Hito sanitario en Andalucía: operan con éxito un riñón por la espalda y con "mínima invasión"

Esta técnica aúna la innovación en el abordaje quirúrgico mínimamente invasivo junto a una nueva alternativa en pacientes que no pueden ser intervenidos vía abdominal

Profesionales del servicio de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla operando un riñón.
Profesionales del servicio de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla operando un riñón.

Profesionales del servicio de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla han materializado un gran avance en cirugía renal mínimamente invasiva a través de la aplicación de una nueva técnica laparoscópica: la retroperitoneoscopia. Su carácter innovador y su gran complejidad han condicionado la todavía escasa aplicación de la misma, convirtiéndose este centro hospitalario en uno de los pioneros en aplicarla.

Su dificultad radica principalmente en un abordaje quirúrgico diferente al convencional que precisa de profesionales altamente cualificados: sustituye el acceso a través de la cavidad abdominal por la posterior del abdomen o lumbar mediante el espacio del retroperitoneo que da nombre a esta técnica, detalla el centro hospitalario en un comunicado.

Los urólogos Francisco Rivera y María Cañadas han sido los encargados de llevar a cabo esta cirugía, abordando con éxito un caso clínico complicado. Se trata de un paciente con un único riñón, órgano al que tenía que someter a una cirugía por la afectación de un tumor. Debido al cúmulo de múltiples intervenciones intraabdominales por otras patologías diferentes, era inviable en este paciente una nueva cirugía laparoscópica vía abdominal.

Frente a la agresividad de la cirugía convencional o abierta como única opción, la retroperitoneoscopia se convirtió en una nueva alternativa quirúrgica dentro del ámbito de la cirugía mínimamente
invasiva. Variante de la laparoscopia, constituye un método seguro y eficaz con grandes ventajas. Según ha explicado Rivera, "los resultados han sido muy satisfactorios: la cirugía de nefrectomía parcial se desarrolló con un tiempo quirúrgico de 100 minutos, con un escaso sangrado intraoperatorio y la estancia hospitalaria fue de
tan sólo tres días, siendo la evolución postoperatoria del paciente favorable".

De este modo, el avance que aporta esta técnica aúna la innovación en el abordaje quirúrgico, su carácter mínimamente invasivo junto a una nueva alternativa a la cirugía abierta en pacientes que no pueden ser intervenidos vía abdominal. Así, el abordaje quirúrgico retroperitoneal o lumboscópico es una vía alternativa a la cirugía laparoscópica urológica clásica donde se accede a los órganos por vía abdominal.

"Accediendo a través del retroperitoneo, permite crear un espacio por elcual se puede tratar la patología renal, suprarrenal y ureteral. Luego su potencial aplicación es muy amplia en la especialidad urológica. La ventaja más apreamiante de esta técnica consiste en el hecho de evitar el acceso por vía abdominal, comprometido en algunos pacientes como el caso clínico tratado", añade el comunicado.

En consecuencia, constituye una alternativa terapéutica y su avance, según ha destacado Rivera, "hace posible ampliar el campo de las
posibilidades de la cirugía mínimamente invasiva, siendo el citado hospital pionero en desarrollar esta técnica en adultos en Andalucía". Otra destacada ventaja de esta nueva modalidad quirúrgica es que su acceso facilita la localización de tumores renales ubicados en la parte posterior renal, disminuyendo considerablemente la morbimortalidad.

Además, la evidencia científica la considera como un método seguro, ya que evita dañar órganos en la cavidad abdominal, tales como el intestino, hígado o bazo, minimizando estos riesgos. Al mismo tiempo, esta nueva técnica "facilita la recuperación temprana del paciente y contribuye a disminuir las complicaciones derivadas del dolor
postoperatorio que conlleva la cirugía clásica", según ha subrayado Rivera.

"Salvo el inconveniente de su dificultad técnica, las ventajas con respecto al acceso convencional laparoscópico son muchos. Se evitan complicaciones secundarias al acceso abdominal, la recuperación es más rápida y se reduce el dolor postquirúrgico en el proceso de recuperación".

Especialización laparoscópica

El abordaje quirúrgico por vía laparoscópica supone un reto técnico importante, dado que a través de una elevada capacitación profesional se logra sustituir a la cirugía convencional por las ventajas aportadas por técnicas menos agresivas.

Durante la última década, el servicio de Urología dirigido por Carlos Reina en este hospital ha ido incorporando técnicas novedosas mediante una alta cualificación profesional que ha optimizado calidad y eficiencia asistenciales: disminución del porcentaje de complicaciones, reducción de la estancia hospitalaria, recuperación más rápida y alta satisfacción de los pacientes.

El hospital de Valme cuenta en su cartera de servicios con un ambicioso programa de cirugía laparoscópica y una amplia especialización para su aplicación en el abordaje de la diversa patología oncológica urológica: cáncer de vejiga, próstata, riñón y vías urinarias. En 2013, este centro fue pionero en Andalucía en aplicarla para la extracción de la vejiga de forma mínimamente invasiva a través de un procedimiento quirúrgico complejo: cistectomía radical laparoscópica.

Actualmente, su equipo de profesionales especializados en cirugía laparoscópica ha alcanzado otro reto más instaurando una nueva modalidad laparoscópica con alto grado de complejidad. De este modo, se convierte en uno de los centros hospitalarios andaluces con el abanico más completo para el abordaje mínimamente invasivo de esta especialidad médica que favorece la mejora continua de resultados en salud.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído