Los farmacéuticos acusan a la Junta de engañarles: "Van a mantener la subasta de medicamentos, prometieron que no"

El PSOE aplaude la decisión "tras llevarnos al Constitucional" y el Gobierno andaluz asegura que el sistema será de prescripción de principio activo pero "no una subasta"

Moreno Bonilla, presidente andaluz, en un laboratorio de pruebas de covid. FOTO: Junta
Moreno Bonilla, presidente andaluz, en un laboratorio de pruebas de covid. FOTO: Junta

El Colegio de Farmacéuticos ha cargado contra la Junta de Andalucía por mantener el sistema de subasta de meciamentes. El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales (Cacof), señala que estas subastas se consolidan y revisan "con la intención de realizar nuevas convocatorias, incumpliendo así de forma clara su compromiso electoral y propinando un nuevo aldabonazo moral a la farmacia en un contexto crítico, en el que todos los profesionales farmacéuticos están mostrando un máximo compromiso para hacer frente a las necesidades sanitarias provocadas por la pandemia".

Desde el Cacof "trasladaremos al Gobierno andaluz nuestro más profundo desacuerdo con la pervivencia del modelo de subastas y le solicitaremos su completa reversión, tal y como anunció que haría en reiteradas ocasiones, antes y después de las elecciones, incluso en medios oficiales de la propia Junta Andalucía".

Para el colectivo, "el modelo de subastas no necesita rectificaciones puntuales, sino su anulación: solo así se garantizarán los derechos de los pacientes, la equidad territorial y la autonomía del ejercicio profesional farmacéutico". En ese sentido, señalan "la sostenibilidad del sistema sanitario requiere de medidas estructurales complejas, que pasan, entre otros factores, por un mayor aprovechamiento de la farmacia y de los farmacéuticos dentro del sistema sanitario, tal y como hemos propuesto en numerosas ocasiones a los responsables de la administración sanitaria y tal y como ha quedado demostrado en los meses más críticos de la pandemia".

El Partido Socialista, por su parte, ha celebrado que la Junta de Andalucía continúe con la base del sistema puesto en marcha por anteriores ejecutivos. "El PP y Ciudadanos ya reconocen la bondad de la subastas de medicamentos" tras haber "engañado a los andaluces desde 2012" con la crítica a este sistema, en palabras de Susana Díaz.

"Con lo que hemos tenido que escuchar en los últimos años, que la iban a derogar, nos llevaron al Tribunal Constitucional, recordarán bien que nos dio la razón en 2016. Dijeron que había desabastecimiento en las farmacias, que las medicinas en Andalucía eran de peor calidad, que si venían de China, La India, etcétera", ha señalado Díaz. Frente a ello, según ha añadido, "hoy conocemos a través de los medios de comunicación que reconocen la bondad y que, evidentemente era una buena medida". Se trata de "una más de muchos engaños" que a lo largo de estos dos años de legislatura se están viendo en temas que afectan a la vida y a la salud de la ciudadanía.

La Junta dice que viene "un nuevo modelo"

El Gobierno andaluz ha asegurado este martes que el modelo de la subasta de medicamentos que impulsaron los anteriores gobiernos socialistas se va a "desmontar" y se va a poner en marcha un "nuevo modelo de accesibilidad" a los fármacos cuya "prescripción es por principio activo" y que no tiene nada que ver con una "subasta". Eso sí, como poco, puede decirse que se le parece mucho, porque será prescripción de principio activo.

Elías Bendodo, portavoz, asegura que la Junta cumple "con sus compromisos" y se ha "desmontado el modelo de subasta de medicamentos ya que no se ha prorrogado ninguna de ellas y se extingue el modelo actual tras la última subasta el próximo 22 de diciembre". "El nuevo modelo no es una subasta. Tal y como quedamos con los interlocutores sociosanitarios, se va a poner un marcha un nuevo modelo de accesibilidad a los medicamentos cuya prescripción es por principio activo", según ha indicado Bendodo.

Ha expuesto que los beneficios de este nuevo modelos son que no crea desabastecimientos como el anterior modelo (ya que no se limita el número de laboratorios que concurren); mejora la adherencia al tratamiento del paciente (el paciente tendrá libre elección para su tratamiento dentro de los laboratorios seleccionados); ofrece libertad al farmacéutico para la dispensación, siempre por el bien del paciente, y aumenta la concurrencia de los laboratorios fomentando la industria farmacéutica en Andalucía.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído