La gaditana que desmonta la existencia del hembrismo (y otros mitos) en un vídeo de un minuto

Sara Lauper, en una imagen reciente. FOTO: SARA MORÁN.
Sara Lauper, en una imagen reciente. FOTO: SARA MORÁN.

"Buenas tardes muchachada, os voy a contar un día en la vida de una hembrista". Así empieza el último vídeo de la gaditana Sara Morán (Barbate, 1990), conocida en las redes sociales como 'Sara Lauper', que ya acumula más de 1,5 millones de reproducciones. En su pieza audiovisual de un minuto de duración, Sara desmonta, a través de esa ironía cargada con grandes dosis de realidad, la existencia del hembrismo, un concepto del discurso machista que entiende que el hembrismo es el equivalente al machismo pero ejercida desde el género femenino.

Con su vídeo, Sara quiso mostrar, desde la hipérbole y con actitudes machistas condensadas en un solo día, que el hembrismo es una mentira. "¿Tú ves a alguna mujer así por la calle? No, ¿verdad? Entonces no hay hembrismo", expresa la gaditana a lavozdelsur.es a través del teléfono. "El hembrismo es agredir a personas que son menores con contenido sexual por la calle, hacer chistes por la cara... Y yo no conozco a muchas mujeres que hagan eso", explica. "Sé que hay chats de misogínia al alcance del más pintado, pero nunca he visto en internet grupos de misandria (odio al varón). Eso no es algo tan común", añade.

"El hembrismo es agredir a personas que son menores con contenido sexual por la calle, hacer chistes por la cara... Y yo no conozco a muchas mujeres que hagan eso

Esta gaditana estudió Realización Audiovisual en La Granja (Jerez), es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y a día de hoy trabaja en una agencia de comunicación en la capital andaluza. Cuenta que sube sketches de humor a Instagram, Facebook y Twitter desde enero de 2017, y vídeos de un minuto desde abril del año pasado, cuando cursando un máster de Comunicación Audiovisual una profesora la animó a crearse una fanpage con vídeos a modo de selfies.

Sus referentes monologuistas son Malena Pichot y Carmen Machi. "Con gracia natural y siesas", dice. Pero Sara bebe del humor andaluz que ha mamado en casa, del arte de su madre y de su abuela. "Siempre he sido muy reacia al internet, no tuve Messenger hasta los 14 años. Pero a mi madre le encanta el mundo del internet y en 2008 me creó mi cuenta de Facebook cuando aun no había nadie", ríe. En la carrera de Periodismo Sara enfocaba todos sus trabajados al audiovisual y ha presentado algún que otro cortometraje a festivales.

Sara Lauper, en una imagen reciente. FOTO: SARA MORÁN.

Quiso ser directora de cine, pero ahora trabaja como comunicadora, al tiempo en que sube sus reflexiones —siempre desde el humor— a las redes. Además, confiesa que sueña con ser cantante. "No es una cosa que yo quiera alcanzar ahora. Está guay cantar. Me gusta el flamenco, pero yo creo que estoy fatal para el flamenco –risas—. También me gusta el rap. La Mala Rodríguez está guay. ¿Quién la protege? El móvil, ¿no?", bromea con su toque más personal: el feminismo. "Intento que mis vídeos siempre sean de actualidad y que, aunque sea de lo que sea, tenga un punto de vista feminista", destaca.

"Sé que hace unos años no me daba cuenta de la desigualdad que hay. Recuerdo que un 8 de marzo yo defendía que no necesitaba un Día de la Mujer, que hacer eso era discriminarte más. En ese punto estaba yo. Por eso siempre hay que estar revisándose, porque siempre se está en un continuo aprendizaje. El mundo nunca ha sido realmente feminista", relata la gaditana sobre cómo se dio cuenta de que vivía en una sociedad machista y que el movimiento feminista era 100% necesario.

'Sara Lauper' ha recibido comentarios sexistas, insultos y amenazas de muerte por su vídeo Un día en la vida de una hembrista. La han atacado por ser mujer, andaluza y feminista. Sobre todo porque al darle la vuelta al machismo, reflejando un "posible hembrismo", constata que es algo ridículo e inverosímil. "La respuesta positiva a mi vídeo ha sido muy multitudinaria, pero la negativa ha sido muy incisiva, muy explícita", valora, y es que le han llegado a enviar fotos de violaciones desde usuarios anónimos y otros han pedido 10.000 euros por su cabeza. "Pero vamos, esa persona no tiene ni dos euros para prestarte", dice, haciendo uso del humor como arma feminista.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído