Escuelas Católicas pone en marcha un protocolo de actuación contra los pederastas

Un colegio de Cádiz.
Un colegio de Cádiz.

La patronal Escuelas Católicas, que reúne a más de 2.000 centros educativos en toda España, cientos de ellos en Andalucía, ha confeccionado un protocolo de actuación contra los abusos sexuales a menores en los centros escolares y en las instituciones religiosas. El propósito es que el alumnado esté protegido en todo momento por la comunidad educativa y las instituciones oficiales pertinentes ante casos de peredastia.

Luis Centeno, secretario general adjunto de Escuelas Católicas, ha anunciado la elaboración de un decálogo de actuación que se va a remitir a todos los centros educativos que pertenecen a esta federación. La iniciativa ha surgido de la reunión concertada por el Papa Francisco I con diversas entidades católicas para abordar el tema de los abusos sexuales en los centros escolares e iglesias católicas.

En este decálogo se aconseja a las personas que sospechen de un caso de abuso sexual u observen indicios de ello comunicarlo lo antes posible —preferiblemente antes de las 24 horas— a sus superiores más inmediatos y autoridades. También recomiendan llevar a cabo una investigación de carácter interno, que dirigirá un "comité de crisis" para analizar el caso en cuestión, respetando en todo momento a las posibles víctimas y la presunción de inocencia. De dicho comité, se recomienda que forme parte al menos un abogado y un orientador o psicólogo, así como el director del colegio, el obispo de la diócesis o el superior provincial de la congregación.

La víctima es prioridad número uno

El decálogo recoge que la víctima tendrá que estar en todo momento bajo el amparo y la supervisión de una persona con autoridad moral sobre ella, ya sean familiares o tutores. Se debe asegurar, recoge el protocolo, la seguridad de la víctima y certificar que no corre ningún peligro.

Una pequeña, abatida, en una imagen de archivo.

Recomienda el texto una actuación firme en caso de que se tenga constancia de un abuso, contactando directamente con la Fiscalía, la Policía Nacional o la Guardia Civil. En tal caso, instan a solicitar una orden de protección contra la víctima. "De poco valen las palabras si no van acompañadas de acciones que las avalan y les dan credibilidad. Aún en el caso de que el acusado haya fallecido o el delito haya prescrito hay que tener en cuenta que las víctimas merecen el reconocimiento de su dolor", han declarado.

No queda ahí la cosa. El decálogo recomienda a los centros comunicar los hechos públicamente y pedir inmediatamente perdón a víctimas y familiares. Asimismo, el texto sugiere que los centros deben adoptar medidas de prevención inmediatas, procurando asesorarse por organizaciones que trabajan con la infancia como Unicef, Save the Children o la Fundación ANAR.

Sobre el presunto agresor, el protocolo indica alejarlo temporalmente —hasta que se aclare la situación— del contacto con menores e indica explícitamente: "Los hechos de abuso sexual a menores no deben silenciarse, ni encubrirse o subestimarlos en ningún caso".

La patronal Escuelas Católicas representan hoy día al 15 % del total del sistema educativo y el 58% de la enseñanza privada-concertada. En estos centros se educan actualmente 1.204.179 alumnos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído