Un vecino de Huelva muere por ingerir setas venenosas: estas son las "normas de oro" en micología

La recogida de setas es una práctica peligrosa que puede llevar a la muerte por producirse confusiones entre especies. La Junta de Andalucía dispone de un manual de identificación

Un vecino de Huelva muere por ingerir setas venenosas al confundirla con gurumelos como los de esta imagen.   JBART
Un vecino de Huelva muere por ingerir setas venenosas al confundirla con gurumelos como los de esta imagen. JBART

Recoger setas para degustar su sabor puede ser una práctica atractiva, pero muy peligrosa si no se dispone de los conocimientos necesarios para la recolecta. Una trágico suceso ha tenido lugar en Valverde del Camino en Huelva causado por el desconocimiento. Un vecino de 61 años del pueblo onubense ha fallecido tras ingerir por error dos setas con alto nivel de toxicidad al confundirla con gurumelos, variedad comestible propia de la zona.

Así lo ha confirmado su hijo a Radio Valverde Cadena SER, donde éste ha explicado que su progenitor, un gran aficionado al mundo micológico, se comió dos setas asadas pensando que eran gurumelos. Con dolor, la familia ha dado a conocer lo ocurrido para advertir a la ciudadanía de la cautela que hay que tener ante la ingesta.

El fallecido, el cual tenía patologías previas, comenzó un par de días después con malestar, de manera que fue ingresado en el hospital. Así las cosas, los médicos, finalmente, descartaron que su estado se debiera a su estado de salud previo sino que éste debía a la seta venenosa, que provocó el fatal desenlace. Por ello, su hijo ha incidido en la importancia de ser muy cautelosos en el consumo de hongos.

Gurumelosss
Los gurumelos crecen a principios de primavera, generalmente en bosques de encinas y alcornoques bajo jaras en Huelva, Sevilla y Cádiz, y se confunde con la Amanita phalloides en su variedad blanca.

La probabilidad de morir por ingesta de setas tóxicas ronda el 1%. Sin embargo, desgraciadamente ocurre. En España cada año se refistran 30 muertes y 300 intoxicaciones a causa de este motivo según Granadadigital. Por ello, es preciso consultar las recomendaciones que se dan para realizar esta actividad con seguridad. En 2013, la Junta de Andalucía, con el fin de impulsar el turismo micológico, elaboró un manual de identificación de setas comestibles en la comunidad. Una publicación que recoge una larga lista de especies minuciosamente descritas con el fin de evitar fallecimientos. 

En Andalucía la legendaria Amanita phalloides, es la que ocasiona la mayor parte de las muertes en España, generalmente al confundirla con champiñones. En algunas localidades abunda la Galerina marginata, que presenta el mismo tóxico que la anterior, y otras especies de gran toxicidad como Entoloma lividum, Paxillus involutus, Cortinarius orellanus, Cortinarius splendes y Tricholoma tigrinum.

"La identificación de setas debe realizarse de un modo minucioso y con prudencia, por lo que esta guía pretende servir de apoyo para el recolector que tras examinar detenidamente los ejemplares, sus láminas, sombreros, pies, el lugar y su forma de crecer, etc., esté firme y completamente convencido de que la especie es comestible. En ningún caso se trata de observar las fotografías que aparecen en esta guía y recolectar las setas de algún parecido. Hay que observar la seta y leer detenidamente las descripciones, y comprobar que coinciden todas las características descritas. La experiencia de observar muchas, será realmente la que nos permita conocerlas", explica la Administración en las páginas de la guía.  A su vez, el manual recoge 12 normas de oro para los buscadores de hongos.

Normas de oro para los buscadores de setas

El manual de la Junta de Andalucía recoge una serie de consejos útiles para evitar confusiones:

1. Sólo consuma las setas que tras examinar cuidadosamente compruebe sin ninguna duda que son comestibles.

2. Cuando recolecte setas deje siempre algunas para que completen su ciclo biológico y den lugar en años sucesivos a más setas.

3. No recolecte ni destruya las especies no comestibles o las que no logre identificar, todas cumplen una importante función en el medio natural.

4. No recolecte setas de láminas blancas, con anillo, volva y sombrero blancuzco-verdoso, podría tratarse de alguna de las Amanitas mortales.

5. Nunca recolecte Lepiotas de menos de 12 cm, muchas de ellas son muy tóxicas.

6. Para garantizar la permanencia de este recurso en el medio natural, solamente se recogerán aquellas setas que estén maduras, es decir, las que tengan el himenio perfectamente desarrollado.

7. Tenga en cuenta que no debe recoger setas muy maduras o deterioradas, podrían resultar indigestas.

8. Los ejemplares serán cortados por su base mediante un cuchillo. A efectos de identificación, se podrá extraer totalmente la seta cuando el rasgo taxonómico distintivo, caso de la volva, bulbo, rizomorfos, etc, se encuentre enterrado o semienterrado.

9. Nunca utilice bolsas de plástico, las setas fermentan fácilmente en estos recipientes y pueden resultar indigestas. Utilice cestas o canastas, que están más ventiladas y además, de este modo actuaremos como dispersadores de las esporas que salen entre sus agujeros.

10. Antes de cocinarlas, repáselas una por una, para asegurar que no se desliza ningún ejemplar dudoso y peligroso. Guarde algún ejemplar en la nevera de cada una de las especies que vaya a consumir. Así, en caso de intoxicación servirá de ayuda al médico para determinar la especie tóxica consumida.

11. Ninguna de las viejas y tradicionales reglas para diferenciar las setas venenosas de las comestibles son ciertas (ennegrecimiento de la moneda o cucharilla de plata, diente de ajo, comidas por animales, vinagre, etc).

12. No haga caso de ellas, estudie bien a los ejemplares, de lo contrario podría resultar intoxicado. Ante una intoxicación acuda rápidamente al médico y llame al Instituto Nacional de Toxicología (Teléfono: 915.620.420).

 

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído