La "moda" de la gimnasia acrobática: "Lo principal es que los niños sean felices"

Marcos y Víctor abrieron hace dos años Diversia en Jerez, el primer centro de la provincia que ofrece formación en este deporte en el que jóvenes y adultos realizan figuras humanas

Varios gimnastas realizando figuras humanas en Diversia.
Varios gimnastas realizando figuras humanas en Diversia. Autor: Manu García

Las piruetas y los saltos están a la orden del día en el centro acrobático Diversia, el primer espacio dedicado a la gimnasia acrobática de la provincia de Cádiz que abrió sus puertas en Jerez hace dos años. Marcos y Víctor, casados felizmente, divulgan este deporte “novedoso y muy inclusivo” en unas instalaciones de más de 500 metros cuadrados donde se fomenta el respeto y el compañerismo.

“El nombre de Diversia tiene un doble sentido, de diversidad, de diversión, los colores. Es un sitio libre y abierto para todo el mundo, es una de nuestras banderas”, explica Víctor, que cuenta cómo la gimnasia “está tradicionalmente asociada a las niñas y aquí el hombre también tiene un papel bastante importante. Me parece que es uno de los valores que hay que potenciar en la sociedad”.

Desde que comenzó el grado de Educación Física en Granada, el acróbata jerezano quedó maravillado con este mundo al que se dedica profesionalmente junto a Marcos, cantante y bailarín asturiano inmerso en las acrobacias desde hace cuatro años.   

Marcos durante el entrenamiento de los jóvenes.
Marcos durante el entrenamiento de los jóvenes. Autor: Manu García

La pareja eligió Jerez para poner en marcha este centro especializado. “Nos lanzamos a la aventura”. Según Marcos, “realmente aquí no había nada, hay artística y rítmica, pero acrobática como tal no”. Mientras observa al grupo de jóvenes que entrena en las colchonetas, Víctor comenta que “todo el mundo habla de que Jerez está muy muerto y si los que tenemos la oportunidad de dar otras alternativas no las ponemos en práctica, pues nunca va a crecer. Vimos que había una vía de trabajo importante”.

En Diversia se respira energía. Los entrenadores ayudan a los gimnastas a brincar, dar volteretas y, sobre todo, pasarlo en grande en una iniciativa que tuvo “muy buena acogida” después de que los fundadores organizaran el Campeonato de Andalucía de gimnasia acrobática en el estadio municipal de Chapín. “Abrimos y pensamos que sería una buena manera de dar a conocer el deporte en la ciudad, el boca a boca se corrió, colgamos un montón de vídeos en redes sociales y dio sus frutos”, expresa Víctor.

Al principio, muchos de los curiosos que se acercaban a las instalaciones “llegaban sin saber a lo que venían, pero a la gente le gustó este espacio acogedor y agradable y se sintió cómoda”, explica Marcos encantado con que se conozca este deporte “minoritario que ahora está creciendo bastante más porque en las competiciones se ve que cada año a lo mejor de 300 participantes pasan al doble”.

Marcos y Víctor en el centro acrobático Diversia.
Marcos y Víctor en el centro acrobático Diversia. Autor: Manu García

La gimnasia acrobática "está de moda". Crear figuras humanas con el cuerpo se extiende sobre todo en el mundo del espectáculo donde los acróbatas son cada vez más demandados. “Ahora mismo las representaciones del Circo del Sol se basan en esta gimnasia, cada vez más conocida en el circo contemporáneo porque los shows con animales ya no existen”, sostiene Víctor, que cita The Hole Show o el circo Price como ejemplos.

A su vez, este deporte toma fuerza en los videoclips y las películas en las que se requieren especialistas, incluso en los hoteles, donde se ofrecen funciones con acrobacias. “Es una vía artística a la que pueden acceder los futuros gimnastas de competición a la hora de retirarse”, añade.

La esencia de este deporte se basa en las figuras humanas, creaciones estáticas que dibujan en el aire una plancha, un sapo o un cocodrilo, según la nomenclatura establecida por la federación de gimnasia acrobática. “La base nuestra es el acrosport, que se practicaba en el cole, a partir de ahí va subiendo la dificultad a diferentes categorías, hay lanzamientos a mucha altura, un mortal en el aire, es un deporte peligroso también”, sostiene Marcos, que destaca el equilibrio y la compenetración como elementos primordiales.

"La base nuestra es el acrosport que se practicaba en el cole, a partir de ahí va subiendo la dificultad"

A diferencia de la gimnasia artística, los aparatos, las anillas o las barras paralelas desaparecen para abrir paso a la expresión corporal. Según Marcos, se practica en pareja, tríos o cuartetos. “Es muy bonito porque se trabaja mucho el compañerismo, siempre estás arropado por alguien, hay un trabajo de feeling brutal que nosotros fomentamos, al fin y al cabo, hay una confianza tremenda entre la persona que está arriba y la que la coge”.

Una chica realiza una acrobacia en la colchoneta.
Una chica realiza una acrobacia en la colchoneta. Autor: Manu García

En los entrenamientos, la pareja enseña al grupo cómo cuidar a los demás para evitar lesiones y caídas. “Siempre les digo que lo que tienen arriba es como una copa de cristal que no se les puede caer”, dice Marcos, que también aconseja no practicar este deporte sin ayuda técnica. “Sobre todo que nadie lo haga en casa viendo vídeos porque realmente es peligroso” y advierte sobre la importancia de “saber caer, si no sé caer me parto el cuello y puede haber un esguince, que es lo mínimo que te puede pasar”.

La mayoría de los interesados en aprender esta actividad física son los jóvenes, desde los seis años hasta los 18. El grupo está formado por niños y adolescentes, algunos ya experimentados en la competición y otros que se inician por primera vez. Pero en Diversia también hay cabida para los adultos, “hay gente más mayor que puede competir, pero no se atreven tanto, ya llega una edad que se va dejando, normalmente se compite hasta los veintipocos”, dice Marcos.

Las clases para los más mayores están enfocadas “mucho más al ocio”, comenta Víctor, que también ha trabajado en musicales en Madrid, “me presenté a castings, buscaban acróbatas, querían algo innovador y ya no solo a los coristas”. Al ritmo de la música los deportistas “aprenden a hacer el pino o realizan un mortal a la vez que se ponen en forma. La sensación cuando se van a casa es de ostras, he dado volteretas”, afirma el jerezano, mientras bromea con una de las pequeñas que da brincos a su alrededor.

Ejercicios de gimnasia acrobática en el centro Diversia.
Ejercicios de gimnasia acrobática en el centro Diversia. Autor: Manu García

En el centro, los jóvenes no paran de moverse y demostrar sus habilidades, pero siempre con mascarillas. Por seguridad frente a la pandemia, “desde el primer momento hemos sido muy estrictos con eso, queremos ser cuidadosos, ahora mismo no entran ni los padres para evitar mucho trasiego de gente”, explican los gimnastas, que también asignaron parejas para hacer las figuras y tuvieron que reducir los grupos.  

El coronavirus no ha impedido que pequeños y mayores se formen en el mundo de las acrobacias, pero, sobre todo, que disfruten. “Para nosotros lo principal siempre es que los niños sean felices, la competición pasa a un segundo plano cuando los niños no están contentos”, sostiene Víctor, que está orgulloso de que los chavales vayan a los entrenamientos por iniciativa propia. "Esto no deja de ser disciplina".

El centro pretende dar un espacio a este deporte que florece en Andalucía. “Somos una comunidad pionera, hay bastantes gimnastas mundiales y hay mucho nivel en Granada, Sevilla y Jaén”, dice el matrimonio, que pone todo su empeño para aportar una experiencia nueva, divertida y saludable.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído