360.000 euros de indemnización por perder un ojo tras una "abominable" agresión sufrida en acto de servicio

El Ayuntamiento de Puerto Serrano tendrá que indemnizar en concepto de responsabilidad patrimonial a Juan Cadenas, atacado hace cinco años por los 'Cachimba' en la jefatura del 092 de la localidad. Los agresores están en prisión, pero se declararon insolventes

Cadenas, en una entrevista con este medio. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Cadenas, en una entrevista con este medio. FOTO: JUAN CARLOS TORO

Aquella medianoche del 17 de enero de hace casi cinco años Juan Cadenas no solo perdió su ojo izquierdo, también su puesto de trabajo. Un lustro después, las secuelas psicológicas no han desaparecido —ni difícilmente se borrarán—, pero este policía local de Puerto Serrano, que tiene invalidez total —no ha logrado la absoluta— empieza al menos a encontrar algo de justicia en su calvario. El pasado viernes se hacía pública la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Jerez en la que se estima parcialmente su demanda contra el Ayuntamiento de la localidad gaditana, al que condena a indemnizar con 360.000 euros más los intereses legales.

El fallo judicial se produce después de que se interpusiera demanda a raíz de que en 2018, el entonces alcalde del municipio, Miguel Carrero (PSOE), dictara una resolución de Alcaldía en la que desestimaba la reclamación de responsabilidad patrimonial por parte de Cadenas, que sufrió una salvaje agresión en acto de servicio. Sus violentos agresores, los Cachimbas, fueron condenados en 2017 a un total de 32 años de cárcel por, entre otros delitos, homicidio en grado de tentativa en un asalto tan violento al puesto de la Policía Local del municipio que aquel trozo de cristal con el que le apuñalaron se quedó a “un centímetro” de acabar con la vida de Juan. El fallo judicial del Contencioso-Administrativo describe la agresión como "abominable".

Jefatura del 092 de Puerto Serrano, en días pasados. FOTO: MANU GARCÍA

Sin embargo, los autores de los hechos, en prisión, se declararon insolventes, por lo que nadie hasta ahora había pagado un céntimo por los daños ocasionados. Cadenas perdió su ojo izquierdo cuando fue atacado por Pedro Venegas en el interior de la jefatura de la localidad, después de arrestar a uno de los miembros del clan por conducción temeraria por las calles del pueblo. “Estoy vivo por un centímetro de la yugular. El ojo fue grave, pero a mí me cortaron el cielo de la boca y estuvieron a punto de cortarme la yugular. Encima de todo tengo que dar las gracias. Mi mujer me dice mucho que no me cabree porque tengo que dar gracias porque no habría visto ni a mi hijo Lucas nacer”, rememoraba hace unos meses en una entrevista en este periódico.

Una jefatura bajo pésimas medidas de seguridad

La batalla de Juan en estos años, que también intenta volver a trabajar en su puesto de funcionario aunque sea en una segunda actividad, era que al menos el Consistorio se hiciera cargo de la indemnización como responsable indirecto, fundamentalmente, por las pésimas medidas de seguridad que tenía la jefatura del 092 de Puerto Serrano, entre ellas una puerta acristalada cuya rotura propició que los agresores de hicieran con el arma que le vacío el ojo. El juez ahora solo ha estimado parcialmente la reclamación de Cadenas, que llegaba hasta el medio millón de euros en el escrito de su letrado, el gaditano Ramón Dávila. En la sentencia, a la que ha tenido acceso lavozdelsur.es, el magistrado señala: "Hemos de recalcar un hecho determinante, y no discutido: las lesiones del recurrente no se las produjo el Ayuntamiento de Puerto Serrano, sino los delincuentes condenados por ello".

"La causalidad eficiente de tales lesiones no puede serle imputada, como parece pretender el recurrente, al Ayuntamiento al que demanda, sino precisamente, a los condenandos penalmente por ello", insiste un fallo judicial que ahora los servicios jurídicos de Diputación de Cádiz, que asisten al Consistorio serrano, estudian si recurrir, como ha podido saber este medio. Sea como fuere, Cadenas siente el fallo como una batalla ganada en una guerra que no parece que vaya a acabar nunca. "Todo trabajador tiene derecho a trabajar seguro, sea policía, jornalero, albañil o enfermero. Todos, son todos. En esta vida hay cosas por encima del dinero, el poder o el lujo. El honor, la honradez y la sinceridad son valores que una sociedad no debe perder jamás. Una sociedad que permite una injusticia, es una sociedad más débil. Gracias de corazón a todos", escribía hace unos días en su muro de Facebook.

Su abogado, Ramón Dávila, también se felicitaba en esta red social: "Juan Cadenas, ha sido un largo camino de cinco años luchando por una causa justa. Esta sentencia es una recompensa al gran daño sufrido y enorme esfuerzo que hemos llevado a cabo conjuntamente. Tu plena confianza me ha permitido mantener la fortaleza necesaria en este recorrido. Enhorabuena". Cadenas cobra el 55% de su pensión al denegársele la incapacidad absoluta, algo que sigue peleando judicialmente junto a su abogado, y de la que sí goza, sin ir más lejos, su agresor. Otra paradoja macabra en esta historia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído