Dos andaluzas encabezan una demanda colectiva contra el Ministerio de Defensa

Una fotografía de militares españoles. FOTO: EUROPA PRESS.
Una fotografía de militares españoles. FOTO: EUROPA PRESS.

68.000 militares en España gozan de una situación laboral de incertidumbre y temporalidad, según denuncia la Unión de Militares de Tropa (UMT), que interpondrá un requerimiento en el Tribunal Constitucional. Las andaluzas Nuria y Esther, la primera esposa de un militar no permanente que supera los 40 años de edad y la segunda legionaria, encabezarán en esa línea una demanda colectiva al Ministerio de Defensa.

Con hijos a su cargo, ambas saben que la economía y estabilidad familiar se resentirá cuando los trabajos de los que dependen ya no sirvan a partir de los 45 años, cuando si no alcanzan la condición de permanente, dejan de formar parte del servicio activo de las Fuerzas Armadas. Las denunciantes aseguran que España está incumpliendo de esta forma las leyes comunitarias y que el Ministerio de Defensa no puede tener trabajadores eventuales, como en este momento lo son los militares de tropa y de marinería no permanentes, prestando servicio durante más de 20 años.

Según publica La Voz de Cádiz, Esther y Nuria han elaborado desde la distancia, una en Almería y otra en El Puerto de Santta María, un documento que se llama Tesis sobre la situación de los militares temporales, en el que exponen la ilegalidad de lo que hasta el momento es una realidad para miles de militares españoles. A la demanda colectiva, ambas aseguran que pueden sumarse quien lo desee.

La UMT, que va a interponer la denuncia a través del despacho de abogados Agaz, se sostiene en el Real Decreto 474/1987. Desde este mismo despacho, aseguran que no tiene sentido que se les considere en este término eventuales porque "la defensa de un país no puede ser eventual".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído