Las personas sin hogar cada vez son más jóvenes y cada vez hay más mujeres

Cáritas presenta su campaña 'Personas sin hogar' con el lema 'Ponle cara' para visibilizar y poner rostro al sufrimiento de personas con pocos recursos

Un sintecho de Jerez, en una imagen de archivo.
Un sintecho de Jerez, en una imagen de archivo.

Un año más, Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez ha presentado la campaña de Personas Sin Hogar, cuyo día se celebra el próximo domingo 27 de octubre. En esta ocasión, lleva como lema Ponle cara, centrada en la importancia de visibilizar y poner rostro a las personas sin hogar y a su sufrimiento. En la presentación de esta campaña anual han estado presentes monseñor José Mazuelos, obispo de Asidonia-Jerez, Francisco Domouso, director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, Silvia Pérez, coordinadora del programa, así como Sor Teresa Pérez, responsable de las Hijas de la Caridad en Jerez.

Francisco Domouso ha comenzado su intervención haciendo hincapié en que “este 2019 cumplimos 27 años de la campaña Nadie Sin Hogar siempre con el objetivo de que toda persona viva con dignidad en un hogar propio y estable y en esta ocasión poniendo en valor la prevención como herramienta fundamental para minimizar las causas que provocan que una persona llegue a esta situación”.

En su presentación, Domouso ha realizado una radiografía de la situación actual, haciendo referencia al VII Informe Foessa nacional que pone de manifiesto que “se ha producido un incremento de un 12% más de personas en exclusión social y de un 40% de población sufriendo la exclusión social severa” a lo que ha añadido, tal y como indica el Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en Andalucía, que “un millón y medio de andaluces se encuentra en situación de exclusión social, de las cuales el 9,2% está en situación de exclusión social severa”.

Asimismo, ha destacado que “en el extremo de esta exclusión, no podemos olvidarnos de las más de 300.000 personas que acumulan tantos problemas en la vida diaria que podríamos decir que han sido descartados por la sociedad, son los que podríamos denominar la sociedad expulsada y entre las que se encuentran las personas sin hogar”.

Tomando como referencia este Informe, Domouso ha dado datos sobre exclusión residencial, ya que “casi 800.000 hogares y 2,1 millones de personas sufren situaciones de inseguridad en la vivienda, de las cuales 226.000 personas están en Andalucía”. Ante estas cifras, ha hecho hincapié en que “la vivienda es un motor esencial de la desigualdad, un factor clave en las dinámicas de exclusión social y el acceso a una vivienda digna se ha convertido en un derecho inaccesible para muchas familias”.

Finalmente, Francisco Domouso ha repasado las cifras del centro de día El Salvador de Cáritas Diocesana, recurso que durante el pasado año atendió, de una forma continuada e integral, a 61 personas. En relación al perfil, ha destacado que “más del 83% son hombres, el 36% tienen edades de 18 a 25 años, en su mayoría son solteros, con estudios primarios (43%) y han pasado entre uno y dos años sin domicilio fijo”.

Silvia Pérez, coordinadora del programa; José Mazuelos, obispo de Asidonia Jerez; Paco Domouso, director de Cáritas Diocesana de Jerez; y sor Teresa Pérez, responsable de las Hijas de la Caridad en Jerez.

A continuación, Silvia Pérez ha centrado su intervención en los dos ejes de la campaña de este año, explicando la necesidad de “promover la participación real de las personas que se encuentran sin hogar para lograr el empoderamiento de cada una de ellas” y ha añadido que “este año ponemos el foco en la prevención del sinhogarismo, destacando la importancia de anticiparnos a las situaciones que generan exclusión social, tales como las situaciones de pérdida de vivienda o la salida de recursos, así como apostando por la garantía real de ingresos mínimos”.

Pérez, como responsable del programa de Personas Sin Hogar de Cáritas, ha explicado que “a lo largo de mi experiencia observo que han cambiado los perfiles y cada vez son personas más jóvenes, son más frecuentes los rostros de mujer y son personas con dificultad de acceso al empleo, a la formación, a la vivienda y de este modo a la participación social”. También ha insistido en el sentir de las personas que día a día acuden a Cáritas para solicitar apoyo, haciendo hincapié en que “observamos su frustración, tristeza, hastío ante la imposibilidad de tener una vida autónoma”. Finalmente, ha querido incidir en que “estas personas necesitan ser el centro de las políticas sociales, de vivienda y empleo”.

A continuación, sor Teresa Pérez ha hecho una valoración de este colectivo desde su propia experiencia en el comedor El Salvador. Ha hecho hincapié en cómo detectan que cada vez hay más jóvenes que acuden al recurso y ha destacado “la importancia de la colaboración con otras entidades de la ciudad como el albergue y Cáritas”. También ha añadido que “derivamos a personas del comedor a este Centro de Día y tras un tiempo en el recurso observamos cómo la intervención provoca cambios, tienen más paz y serenidad”. También ha puesto en valor el trabajo de calle que se está realizando en la ciudad.

Finalmente, monseñor José Mazuelos ha puesto el foco en las personas con problemas de salud mental que están en la calle, destacando que “las Administraciones públicas deben dar respuesta”. Asimismo, ha insistido en cómo se detectan “incoherencias de ley, ya que hay recursos para ayudar a las personas en esta situación, con muchos problemas, pero a veces las propias leyes son las que no lo permiten”. Finalmente también ha agradecido a recursos como el Centro de Día “por ser las manos de Dios atendiendo a las personas sin hogar”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído