Una marcha para exigir la devolución "al pueblo" del 'Pazo' sevillano regalado a Queipo de Llano

La marcha, que se retoma tras la suspensión de la del año pasado, hasta el cortijo sevillano "llama la atención a las instituciones que se han colocado de espaldas"

Final de la marcha hasta el cortijo de Gambogaz, para exigir su devolución al pueblo. EVA OLIVA
Final de la marcha hasta el cortijo de Gambogaz, para exigir su devolución al pueblo. EVA OLIVA

La plataforma ciudadana que reclama que el cortijo de Gambogaz, enclavado en Camas, Sevilla, deje de pertenecer a la familia del general franquista Gonzalo Queipo de Llano, ha emprendido este pasado sábado una marcha por este motivo que ha atravesado Camas y ha discurrido hacía el río Guadalquivir hasta desembocar en el citado cortijo, el llamado Pazo de Meirás andaluz.

Previamente, ha indicado en un comunicado la Plataforma Gambogaz, se ha recordado a los asistentes los avances realizados en la investigación sobre el 'modus operandi' utilizado por el general golpista "para apropiarse del cortijo y enriquecerse". Asimismo, han informado de que además de los memorialistas han estado presentes otras organizaciones políticas y sindicales de izquierdas, así como el diputado de Adelante Andalucía, Nacho Molina, el exparlamentario de Unidas Podemos Diego Cañamero y el secretario nacional del SAT Oscar Reina, entre otros dirigentes.

Según los organizadores, la marcha "ha hecho una llamada de atención a las instituciones andaluzas, que se han colocado de espaldas ante este problema y no lo afrontan con suficiente determinación. Empezando por el Ayuntamiento de Camas, siguiendo por la Diputación de Sevilla, el Parlamento y el Gobierno andaluz y terminando en el Secretariado de Memoria Democrática del Gobierno Central".

La marcha se ha celebrado después de que en marzo de 2020 fuese suspendida una movilización similar a cuenta de la irrupción de la pandemia de coronavirus Covid-19, toda vez que en agosto de 2018 el citado cortijo ya fue objeto de un intento de ocupación promovido por el SAT, la CUT y el colectivo Jaleo. La citada movilización de 2018, celebrada ante la presencia de la Policía Nacional, se redujo finalmente a una concentración "simbólica" a las puertas del cortijo para reivindicar "tierra y libertad".

La nueva marcha hacia el cortijo de Gambogaz, en cualquier caso, se ha celebrado nuevamente con el lema Gambogaz para el pueblo, para reavivar la demanda de que dicho cortijo sea "recuperado" para lo público y sea destinado a la creación de un centro de memoria histórica y democrática. "Hemos marchado hoy sobre el cortijo, todavía con el hándicap de la pandemia, y volveremos a hacerlo una y otra vez hasta que los Gobiernos nos escuchen", ha apuntado la plataforma.

"Avanzamos en la investigación de los hechos y avanzamos en la unidad de acción de las organizaciones memorialistas. Cada vez seremos más y cada vez será más oprobioso para las administraciones hacer oídos sordos a nuestras demandas. Es vejatorio que se mantenga con honores la memoria de Queipo de Llano, que aprovechó la guerra, que él hizo estallar, para hacer ley del saqueo y enriquecerse personalmente, convirtiendo Gambogaz (que había sido un modelo para la agricultura andaluza) en un campo de concentración donde se utilizó mano de obra esclava de los presos republicanos. Se atrevió, además, con el cinismo propio de un perturbado, a camuflar estas atrocidades con el disfraz de obras de beneficencia

La Plataforma Gambogaz ha indicado que su decisión "es determinante". "No habrá descanso hasta que Gambogaz pase al patrimonio público ni sosiego social hasta que su despreciable tumba salga de la Basílica de la Macarena", ha concluido.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído