Un "cruce de miradas intimidantes" desata una persecución y un machetazo en el dedo en Marbella

Un varón de 20 años y diez personas armadas con palos y cuchillos corrieron tras la víctima, que fue atacada tras cenar en un restaurante de la localidad malagueña

Machete en una imagen de archivo. POLICÍA NACIONAL
Machete en una imagen de archivo. POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Marbella (Málaga) a un hombre de 20 años y nacionalidad española por agredir presuntamente al cliente de un bar cuando a la entrada mantuvieron un cruce de miradas intimidantes entre ambos, que eran conocidos.

Según han informado desde la Comisaría provincial, el presunto asaltante esperó en la puerta del restaurante a que el perjudicado acabase de cenar y junto a ocho o diez personas más -armadas con palos y cuchillos- lo persiguieron hasta que llegó al domicilio de su pareja.

Allí, mientras cerraba la puerta el investigado le alcanzó con un machete y le seccionó el dedo corazón de la mano izquierda, causando además lesiones tendinosas en dos dedos de la misma mano, han señalado a través de un comunicado.

La agresión tuvo lugar el pasado día 5 de junio en la puerta de la vivienda de la pareja de la víctima. Hasta allí habrían llegado huyendo desde el restaurante donde habían cenado ya que a la salida fueron atacados por una decena de personas con palos y cuchillos. Entre los agresores, la víctima ha identificado a un conocido al que había visto en el bar y con el que habría tenido un cruce de miradas cuando accedía al local en compañía de su pareja.

Según las indagaciones, presuntamente esta persona asestó un machetazo a la víctima cuando trataba de refugiarse en casa de su novia. La cuchillada afectó a la víctima provocándole la amputación del dedo corazón de la mano izquierda además de causarle lesiones en los tendones de dos dedos de la misma mano.

La investigación por agentes de la Policía Nacional permitió la localización del presunto responsable de la agresión, que fue arrestado por su supuesta implicación en un delito de lesiones. Todo apunta a que la reacción del agresor se pudo deber al cruce de miradas que tuvieron a la entrada al local ya que el perjudicado manifiesta que su agresor es tan solo una persona conocida con la que no ha tenido ningún tipo de relación.

Aunque el dedo fue recuperado y la víctima fue trasladada al hospital no ha sido posible la implantación del miembro. De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 3 de Marbella.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído