dia_buena.png
dia_buena.png

La compañía asegura que si el trabajador recibió el alta médica con veinte puntos en la pierna "no lo pueden cuestionar".

Supermercados Día da su versión sobre lo sucedido con el trabajador, José Manuel Estudillo, y la ex empleada, Aurora Van Echelpoel, quienes denuncian acoso laboral por parte de los superiores de la empresa en dos establecimientos diferentes. Estudillo, actualmente de baja, cuenta que le obligaron a trabajar como reponedor con 20 puntos en la pierna y un vendaje compresivo, que le modifican constantemente el horario “para castigarle” por no haberse operado durante sus vacaciones, y que recibe presiones para que sustituya la imagen de sus perfiles en las redes sociales por el de la marca de la cadena.

“Tenemos 60.000 personas trabajando y no podemos cuestionar a la Seguridad Social”, asegura la compañía que, ante todo, dice guardar respeto a las declaraciones realizadas por el trabajador a este medio, pero se defiende: “Tenemos una baja médica del 24 de marzo al 18 de abril de 2011. La Seguridad Social le dio el alta; si el médico de cabecera consideraba que podía trabajar, no lo podemos cuestionar”. En este caso no se ven capacitados para debatir sobre el estado de salud de su empleado, ni su capacidad de trabajo. Sin embargo, sí cuestionan el diagnóstico de los facultativos que consideran que los problemas de ansiedad, insomnio y depresión son consecuencia del acoso laboral: “No negamos que pueda tener una patología, pero no por los motivos que dicen. Pueden diagnosticar la patología, pero no pueden decir que el acoso laboral sea la causa”.

Desde recursos humanos del Maxi DIA, ubicado en El Puerto —frente a El Paseo—, en el que trabaja José Manuel Estudillo, aseguran que los horarios se cambian según las necesidades, “el trato a este trabajador en este sentido ha sido igual al del resto de los trabajadores” y niegan cualquier tipo de presiones.

En cuanto al caso de Aurora Van Echelpoel, despedida del establecimiento ubicado en la avenida de Puertas del Sur de Jerez en 2014, no entienden por qué sale ahora a la luz. “Es un caso cerrado. Fue un despido improcedente, se pagó y se zanjó el asunto”.

Según el sindicato CNT, hay detectados otros cuatro casos más correspondientes a diferentes establecimientos de la provincia, aunque los afectados temen dar la cara por miedo. 

Sobre el autor:

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído