Violencia contra sanitarios: un médico y un enfermero tienen que ser escoltados para certificar un fallecimiento en La Asunción

CSIF denuncia la creciente agresividad, agravada por el colapso que vive la sanidad pública por la pandemia. En apenas tres días, dos incidentes graves en Jerez y El Puerto

Una ambulancia, en los alrededores del Hospital de Jerez. La violencia contra los sanitarios va en aumento.
Una ambulancia, en los alrededores del Hospital de Jerez. La violencia contra los sanitarios va en aumento. Autor: Manu García

En la madrugada del pasado miércoles al jueves, en el barrio de La Asunción de Jerez, un médico y un enfermero de una ambulancia del Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) tuvieron que acceder a un domicilio escoltados por la Policía para protegerse de las agresiones verbales y amenazas que les proferían familiares de una anciana fallecida, cuya muerte debían certificar en el interior de la vivienda. Fue el segundo dispositivo que tuvo que acudir a la alerta, pues el primero tuvo que retroceder y acudir a la Comisaría de la Policía Nacional sin poder atender la llamada debido a los ataques verbales recibidos. Este nuevo episodio de violencia contra sanitarios, apenas unos días después de que en un centro de salud de El Puerto se produjese un incidente contra un administrativo por un ataque de cólera de otro usuario, ha sido denunciado en la Comisaría jerezana, según ha informado a este medio la delegada de CSIF en el Distrito Sanitario de Jerez-Costa Noroeste-La Sierra, Pilar Rubio. 

"Al bajarse los compañeros de la ambulancia, recibieron insultos, con mucha agresividad, y no se atrevieron a entrar al domicilio, por lo que acudieron a Comisaría para ser escoltados por la Policía. Al percartarse de que incluso un coche de un familiar les había seguido, finalmente se decidió que fuera otro dispositivo a la vivienda, donde había fallecido una anciana", han relatado estas fuentes sindicales a lavozdelsur.es. "No nos deberíamos de acostumbrar ni a eso —comenta Rubio—, pero una cosa son voces y gritos por la tensión, y otra ya es que se estén produciendo situaciones cada vez más amenazantes y graves entre insultos a un personal sanitario que no tiene culpa de nada, que trabaja bajo mucha presión, con falta de recursos y que se está batiendo el cobre".

El sector de Sanidad de CSIF Cádiz ha querido denunciar la creciente agresividad que se está viviendo en la provincia por una parte de la ciudadanía contra profesionales de la sanidad pública y reclama comprensión a los usuarios y familiares. Para este sindicato es fundamental que la sociedad entienda que los profesionales trabajan a destajo, presionados por la Administración y en medio de una pandemia, con toda profesionalidad y en ningún caso merecen un trato vejatorio ni violento. Y por ello, el sindicato recuerda que para cualquier tipo de reclamación o queja, existen unos canales formales a los que pueden acudir como ciudadanos.

"La ciudadanía no puede descargar sobre los profesionales, no podemos pasar de los aplausos en la primera ola al machaque, a amenazas continuas", advierte la representante sindical a este medio. A lo que añade: "Ahora se está viendo lo poco que se ha invertido en todos estos años en la sanidad pública, que se salva por los buenos profesionales que hay en todos los ámbitos. Da vergüenza decir que estamos acostumbrados a que nos critiquen, pero es que se sube de tono con violencia que no es admisible". En el caso del suceso vivido en Jerez esta semana "ni siquiera puede decirse que los compañeros tardasen en llegar, pero la agresividad era tremenda".

La situación preocupa cada vez más, porque "no es nueva, sino que se agrava con la pandemia". Por ello, este nuevo llamamiento del sindicato ante estos nuevos episodios violentos en los que usuarios y familiares "pagan su frustración e indignación (por retrasos, rigidez en las normas y protocolos, etcétera) contra los profesionales que les atienden, cuando la mayor parte de la responsabilidad recae sobre la propia Administración sanitaria, gracias a su mala gestión de los recursos y a la falta de inversión en sanidad para aumentar el personal y los recursos materiales", dicen desde el sindicato a nivel provincial.

Justo un par de días antes del suceso vivido en Jerez, CSIF denunciaba un altercado en un centro de El Puerto de Santa María, en la Casa del Mar, donde un usuario montaba en cólera por no querer aceptar las instrucciones de uso de mascarillas. Los trabajadores del centro de salud portuense llamaron a la Policía, interpusieron la demanda correspondiente y se activó el protocolo contra agresiones establecido por el Servicio Andaluz de Salud.

Ante estas desagradables situaciones, desde la central sindical "reclamamos al SAS más medidas de seguridad, personal de vigilancia, y que se evite que el personal de administración y gestión dejen de hacer labores de triaje, de admisión y de control de accesos, porque no es su cometido. Pero al mismo tiempo, este sindicato considera imprescindible pedir a la ciudadanía respeto, comprensión y tranquilidad a un colectivo que se está dejando la piel, y la vida en demasiados casos, durante esta pandemia para paliar los efectos de la pandemia. Más allá de los aplausos simbólicos de esta primavera, los profesionales de la sanidad pública necesitan el reconocimiento por parte de la Administración (en vez de recortes de derechos laborales) y el respeto por parte de la población". “No sabemos cuántas agresiones más han de producirse para que la Dirección del Distrito Bahía de Cádiz-La Janda tome las medidas oportunas para garantizar la seguridad e integridad de trabajadores y usuarios”, apuntan desde el sindicato.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído