Alalá, un regalo de Reyes por bulerías para la zona sur de Jerez

La Fundación Alalá, que enseña flamenco a los jóvenes en riesgo de exclusión, celebra sus particulares Reyes Magos donde reparten ilusión a más de 160 niños del barrio de Estancia Barrera

Los Reyes Magos de la Fundación Alalá.
Los Reyes Magos de la Fundación Alalá. MANU GARCÍA

Alalá en caló significa alegría, por ello, fue elegido para dar nombre a la fundación porque con los baches que se interponen en el camino y los traspiés que da la vida, este pequeño rincón en el barrio de Estancia Barrera de Jerez hace de las penas, bulerías.  Ahora, con la llegada de los Reyes Magos, la asociación tiene por delante una de las fechas más importantes. Como cada año, realizan una recogida de regalos para que ninguno de sus niños se quede sin ilusión. Los más pequeños de la barriada del Chicle esperan un detalle de sus Majestades de Oriente, que esta vez está muy cerca de sus casas.

Al llegar a la puerta, con todo preparado, Macarena Cruzado, la coordinadora de Alalá Jerez atiende a las últimas personas que llegan antes del pequeño pasacalle. Una señora del barrio se acerca a decirle que a su hijo se le ha olvidado apuntarse y que le haría mucha ilusión. “Ahora le buscamos algo”, contesta la coordinadora, dispuesta a no dejar a nadie sin un detalle. Durante la tarde, tres Reyes Magos y cuatro pajes repartirán regalos para 160 niños, no solo de parte de la asociación, sino también a más niños del barrio que no pueden estar en el proyecto por la edad o por disponibilidad de plazas.

ALALA REYES MAGOS ESTANCIA BARRERA 15
El barrio, volcado con sus Reyes Magos.  MANU GARCÍA

Entre sus Majestades de Oriente se encuentra Eva Herrera, dueña de la peluquería Herrera Picazo que durante el mes de diciembre peinó de forma gratuita a todas las clientas que llevasen un regalo para niños hasta el salón. Hasta la asociación han conseguido llevar más de 200 regalos para los niños. La finalidad de estos Reyes Magos adelantados es que ningún pequeño se quede sin un regalo bajo el árbol y que puedan disfrutar de la magia de las fechas. "Todos los niños se merecen que sigan teniendo esa ilusión a pesar de que su día a día sea un poco más duro. Hay que arrimar el hombro", contaba Eva.  

Sacar a los niños a la calle a través del flamenco

Alalá empezó en Sevilla, de la mano del guitarrista Emilio Caracafé en el barrio de Las Tres Mil Viviendas. El objetivo era sacar a los jóvenes de la calle y enseñarle flamenco. A Jerez llegó en 2019 y empezaron a ofrecer clases de canto, baile y percusión a los de 6 a 18 años de la zona sur que se encuentran en riesgo de exclusión. Con algunas excepciones: “También tenemos alumnos más mayores, con necesidades especiales. Ayudamos a que sociabilicen entre ellos porque son muy diferentes”, cuenta la coordinadora.

Cuando a Cruzado le ofrecieron dirigir esto le dio un poco de respeto, pero trabajar con menores siendo profesora le dio el impulso a decir que sí: “Ahora son mis niños. Aquí nos cuentan sus problemas, porque muchos vienen de familias marginales con dificultades. Es un refugio”. Alalá les da un lugar donde ser, donde ocultarse de una realidad que a veces aprieta.  “Durante el covid, como no podíamos dar clases, ayudábamos a las familias. Hacíamos carritos de cincuenta euros de compra para aquellos hogares que sabíamos que estaban más necesitados”, explica Macarena Cruzado.

Reyes Magos de la Fundación Alalá.
Una jornada inolvidable en Estancia Barrera.   MANU GARCÍA

Loli Argudo, artista del coro La Buena María, es la mano derecha de Cruzado, es vecina del barrio de toda la vida, ahora trabaja en Alalá y no solo ayuda a los pequeños, sino que confiesa que la fundación ha sido clave para su bienestar cuando la vida se le truncó. “Mi marido murió de un infarto y me quedé viuda con un niño de 16 meses. Estuve con depresión y, a raíz de la Fundación Alalá, fui mejorando. Su nombre lo dice todo, para mí este lugar es alegría, es mi mejor terapia”, cuenta emocionada.  Se pasa los días allí con su Saray Jiménez, otra vecina del barrio que trabaja codo con codo para que la fundación salga adelante.

Profesores reconocidos en el mundo del flamenco

Sus profesores son artistas reconocidos “para motivar más a los niños”, dice Cruzado. Entre ellos se encuentra la bailaora jerezana Saray García, el cantaor de flamenco José El Berenjeno y el percusionista Miguel ángel Magüesin, Doctor Keli. “Intentamos que los profesores sean de la zona para que conozcan las dificultades sociales del barrio”, narra a lavozdelsur.es la coordinadora.

Saray García, la maestra de baile, tiene una carrera como profesora de muchos años de experiencia, pero admite que esto “es totalmente diferente”. “Hay días más complicados y días más fáciles, pero es una experiencia muy gratificante. Los niños son muy cariñosos y tienen muchas ganas de aprender. Los ves evolucionado y es una alegría para el profesor”. El objetivo es enseñar flamenco para integrar a los más jóvenes, pero no solo se implican en que aprendan de arte, sino que se emplean en dar una enseñanza en valores.

“Algunos tienen muchos problemas en su casa y cuando tienen confianza te lo cuentan. Es muy bonito poder ayudarles y es muy diferente a las clases que estoy acostumbrada a dar”, narra García e insiste que la intención de la fundación no es solo enseñar a bailar, sino integrar a través del flamenco: “Lo primero que enseñamos es bulería, pero a su vez también queremos que aprendan a que no se falten el respeto y tengan paciencia y, por supuesto, que se lleven bien unos con otros

Para que el proyecto siga creciendo, también han incorporado un grupo de mujeres llamado ‘Coser y Cantar’, donde confeccionan ropa y a la vez dan clases de canto. "Charlan unas con otras y se van abriendo un poco y contando sus problemas”. “Estamos siempre intentando que la gente del barrio tenga algún sitio para desfogar. Este es un sitio muy humilde y bueno, más de lo que la gente se piensa. Te vas a otro barrio con más dinero, te pones mala y no se entera nadie. Aquí, sin embargo, sale todo el mundo a ayudar”, narra Argudo.  Asimismo, la fundación intenta echar una mano con lo que pueda: “A veces intermediamos para que puedan pagar, por ejemplo, la factura de la luz”.

ALALA REYES MAGOS ESTANCIA BARRERA 12
Un momento del reparto de regalos.  MANU GARCÍA

La fundación Alalá supone una esperanza para aquellos niños que no tienen las mismas oportunidades. Dentro de sus ejercicios, no solo están las enseñanzas día a días, sino que se premian a los jóvenes que destacan en alguna habilidad, por ejemplo, con las becas Cristina Heeren, que ofrece “un curso especializado de flamenco en Sevilla” o con becas en colaboración con la Universidad de Loyola para loa estudios.

Sin duda la asociación ha llenado la zona sur de Jerez de diversión y de ritmo. Es un hogar, una burbuja donde dejar las penas de a vida fuera y disfrutar de un ratito de arte y felicidad. Con los Reyes Magos acabos de dar, las coordinadoras de Alalá Jerez ya tienen la mente en el Día de Andalucía, es un no parar para seguir creciendo.

Sobre el autor:

Lucía Velázquez

Natural de Sanlúcar de Barrameda, estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Aprendió el oficio entre las paredes de la redacción de Europa Press y luego pasó a seguir creciendo en el diario Público. Especializada en temas de feminismo, migración y fake news, cree en un periodismo comprometido con el derecho a una información veraz a través del respeto de testimonios, las fuentes y la empatía.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído