Abre en Jerez el primer centro 'mamá de día', una alternativa de crianza a las guarderías

Macarena Capote, impulsora del proyecto 'Arrópame, madre de día', posando en uno de los espacios de su centro. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.
Macarena Capote, impulsora del proyecto 'Arrópame, madre de día', posando en uno de los espacios de su centro. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

"Mis hijos andan descalzos... y eso choca mucho. Pero lees que es mucho mejor porque desarrollan mucho más la movilidad", expresa Macarena Capote (Jerez, 1975). "No me gusta gritar, imponer... tienes que poner normas, sí, pero con mucha dulzura. No me gustan los castigos. El 'siéntate a pensar' no lo comparto", continúa la impulsora de la primera casa nido en Jerez, Arrópame.

Esta joven técnico superior en Educación Infantil se percató de que había una necesidad por parte de los padres en que hubiese en la localidad jerezana un espacio de crianza respetuosa y de acompañamiento al menor. Y ella, que siempre lo ha sentido como una vocación, decidió ponerse manos a la obra para crear el primer centro de mamá de día en el municipio.

"He trabajado diez años como responsable de calidad en una empresa. Pero siempre me ha apasionado el mundo infantil", comenta Macarena a lavozdelsur.es. "Cuando me quedé embarazada de mi segundo pequeño me planteé dejar de trabajar y criarlos a ellos. Acompañarlos, sobre todo. Siempre he estado formándome en educación y sigo a las diferentes pedagogías... Y mi proyecto está ambientado a Montessori, como también con Emmi Pikler y Waldorf, todo en base a la crianza natural".

Pero, ¿en qué consiste la crianza natural y respetuosa? "Aquí no se trabaja por ficha, sino por actividades, y si el niño quiere estar tres horas jugando con barro, no se le interrumpe, si no que se le deja jugando. Es decir, no se le dirige, sino que se le acompaña, no hay horarios", explica. Se trata de darles libertad para ganen autonomía desde pequeños.

Varios pequeños jugando en el arenero del centro Arrópame. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

Cuando Macarena conoció la figura de mamá de día en Holanda a través de una amiga, hace ya años, decidió apostar por abrir una casa nido en su propia residencia, en cuanto su pequeña pasara a Primaria, con la intención de poder seguir acompañando a otros niños. Un centro de mamá de día se presenta como una alternativa a una guardería o a una escuela infantil. Pero, ¿en qué se diferencian?

"Lo diferente es el periodo de adaptación. Aquí tu traes a tu pequeño y tú lo acompañas hasta que el niño se habitúe al espacio. Cuando el niño esté integrado en el espacio y contento, puedes ir retirándote poco a poco. Así deja de ser un paso dramático para el pequeño. Otra diferencia es el ratio de educador por pequeño, aquí es una madre de día por cada cinco niños. Además del espacio, aquí todo está muy condicionado a su altura y con mucho mimo", responde la directora de Arrópame.

El centro de mamá de día de Macarena está pensado para un grupo de cinco niños de entre 1 y 4 años de edad que podrán disfrutar de un espacio techado y al aire libre, donde jugar en arena tratada, sembrar hortalizas en un huerto ecológico, dibujar en la pizarra, participar en juegos educativos, puzzles, juegos de construcción, un rincón de la lectura, disfrazarse, pintar, tomar la siesta... "O también tenemos el espejo Montessori, para que ellos mismos se vayan reconociendo, para que vayan siendo consecuentes y se vayan identificando".

Una pequeña granja de juguete en el patio de Arrópame. FOTO: CLAUDIA GONZÁLEZ ROMERO.

"Cada día se hacen dos actividades. Se preparan para el desayuno, se hace una actividad, después vuelven a descansar y hacen otra, en el exterior, dependiendo del calor. Y también dependiendo del ritmo que el niño necesite. Se manipulan mucho los materiales naturales, con cascaras de nueces, con hojas, con la fruta…", detalla Macarena. "Es súper triste que los niños no puedan moverse, no puedan levantarse de una mesa... Ellos necesitan moverse, manipular, estar activos…", añade.

Según la promotora del proyecto Arrópame, lo que buscan sobre todo es "el respeto al pequeño, que se sienta cómodo, arropado, y que la familia deje a su pequeño en unas manos seguras". Para esta educadora jerezana, lo importante es dejar a tu niño en las mejores manos, darle mucho amor y respetar el ritmo del menor. "Yo acompaño al menor en lo que necesite, no lo dirijo".

Macarena, que ha acompañado desde cerca la crianza de sus tres pequeños desde el amor, el respeto y el diálogo, destaca que a ellos les impacta que un padre reprenda a su hijo en público. "Lo que yo intento es dialogar, negociar..., hacerle ver que por aquí no, intentar hacerle razonar y no tratar al niño como si fuera tonto. Tampoco sobre protegerlo, dejarle mucha libertad, que ganen confianza y se sientan autónomos", termina. Desde el amor y el cariño a los niños, Macarena Capote emprende un proyecto educativo para los más pequeños de la casa, de la mano de una crianza respetuosa y de acompañamiento al menor, que espera iniciar el próximo 24 de septiembre.

El centro Arrópame de madre de día, dirigido por Macarena Capote, se encuentra en calle Castillo de Medina, 11, (Jerez). El horario es de 8:00 a 15:00 horas, pero hay diferentes tarifas dependiendo de las horas que esté el pequeño. 5 horas, son 300 euros al mes; 6 horas, 360 euros; y la jornada completa de 7 horas son 420 euros al mes. Además, el precio de la matrícula es de 100 euros. 

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído