Un 16,5% de andaluces no pueden permitirse comer carne, pollo o pescado dos veces a la semana

Voluntarias de un comedor social de Córdoba.
Voluntarias de un comedor social de Córdoba.

Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que la gestión de la crisis económica ha condenado a la pobreza y a la exclusión a amplias capas de la sociedad andaluza que antes de 2008 vivía dignamente y ahora forman parte de la crónica de una crisis que ha producido 500.000 nuevos pobres en Andalucía. O lo que es lo mismo, desde 2008, en la comunidad autónoma existen un 18% más de personas que viven en los márgenes del sistema. Sin certezas y con miedo a caerse por el acantilado de la exclusión social. Así lo certifica el Informe sobre el Estado de la Pobreza en Andalucía que ha sido publicado por la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y Exclusión Social (EAPN-Andalucía).

Andalucía vuelve a estar en los puestos de cabeza de esta triste clasificación, sólo por detrás de Canarias y Extremadura. Un 37,3% de los andaluces y andaluzas duerme cada noche en el umbral de la pobreza, frente a un 31,6% del conjunto estatal. Otro dato aterrador que visibiliza el daño que ha hecho la gestión de la crisis en Andalucía es que más de la mitad de la población, el 54%, percibe ingresos inferiores a los 1.000 euros, de los cuales medio millón, un 32,9%, recibe ingresos por debajo al umbral de la pobreza.

En el sentido contrario, los ricos han aumentado del 5% al 6,6% de la población andaluza. Frente a este grupo de privilegiados, que vieron además aumenta su renta, está un 20% de los pensionistas andaluces que cobran entre 609 u 650 euros, en el límite de la pobreza.

Privación material severa

Entre los andaluces y andaluzas que peor lo están pasando se encuentra el grupo de población que vive en situación de privatización material severa. O lo que es lo mismo, pobreza severa. 438.000 andaluces que tienen problemas de alimentación, consumos energéticos y vivienda. Todo junto. Casi 20 de cada 100 andaluces no se pueden permitir comer carne, pollo o pescado una vez a la semana y un 9% de la población pasa frío en invierno y calor en verano porque no pueden hacer frente al precio de los consumos mínimos vitales en luz, agua y energía.

Dentro de las privaciones a las que obliga la pobreza a los andaluces está la de no poder salir una semana de descanso. Casi la mitad de la población andaluza no puede ni salir de vacaciones ni afrontar gastos imprevistos. 1 de cada 10 andaluces y andaluzas, 770.000 personas, vive en situación de pobreza severa, el doble que antes de la crisis.

Pobreza infantil

La pobreza que sufre la población menor de 18 años, aunque ha descendido en último año más de tres puntos porcentuales, está aún situada en una cota altísima, muy por encima del resto del Estado. El 19,6% de los niños y niñas andaluces están en situación de pobreza severa. Es decir, sufren privaciones materiales alimenticias, de vivienda y de energética.

También lidera Andalucía, junto con Extremadura, la clasificación de salarios más bajos, con una remuneración media de 14.868 euros frente a los 18.835 de la media estatal, un 21% menos.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído