Halal: ¿Rito religioso o maltrato animal?

El partido animalista Pacma pide que se elimine de la legislación la excepción que permite dar muerte a los animales sin aturdimiento previo

Un cordero, recién degollado por el rito halal. FOTO: JONÁS AMADEO LUCAS - IGUALDAD ANIMAL
Un cordero, recién degollado por el rito halal. FOTO: JONÁS AMADEO LUCAS - IGUALDAD ANIMAL

Este 22 de agosto se celebra la ‘Fiesta del Cordero’ (Aid el Kebir) en todo el mundo, una jornada en la que se sacrificarán miles de corderos por el rito halales decir, según la sharia o ley islámica, dando muerte a los animales sin un aturdimiento previo, orientados hacia La Meca y degollándoles para provocarles el corte de las principales vías respiratorias (esófago, yugular y carótida) y con ello, la pérdida de conciencia a través de un desangrado abundante.

Sin embargo, esto, que es un ritual religioso desde hace miles de años, no está bien visto por colectivos animalistas, como el partido Pacma, que si bien afirma que "la muerte de los animales en los mataderos es terrible en cualquier caso", considera "un despropósito que mientras se avanza en la mejora de la legislación y se trata de aumentar el bienestar de los animales, se permitan excepciones culturales o religiosas que vulneren la escasa e insuficiente protección que otorga la ley a los animales destinados a consumo".

En este sentido apunta a que la tradición halal, dando muerte al animal sin aturdimiento previo, va en contra del Reglamento CE 1099/2009, relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza. Señala además Pacma que "el animal es plenamente consciente durante este proceso; de hecho algunos estudios revelan que el inicio de la pérdida de la consciencia durante el sacrificio sin aturdimiento en ovinos podría aparecer a los 72 segundos después del degollado, no alcanzando un estado de inconsciencia profunda hasta los 220 segundos".

Pacma también señala que la legislación establece que los sacrificios por rito religioso se pueden autorizar, pero expresamente tienen que realizarse en un matadero. Sin embargo, el partido animalista afirma haber recibido confirmación por parte de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) de que en la ciudad de Ceuta, por ejemplo, en la que este 22 de agosto está previsto el sacrificio de miles de corderos, no figura ningún matadero para animales pertenecientes a la especie ovina, "ni mucho menos para su sacrificio mediante el rito religioso, por lo que los miles de sacrificios que veremos hoy en esta ciudad incumplen inequívocamente la legislación". Añade, además, que la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Ceuta sacó hace meses a concurso público el suministro en régimen de alquiler, instalación, montaje y desmontaje de carpas para la Fiesta del Cordero, por lo que responsabiliza a las administraciones ceutíes "de organizar un evento que incumplirá la legislación".

Más allá de la Fiesta del Cordero, el sacrificio de animales mediante el rito halal se realiza a diario en los mataderos españoles y la carne que se obtiene no se destina únicamente a la venta para la comunidad musulmana, sino que entra en la cadena de consumo habitual y se vende en supermercados sin etiquetar.

Según datos de 2017, casi el 50 por ciento de la carne que se vende en Mercabarna procede de animales que han sido sacrificados por el rito halal. "Las partes del animal que no son compradas por los consumidores musulmanes se venden en el mercado habitual sin etiquetar, por lo que la mayoría de consumidores en España están consumiendo carne halal sin saberlo", señala Pacma que considera "que ninguna tradición ni religión debería estar por encima del bienestar de los animales". Por último, exige "que se elimine de la legislación la excepción que permite dar muerte a los animales sin aturdimiento previo, de acuerdo con lo que exigen los ritos religiosos halal y kosher".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído