Alerta roja: la precariedad se instala en la provincia de Cádiz

En Jerez, el mínimo descenso del paro en el mes de marzo (76 personas) no ahuyenta los fantasmas de la crisis en el modelo productivo. Un estudio realizado por la UCA y Ganemos Jerez revela unos alarmantes índices de pobreza y de precariedad laboral

El IFEF de Cádiz abre una bolsa para 13 contrataciones
El IFEF de Cádiz abre una bolsa para 13 contrataciones

Aunque algunos no se fíen de ellos (pues existe la economía sumergida y el maquillaje administrativo-político) los datos del paro suelen ofrecer una fotografía fidedigna del panorama laboral en nuestra región y, por ende, de la ciudad y la provincia en la que vivimos. Analicémoslos. 

El número de parados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (INEM) en Andalucía ha descendido en el mes de marzo en 8.040 personas, lo que equivale a una bajada del 0,99 por ciento respecto al mes anterior, según los datos facilitados este martes por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Eso quiere decir que se han alcanzado los 805.319 desempleados en Andalucía. Lo que supone que en términos interanuales, el paro ha descendido en 32.107 personas en el el tercer mes del año, lo que representa una bajada del 3,83 por ciento respecto al mismo mes del año anterior. En términos absolutos, es la mayor bajada registrada desde la perspectiva interanual.

A simple vista podrían parecer unos datos buenos, pero a medida de que vamos acercando la lupa a nuestra provincia el optimismo decae.

Concretando más, el desempleo registrado en el INEM habría bajado en marzo en seis provincias, teniendo Huelva los mejores datos, con 3.194 desempleados menos (-6,87 por ciento); seguida de Sevilla, con 2.439 parados menos (-1,24 por ciento); Málaga, con 2.344 parados menos (-1,51 por ciento); y Almeria, con 457 parados menos (-0,79 por ciento). ¿Qué sucede en Cádiz? Pues se sitúa en un término medio-bajo. El desempleo ha desceindido un 1,09 %: 1.676 parados menos.

Comisiones Obreras ha analizado los datos e indicado al respecto que "a pesar de la caída del paro registrado en 1676 personas en marzo en relación al mes anterior, el empleo sigue totalmente estancado entre las mujeres, vinculados al sector servicio, temporal y precario", añadiendo que "en la provincia de Cádiz, 72.787 personas paradas no tienen ningún tipo de prestación, ello supone el fracaso absoluto de la acción política en el desarrollo de instrumentos que den valor al mandato constitucional de protección social. Se hace imprescindible la atención directa, individualizada, que garantice un mínimo vital económico y que promueva acciones hacía la empleabilidad".

El caso de Jerez, en cifras: estancamiento y precariedad galopante

Tan solo 76 personas encontraron empleo en Marzo, según las estadísticas registradas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), bajando el desempleo un mínimo 0,27 %. No parecen datos que inviten al optimismo, máxime si analizamos el estudio recién publicado por el Instituto Universitario para el Desarrollo Social Sostenible (INDESS): ‘Precariedad laboral en el municipio de Jerez de la frontera. Diagnóstico económico, social y criminológico’ financiado por Ganemos Jerez, y que fue presentado el pasado mes en la Universidad de Cádiz.

Trabajadores, limpiando unos jardines. FOTO: JAVIER FERGÓ

Los datos del estudio, realizado por nueve investigadores del INDESS, grosso modo, son para echarse a temblar: cerca del 30% de las mujeres jerezanas se encuentran en situación de precariedad extrema, disminuyendo este dato hasta 24% en el caso de los hombres. Sin duda alarmante, resulta que la precariedad extrema se acentúa en los jóvenes elevándose al 44% entre los menores de 25 años, frente al cerca del 22% entre los mayores de 45 años.

Según el estudio, el índice de precariedad laboral en Jerez confirma las sospechas de que la mayoría de la población empleada en Jerez refiere una situación de alta precariedad en el empleo. Los mayores porcentajes se obtienen en los casos de precariedad extrema (27,46%) y media (25,70%). Es decir, casi las tres cuartas partes de la población (73,41%), lo que convierten a jerez en capital del empleo precario.

Ganemos Jerez alerta sobre el problema de normalizar el trabajo precario, "este no sólo perjudica a la persona que lo sufre, sino que también entraña costes considerables para la sociedad en términos de pérdidas fiscales, mayor gasto público a largo plazo y apoyo a aquellos que sufren los efectos a largo plazo de la pérdida de ingresos y de condiciones laborales difíciles. Así mismo, el empleo precario afecta principalmente a las trabajadoras y trabajadores más vulnerables que corren riesgo de discriminación, pobreza y exclusión; en particular, por razón de diversidad funcional, etnia, religión, género o edad".

Un momento de las primeras jornadas sobre precariedad laboral en Jerez, presentadas en el Campus de la UCA. FOTO: GANEMOSJEREZ

El pasado pleno municipal, el Ayuntamiento, a instancias de la formación municipalista, aprobó por unanimidad instar a la Consejería de Empleo de la Junta a introducir un Índice de Precariedad Laboral como variable en la planificación y gestión en el desarrollo de políticas activas de empleo en el contexto andaluz y en su posterior desarrollo a nivel provincial y municipal.

Según indica el propio equipo de investigación del citado estudio, era necesario plantear la utilidad de dicho índice como herramienta  a incorporar al diseño de políticas activas de empleo

“Hay que analizar las causas objetivas de esta situación y no basarse en meras conjeturas. Al siempre alarmante dato de desempleo hay que sumarle la precariedad laboral, un fenómeno que sufren jerezanos y jerezanas y que tristemente no ocupa portadas en los periódicos ni es objeto de análisis riguroso. Lo peor de todo es que ni tan siquiera la Administración competente en materia de empleo maneja la precariedad como una variable de estudio”, explicaba Kika González al respecto. 

Según Ganemos Jerez, y a la vista de las conclusiones del estudio, para conocer la situación de precariedad en Jerez es preciso contextualizarla, referenciando también la precariedad en el contexto andaluz y en el de otros municipios: “Sólo así tendremos una medida real de la precariedad. Y lo que es más importante: sólo teniendo un indicador de la precariedad se podrán poner en marcha políticas efectivas que combatan la precariedad”, advierten.

Testimonios de la precariedad

El estudio llevado a cabo por los investigadores del INDESS, basado en grupos de discusión, recoge testimonios tan impactante como fatídicamente reales. Una cuidadora entrevistada afirma cobrar 2,5 euros por hora cuidando enfermos terminales en un domicilio. Mientras unas participantes del grupo lo consideraban inaceptable, otras lo veían justificado. Es el chantaje de la precaeridad. Rocío, de 46 años, argumentaba que con la prestación de su padre con quien convivía no les alcanzaba para vivir:

Carla: ¿Y por cuatro horas te daba a ti 10 euros? ¿Y tú aceptabas esas condiciones?

Rocío: No tenía otra cosa. No tenía nada. Entre no tener nada y tener eso…

Susana: Es que si no tienes nada…

Patricia: Pero a 2,5 no te compensa el ir por tan pocas horas, ¿no?

Susana: Pero cuando no tienes nada...

Rosa: Pero tú vives con tu padre, ¿no?

Rocío: Sí, pero mi padre tiene una paguita de enfermedad.

Carla: Pero tú tienes tu casa para vivir y comer coméis los dos, aunque sea una tortillita a la francesa.

Rocío: Sí, pero con una paguita de enfermedad no llega. Con una paga de enfermedad no llegas a final de mes. No llegas.

Manuela Vargas mostrando la carta del juzgado en el que cancelan su citación para el próximo 31 de octubre. FOTO: MANU GARCÍA.

Otra mujer, Rosa, de 39 años, que trabaja en el sector servicios entiende que defender los derechos laborales y sociales es algo imposible: “El problema del tema del trabajo de la precariedad, básicamente es que habemos mucha gente para un mismo puesto. Entonces tú sabes que si no haces algo va a venir otro detrás que lo va a hacer. Si te quieren bajar el sueldo o te quieren decir o te quieren poner más horas o lo que sea, o lo aceptas o sabe que va a haber otra persona detrás que lo va a hacer por ti. O sea, tú te puedes poner muy digno. A mí eso me hace mucha gracia, la gente que empieza con el tema de la dignidad… Y yo lo entiendo. Yo también quiero ser digna y quiero tener mis derechos y todo eso, pero tengo do hijos que tienen que comer y me da igual la dignidad y me da igual todo. Quiero trabajar, tener un sueldo y nada más”.

Un trabajador de la hostelería, que había sido encargado en el establecimiento de una cadena de comida rápida, explicaba cómo desde la gerencia se le obligaba a desarrollar estratagemas para aumentar la explotación a los trabajadores: “He vivido de todo: de cómo tienes que apretar al personal; de que mandes

trabajo para que terminen siempre 15 minutos más tarde; de que las horas después del cierre no se pagan, aunque los empleados salgan tarde; de poner a los empleados en contra [unos con otros]. De hecho, yo me fui de allí por ansiedad”

Conclusiones duras

El estudio sobre precariedad llevado a cabo por el INDESS presenta conclusiones demoledoras: "se desprende que la estructura económica que presenta la ciudad de Jerez hace que la mayor parte de la contratación se lleve a cabo en actividades del sector terciario, que no es precisamente la que genera mayor productividad de la mano de obra, empleo más estable y salarios más altos. Además, el mercado de trabajo actual y de los últimos años, ofrece un empleo inestable e inseguro, caracterizado por una alta tasa de paro, con una alta temporalidad en la contratación, generalización del uso de los contratos a tiempo parcial y sobreutilización del trabajador, que declara trabajar más horas de las que vienen estipuladas en el contrato. Las experiencias laborales de las personas participantes en los grupos de discusión reflejan la extensión de la precariedad laboral en Jerez y sus principales manifestaciones más allá de los datos cuantitativos de este estudio: alta temporalidad, bajos salarios, discriminación por razón de género, despidos arbitrarios, abuso empresarial, falsos autónomos, fraude en la cotización a la seguridad social, interminables jornadas de trabajo, impago de horas extraordinarias, imposibilidad de disfrutar de vacaciones, irregularidades en materia de descanso semanal y jornada, o contratación en fraude de ley. Ningún participante de los grupos de discusión podía afirmar que su trayectoria laboral estaba exenta de varios de dichos problemas".

Uno de los pasillos de la feria de la UCA.

Lo más grave, según las conclusiones del estudio es que la precariedad laboral "ya no solo abarca a los contratos temporales, sino que se ha extendido a los contratos indefinidos, sometidos a extensos periodos de prueba, modificaciones salariales o de condiciones de trabajo o a despidos flexibles y baratos. Es necesario abandonar la política de precariedad laboral, para ello se hace imprescindible reforzar las políticas de empleo orientada al trabajo digno y los mecanismos de protección social, así como establecer un diálogo social permanente a efectos de lograr que emerjan vías para solucionar el problema de la precariedad".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído