Muere la Tía Pepa, la influencer con desparpajo más veterana del confinamiento

La Tía Pepa con su sobrino Tito en uno de sus videos.
La Tía Pepa con su sobrino Tito en uno de sus videos.

María Josefa Neto Cárave, conocida como la Tía Pepa, ha fallecido este lunes. Esta simpática portuense había calado en los corazones de numerosas personas de toda España durante los días de confinamiento. Su desparpajo y su gracía alegraban el día a cualquiera. La Tía Pepa se dedicaba a derrochar su arte a través de los videos que su sobrino Antonio García Neto grababa.

Esta famosa portuense a la que la gente le escribía mensajes y le mandaba cartas destacaba por su naturalidad. A sus ochenta años, sus videos se hacían virales nada más publicarlos en su canal de Youtube, que sumaba suscriptores en abundancia.

En ellos, la Tía Pepa mantenía conversaciones de todo tipo con su sobrino al que ella llamaba Tito, con el que disfrutaba de momentos de felicidad que le ayudaban a seguir adelante en plena pandemia. Ella, era consciente de la situación que vivía, sin embargo, decidió pasar la rutina con alegría. Su actitud frente a la vida cautivó a muchas personas llevándole a la fama, algo que ilusionó a la Tía Pepa desde que se enteró de la influencia que había logrado.

Con una personalidad que llegó a calar a los artistas, Tía Pepa superó las duras jornadas de encerramiento, pero también tuvo sus contratiempos normales de su edad. Su sobrinó llegó a anunciar la despedida de ambos en las redes sociales, y días después, la portuense tuvo que ser operada de la cadera al sufrir una caída en su casa. "Hay comentarios de personas que me hieren y por eso tomo la decisión de parar esto. Para nosotros ha sido una experiencia muy bonita habéis llenado nuestra alma de felicidad y habéis llenado nuestra alma de optimismo", expresó su sobrino en uno de sus videos.

Al finalizar el estado de alarma, la Tía Pepa empezó a recuperar su rutina en las calles de la ciudad. Acostumbraba a dar paseos e iba a merendar a uno de los bares cercanos a su casa. Enseguida, sintió el calor de los vecinos, que no dudaban en pararla para hacerse una foto con ella, la que había sido la reina del confinamiento. Sus comentarios y sus reacciones siempre quedarán en el recuerdo de aquellos que la conocieron en esos días dificiles en los que la forma de enfrentarse a la vida de Pepa era admirable.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído