Un asesor del Gobierno de Melilla celebra una boda con 200 invitados

PP y Vox piden dimisiones en el Gobierno de la ciudad autónoma después que se haya hecho viral la boda celebrada en fin de año

La Guardia Civil, en la boda multitudinaria celebrada en Melilla.
La Guardia Civil, en la boda multitudinaria celebrada en Melilla.

PP y Vox han exigido este domingo dimisiones en el Gobierno de Melilla después que se haya hecho viral la boda con cerca de 200 invitados en fin de año de un cargo de confianza del principal partido del Ejecutivo tripartito que forman PSOE, Cs y CPM, teniendo en cuenta que ese día se restringieron las cenas de Nochevieja a un máximo de seis personas y se obligó a la hostelería a cerrar de 18:00 a 20:00 horas.

De su lado, el novio y secretario de la Consejería de Hacienda, Comercio y Empleo ha defendido la legalidad de la fiesta y no descarta emprender acciones legales contra quienes han hecho público el enlace del vídeo en las redes sociales. Los populares han criticado que, "mientras el Gobierno de la ciudad autónoma endurece en los últimos días del año las medidas de control sanitario para las reuniones familiares y la hostelería, sus representantes no tienen empacho en participar, en un gesto de grave irresponsabilidad y desprecio a la ciudadanía, en una celebración festiva, el mismo día 31 de diciembre, sin el más mínimo control de seguridad, mientras los contagios se disparan en la ciudad".

A través de un comunicado de prensa, la formación que preside Juan José Imbroda ha señalado que "las imágenes del evento, nada ejemplarizantes e ilustrativas, no solo han sido permitidas por el Gobierno de la ciudad, sino que la boda corresponde a un cargo de confianza del propio ejecutivo y varios miembros del gobierno asistieron a la misma", concretamente hablan de la presencia de tres consejeros de Ejecutivo melillense pertenecientes a CPM.

El PP también ha destacado "el agravio que supone para el sector de la hostelería que, horas antes de fin de año, fue apercibido del endurecimiento de las medidas, pasando de diez a seis comensales por mesa y adelantando la hora de cierre prevista, lo que supuso, tal y como lamentó el propio sector, un caos en la previsión que tenían los bares y restaurantes en un día tan especial para los negocios".

En la misma línea, Vox también ha lamentado que se hubiera permitido el enlace multitudinario el día 31 de diciembre cuando se está "sufriendo una terrible pandemia que mata a personas y destroza la economía". La formación que preside José Miguel Tasende ha destacado que por respetar dichas normas, "nos hemos visto privados de visitar a nuestras familias en Navidad, de reunirnos a celebrar fiestas, hemos enterrado a nuestros fallecidos con limitada presencia de familiares y amigos, y hemos visto cómo nuestros negocios se arruinaban".

Sin embargo, en una nota ha criticado que "el Gobierno local ha decidido que las leyes no sean iguales para todos, y así las normas contra la Covid-19 se apliquen a todos los melillenses menos a ellos, de tal manera que las normas hagan que nadie se pueda reunir, pero, sin embargo, ellos sí pueden juntarse por cientos". Tanto PP como Vox, ambos en la oposición en la Asamblea melillense, han exigido dimisiones en el Gobierno de Melilla "porque incumplir las leyes de manera tan descarada y altanera se paga con la dimisión o el cese"

El secretario de la Consejería de Hacienda, Comercio y Empleo y novio en la boda de la polémica ha emitido un comunicado en el que asegura que "en todo el transcurrir del evento se adoptaron medidas anti Covid-19 previstas tanto al ingreso del recinto con geles hidroalcohólicos y en todas y cada una de las mesas de los asistentes". Asimismo, ha aseverado que "en ningún momento del citado se rebasó el aforo permitido en Boletín Oficial de Melilla de un tercio, en una sala de aforo permitido de 500 personas".

El contrayente ha negado además que la consejera de Hacienda, Comercio y Empleo, Dunia Almansouri Umpiérrez, hubiera acudido como invitada a la boda. "La consejera Dunia Al-Mansouri, provista en todo momento con mascarilla, efectivamente asistió única y exclusivamente a oficiar la ceremonia con el preámbulo incisivo de mantener los asistentes el distanciamiento social y las respectivas mascarillas haciendo hincapié en las medidas anti Covid-19 con el promotor de la sala de eventos, acto tras el cual abandonaba el recinto", añade.

Además, ha reconocido que durante los festejos "acudió la Guardia Civil al recinto tras la observancia de vídeos que se retransmitían en streaming en redes sociales, en la personación de los miembros del orden y tras las pesquisas realizadas in situ pudieron comprobar y certificar el aforo y las medidas Covid-19 dándonos la enhorabuena por el enlace, ofreciendo disculpas por el servicio e instándonos a la consecución del evento".

Por último, ha indicado que "la perversa intención y manipulación por parte de algunos difundiendo vídeos e imágenes íntimas donde aparecen menores, esta parte no pasará por alto este amargo trance que han hecho pasar a las familias anunciando todas cuantas acciones legales nos amparen en Derecho por tan irreparable daño".

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Nico Hace 10 meses
Es todo una verguenza. Con este virus chino, los que no cumplan las leyes deberían ir a la cárcel directamente. Estos no tienen ningún problema. Son antiespañoles, no son blancos, ni católicos y seguro que casi todos comunistas del psoe o del partido del hijo del terrorista frapero. Y muchos de estos, funcionarios millonarios puestos a dedo y con sueldos que los trabajadores medio decentes ni tan siquiera podemos soñar.
Ahora en portada
Lo más leído