Un hombre de 70 años con Alzheimer pasa 40 horas en una butaca del Hospital de Jerez: "Es inhumano"

La familia de Rafael, que ingresó en Urgencias por un fuerte dolor en el costado y que tiene una bolsa de pus entre el pulmón y el hígado, denuncia que siga sin habitación y sin un diagnóstico claro

Una sala de espera del Hospital de Jerez, la pasada semana.
Una sala de espera del Hospital de Jerez, la pasada semana.

Rafael, que tiene 70 años y padece principio de Alzheimer, lleva desde las dos de la madrugada del pasado sábado sentado en una butaca de una sala del Hospital de Jerez. Hace un mes que le sobrevino un dolor en el costado. "Los médicos le decían que tenía una contractura muscular y le dieron medicación sin hacerle ningún tipo de prueba", critica uno de sus hijos. El paciente, a raíz de iniciar el tratamiento, vomitó en alguna ocasión.

Los dolores persistieron. Hasta tres veces acudió a Urgencias para tratárselos, pero le mandaban un antiinflamatorio y lo mandaban a casa. Rafael, nombre ficticio para preservar su intimidad, estuvo cuatro días durmiendo en el sofá, porque no podía estar tumbado en la cama. "Le daba un pinchazo que no le dejaba dormir", explica su hijo. La noche del sábado 25 de enero, su mujer lo escuchó llorando, porque no podía soportar más el dolor.  Los resultados de un análisis de sangre detectaron que tenía una "bolsa de pus" entre el pulmón y el hígado. "Pero no saben qué la ha originado", señala el hijo de Rafael.

El paciente, cuando se escriben estas líneas, lleva más de 40 horas postrado en una butaca de una sala de tratamientos del Hospital de Jerez. "Apenas nos dejan entrar en periodos de cinco minutos", explica el hijo de Rafael, quien se encuentra junto a otros pacientes con diversas dolencias e infecciones. "Está al lado de un hombre con neumonía y otro con cirrosis, casi dos días sentado en un butacón. Es inhumano", añade. Rafael se encuentra con un gotero, desde el que se le suministra suero y un antibiótico genérico, según le cuentan a los familiares, "para contrarrestar posibles infecciones". El hijo cree que "van dando palos de ciego".

"No sabemos hasta cuándo estará así", se quejan los familiares de Rafael, que entran en periodos cortos de cinco minutos en los que "casi nunca están los médicos", por lo que desconocen hasta cuándo estará en esta situación. "Mi padre tiene las piernas hinchadas y está rodeado de gente enferma. ¿Cómo pueden jugar así con la gente?", se pregunta. Rafael, que padece principio de Alzheimer, está sometido a medicación, y hace unos días tuve un pico muy alto de fiebre. "Le dijeron que podía ser un efecto secundario de la medicación", cuenta su familia, que se queja de que dos días después de llegar al Hospital siga postrado en una butaca sin un diagnóstico. "No le han dado ni una gasa húmeda para los labios", señalan.

El Servicio Andaluz de Salud asegura que a las ocho de la mañana de este lunes estaban ingresados todos los pacientes llegados al centro hospitalario entre el domingo y la madrugada del lunes. Fuentes de la delegación del Gobierno de la Junta en Cádiz confirman que existe "alta frecuentación" pero desmienten que haya pacientes que lleven tantas horas esperando una cama.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído