muchos sacerdotes "por estar de viaje con jóvenes de un lado a otro de la geografía española y europea”, si bien, cuando está presente "no tiene palabras cercanas, de cariño y reconocimiento de la labor del fallecido", denuncian en sus escritos estos sacerdotes que, para más inri, señalan que fuera de su actual diócesis "se jacta de decir en público que los curas de Cádiz somos poco espirituales, carentes de formación y de baja talla humana".

Otro tema que preocupa y denuncian los curas gaditanos es su “afán recaudatorio”. Conocido es el caso de la familia que regentó en Cádiz durante más de cuarenta años la Taberna Madueño y que en noviembre tuvo que echar el cierre ante las nuevas condiciones económicas que imponía el obispado, propietario del inmueble. Pero los sacerdotes recuerdan en sus cartas otras operaciones: "Ha sido y es un escándalo el intento de venta del edificio del Amor fraterno". "Asfixió a diversas congregaciones femeninas de Cádiz, Véjer, La Línea y San Fernando, hasta obligarlas a salir de sus conventos y en algunos casos a ceder los colegios a la Fundación Educatio Servanda, con la consiguiente purga del profesorado, para ir colocando a los suyos".El amiguismo y enchufismo también parece que prevalece con Zornoza. “Ha nombrado como secretario de Cáritas diocesana a un amigo suyo, al que le ha asignado un sueldo generoso, que sale de Cáritas y de las cuentas del obispado”, señalan los sacerdotes. Eso sí, el pasado 5 de febrero se conocía que el obispado despedía a cuatro trabajadores de Cáritas con 12, 11, 10 y tres años de experiencia, respectivamente, para contratar en su lugar a otros cinco.

Zornoza también parece que toma como ejemplo a Francisco cuando le conviene, aunque sea tergiversando su mensaje. Como ya se ha dicho, el propio Papa le dijo a un transexual español que era “hijo de la Iglesia”, si bien el obispo de Cádiz negó por dos veces a un joven de 21 años que fuera padrino en un bautizo por este motivo: “El Papa Francisco ha afirmado en varias ocasiones, en continuidad con el Magisterio de la Iglesia, que esta conducta es contraria a la naturaleza del hombre". Difícil situación, por tanto, la del clero gaditano, que a la espera de que Francisco pudiera tomar cartas en el asunto—nunca mejor dicho—, le piden “que nos tenga presentes en su oración. Así no podremos seguir por mucho tiempo".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído