captura_de_pantalla_2017-12-20_a_las_17.13.59
captura_de_pantalla_2017-12-20_a_las_17.13.59

Si Blas Infante fue el padre ideológico del andalucismo histórico, Alejandro Rojas Marcos (Sevilla, 1940) fue quien consiguió lo que Infante no logró: llevar el andalucismo a todas las instituciones y la conquista de la autonomía plena para Andalucía. Hijo de la alta burguesía sevillana, en los años 60 empezó a hacer andalucismo cuando en Andalucía no se sabía quién era Blas Infante ni cuál era la bandera andaluza. Bajo las siglas del Partido Socialista de Andalucía (PSA), Rojas Marcos consiguió cinco escaños en el Congreso de los Diputados en las elecciones de 1979, logrando grupo parlamentario propio que fueron imprescindibles para el desbloqueo de la autonomía andaluza. El desbloqueo, a cambio de votar a favor de una moción de confianza a la que se sometió el Gobierno de UCD de Adolfo Suárez, y que el PSOE de Felipe González votó en contra, le valió al PSA la rivalidad eterna con los socialistas.

Rojas Marcos luego fue alcalde de Sevilla, entre 1991 y 1995, durante los años más esplendorosos de la capital andaluza que inauguró el AVE y se proyectó al mundo a través de la Expo 92. De casi rozar el cielo en los primeros años de la Transición, los andalucistas pasaron a obtener un 1% de votos. En 2015, el Partido Andalucista (PA) se disolvió después de tres convocatorias consecutivas sin conseguir representación parlamentaria en el Hospital de las Cinco Llagas.

El veterano político nos recibe en un céntrico edifico típico sevillano en el que estuvo la primera sede de los andalucistas, ahora convertido en hotel con el que se financia una fundación que el padre del andalucismo moderno puso en marcha tras su retirada de la política y que desarrolla proyectos de solidaridad internacional en diferentes países del mundo. A sus 77 años, fuera ya de los focos de los medios de comunicación, muestra un estado de salud mental y físico envidiable y la misma pasión hablando de política como cuando se enfrentaba a Felipe González en estrado del Congreso de los Diputados.

¿Ha sido sincera la voluntad del PSOE andaluz de conmemorar el 40 aniversario de las multitudinarias manifestaciones del 4 de diciembre de 1977?

En Andalucía desde hace 40 años gobierna un partido que ha hecho cosas buenas y cosas malas, pero haber gobernado sin alternativa posible es una situación anómala no deseable. Por muy buenos que sean los artistas que están en el poder en este momento, no es sano que no haya alternativa. Eso consigue que se note el tic del PSOE en todo tipo de celebraciones. Ellos marcan el paso, tienen el poder. Entonces los ciudadanos, como les han entregado el poder ,pues le siguen el paso y la propia sociedad, al ver que son los ganadores, le siguen también el paso. En política no hay nada que sea inocente.

¿Entonces hay un interés de apropiación del 4D por parte del PSOE?

Claro. Ellos creen que apropiándose de algo, de lo que nunca se habían preocupado, es positivo. El 4 de diciembre no fue lo que nos han dicho ahora. Parece que el promotor fue el Partido Socialista y eso no fue así.

¿Y qué no nos han contado?

El 4D empieza en el Club Averroes de Sevilla que presidía un andalucista histórico, Rafael Sanmartín. En verano de 1977 se hacen convocatorias para que fueran todos los partidos, porque había un riesgo de discriminación seria para Andalucía en el diseño constitucional. El PSOE no asiste nunca a esas reuniones, sólo asistimos los andalucistas y los comunistas.

"Andalucía sólo se puede defender desde la izquierda"

¿Podemos decir que en ese momento existe una lucha por la hegemonía política entre el PSOE y el PSA?

No me atrevo a decir hegemonía porque nosotros habíamos conseguido nada más que un escaño en 1977 y el PSOE tuvo un éxito importante. Lo que ocurre ya se vislumbraba en la clandestinidad, donde estaba el PSOE, los comunistas y los andalucistas. El PSOE y el PCE no concebían más autonomía que la de Cataluña y País Vasco.

Habla de ausencia de alternativa en Andalucía. A qué se debe: ¿a aciertos del PSOE o a errores de la oposición?

Yo creo fundamentalmente que el PSOE ha sido muy inteligente a la hora de identificarse con el consumidor. Los andalucistas queríamos transformar al ciudadano, enseñarle que su tierra era una nación, que era una nacionalidad tan importante como otra. Es decir, nosotros buscábamos descubrirle al andaluz un mundo nuevo mientras que el PSOE renunció a descubrir un mundo nuevo y se limitó a interpretar lo que el ciudadano quería. Hay dos técnicas fundamentales del marketing: una , vamos a estudiar cuáles son las preferencias del consumidor y vamos a hacer el producto que el consumidor consume; otra, vamos a crear algo bueno, de mucha mayor calidad, y vamos a acostumbrar al consumidor a consumir este producto. Nosotros éramos la segunda opción y el PSOE, la primera. Nosotros fracasamos, porque estábamos ofreciendo un producto al pueblo andaluz que estaba muy lejos del perfil del pueblo andaluz y el PSOE, sin embargo, fue muy inteligente. Cuando tenía que tocarle el sentimiento de lo andaluz se lo tocaba; pero cuando tenía que decir ‘Viva España’ o ‘Viva Madrid’, lo decía.

¿Y no hay en ese planteamiento un error del Partido Andalucista?

El mismo error que otros, no más.¿Y no fue posible ofrecer una oferta menos maximalista?

Era imposible ofrecer una oferta de mínimos. Cuando en la clandestinidad somos el primer partido que presenta un estatuto de autonomía, el pueblo andaluz estaba a millones de kilómetros de una idea como esa. Entonces lo nuestro no cuajaba. Nosotros hicimos el trabajo previo y luego llega el PSOE y se monta al carro. El PSOE nunca ha pagado en Andalucía el precio de haber discriminado a Andalucía en la Constitución de 1978, un año después de las manifestaciones del 4 de diciembre. Es más, el 28 de febrero de 1980, que fue un gran fiasco porque no se cumple la ley de referéndum tramposa que apoyó la UCD y el PSOE por la cual se somete a Andalucía.  ¿El PSOE ha pagado precio por eso? ¿Alguien le ha preguntado a Alfonso Guerra, a Rafael Escudero, a Manuel Clavero o a Felipe González lo que votaron ese día? Nunca. Y aquel voto del PSOE fue lo que hizo fracasar el 28 de febrero, que después los andalucistas desbloqueamos votando a favor de una moción de confianza contra Adolfo Suárez a cambio de tener una autonomía de primera.

¿Qué ocurrió tras el apoyo andalucista a Adolfo Suárez a cambio de desbloquear el referéndum del 28F para poder acceder a la autonomía plena?

Fue una reacción tremenda. Colgaron carteles por todos los pueblos y ciudades de Andalucía llamando traidores a los andalucistas. Felipe González dijo en una ocasión: ‘Los andalucistas o nosotros’.  Se llegaron a inventar que los andalucistas habíamos renunciado al artículo 151 de la Constitución y que nos apoyamos en el 144 para la entrada de Andalucía en la autonomía. Si te fijas en mi intervención en el Congreso, todo el rato estoy diciendo ‘151, 151, 151’. Sin embargo, no tuvieron empacho en convertir una mentira en una verdad. El PSOE no movió un dedo para desbloquear el 28F y tenía todo el poder, gobernaba Andalucía y era el principal partido de la oposición.

"El PSOE no ha pagado el precio de discriminar a Andalucía en la Constitución de 1978"

¿Por qué se apunta entonces el PSOE al carro de la autonomía?

Lo utiliza para ganar la Moncloa. Felipe González creía que iba a salir no a la autonomía, por eso votó la Ley del Referéndum imposible con UCD que obligaba a ganar por la mayoría absoluta del censo, no de los votantes como es normal en todos los procesos democráticos. Su posición cambia cuando se da cuenta que va a ganar el sí y ve que apoyar la autonomía lo puede llevar a la Moncloa, del mismo que UCD y Adolfo Suárez votan NO porque piensan que eso los pueden mantener en la Moncloa.

¿Es posible una alternativa política en Andalucía en las próximas elecciones?

Yo estoy muy separado del seguimiento de la política andaluza en la actualidad, pero yo como andalucista que soy, y me moriré siéndolo, lo que veo es que ha habido un revulsivo en España con los nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos. PSOE y PP han pagado el haber disfrutado del poder con tanta tranquilidad durante mucho tiempo. En Andalucía a nadie se le ha ocurrido sacar un partido andaluz. Si el PA cometió muchos errores, lo normal es que hubiera salido un partido andalucista nuevo como han surgido Podemos y Ciudadanos. Entonces, eso me hace pensar que alternativa andalucista, con posibilidades de poder, no hay.

¿Y habrá alternativa al PSOE?

No lo veo fácil. Lo probable es que el PSOE vuelva a ganar. Insisto, el PSOE estudia perfectamente el perfil del votante andaluz, de lo que quiere, y se lo da. A lo mejor lo que quiere no es lo mejor para los ciudadanos, porque no lo capta o no lo sabe, pero existe una identificación entre el PSOE y lo que quiere el pueblo andaluz. Y la derecha en Andalucía podrá tener éxitos locales, pero no veo que tenga éxito a nivel andaluz.

¿Ha servido la autonomía para los objetivos que se marcaron?

El objetivo que ser marcó el PSOE era que la autonomía andaluza le ayudara a estar en la Moncloa, eso lo ha cubierto con matrícula de honor. No creo yo que el PSOE, cuando apoyó la autonomía, lo hiciera pensando que iba a ser beneficioso para Andalucía.

Autonómicas de 2019: "Lo probable es que el PSOE vuelva a ganar. Estudia perfectamente el perfil del votante andaluz, de lo que quiere, y se lo da"

¿Y se han cumplido los objetivos que os marcasteis los andalucistas?

Nosotros hemos sido poco protagonistas. Gobernamos con el PSOE dos legislaturas. La primera creo que lo hicimos bien, pero la segunda nos arrolló la rueda de la inercia y del poder; no lo hicimos bien, sinceramente.

¿Puede haber andalucismo sin partido andalucista?

Complicado, porque el andalucismo parte de la base de que el sujeto es el pueblo andaluz y no el pueblo español, entonces un partido que nace pensando en España difícilmente puede pensar más en Andalucía que en Cataluña. Sin embargo, un partido andaluz tiene como objeto el pueblo andaluz. Hoy por hoy, yo no veo que el pueblo andaluz eche en falta un partido andalucista.

¿Le parece sincero el andalucismo del que presume Podemos Andalucía?

Yo creo que el papel de un partido estatal no es hacer proclamas andalucistas, su papel es hacer proclamas de los intereses de Andalucía en el todo de España. Pero eso no tiene fondo, porque Podemos Andalucía actuará como Podemos central decida. Si no, no sería Podemos. Yo no lo critico, no pienso que deban hacer otra cosa, si Podemos nace para ser una opción del Estado, ¿cómo le vamos a pedir que le dé prioridad a Andalucía? No tiene sentido.

¿El gran pecado del andalucismo fue dejar caer la ‘S’ de las siglas del Partido Socialista de Andalucía?

En absoluto. Eso fue un argumento del PSOE, como diciendo: “Ya no son socialistas”. ¿Tenía sentido que nos llamáramos socialistas? No. Tenía sentido que fuéramos socialistas, que lo éramos, pero no que nos llamáramos socialistas como imagen de marca cuando había un partido socialista poderoso. Yo he visto llegar a las mesas de votaciones a gente decir: “Yo voto socialista”. ¿Socialista de cuál?

"Si Andalucía estuviera muy bien, se entendería que los andaluces votaran por su bienestar, pero están votando a los mismos que los mantienen en la situación de dependencia que tienen"

¿Es inviable que en Andalucía pueda triunfar una opción andalucista de derechas al estilo de CiU en Cataluña o del PNV en el País Vasco?

Absolutamente. La derecha en Andalucía nunca ha estado por defender los intereses de los andaluces. ¿Por qué? Porque no le ha hecho falta. ¿En Andalucía el sufrimiento dónde está? Está en el paro, en la desigualdad, en la emigración y antes estaba también en el analfabetismo. Todo eso no se puede defender desde la derecha, sino desde la izquierda. Cataluña tiene una potencia de identidad histórica muy grande, en Andalucía no tenemos la conciencia de pueblo catalan ni de lejos. Yo quisiera para mi pueblo la conciencia que existe en Cataluña. Estaré de acuerdo o no con diferentes opciones catalanas, pero a mí me encantaría ver vibrar a Andalucía como lo hace Cataluña.

¿Qué ha pasado para que en 40 años la distancia relativa con otras regiones de Europa siga siendo la misma?

Y a peor. Andalucía está a la cola de Europa en muchos factores. Lo que ha pasado es que Andalucía ha entregado su voto, no por el cambio. Si Andalucía estuviera muy bien, se entendería que los andaluces votaran por su bienestar, pero están votando a los mismos que los mantienen en la situación de dependencia que tienen. Eso lo explico yo en un libro que escribí, ‘El letargo andaluz’.

¿Entonces qué ha hecho bien el PSOE para que la gente le siga votando?

Ha hecho bien lo más importante: identificarse con los andaluces y gobernar Andalucía durante 40 años. Cualquier partido nace para gobernar. Ellos han cumplido su objetivo y Andalucía les ha servido para gobernar en España.

¿Le parece acertado el papel que está jugando Andalucía en el conflicto entre España y Cataluña?

Andalucía no tiene papel que jugar en la confrontación Estado con otro pueblo. Andalucía, como pueblo, como gobierno andaluz, no tiene nada que decir. Ahora bien, los políticos andaluces podrían tener una visión de la cuestión catalana, yo no le llamo problema. La visión de los políticos andaluces es españolista radical. El PSOE te dice: “Nos van a dejar discriminados”. Eso te lo dice el mismo partido que discriminó a Andalucía en la Constitución. ¿Qué legitimidad tiene el PSOE para hablar del peligro de discriminación de Andalucía en los pasos futuros de la Constitución cuando ellos fueron los que participaron en la discriminación de Andalucía en la Constitución de 1978? Es una utilización del tema catalán. La actitud más seria debería ser un análisis serio y proponer soluciones.

¿Por ejemplo, la vía andaluza de la negociación política que desbloqueó el entuerto del 28F sería una de las soluciones posibles?

¿Qué vía andaluza?

La del diálogo y la negociación que usted usó con UCD para desbloquear la autonomía tras el referéndum del 28 de febrero de 1980.

Lo que pasa es que hay que reconocer que la parte independentista, prácticamente, ha dado un golpe de Estado administrativo, sin tanques. Los independentistas no pueden pensar que ningún Estado moderno no va a utilizar todas las armas, habidas y por haber, para evitar que ellos tengan la independencia. Eso es lógico. De todos modos, cuando un pueblo se pone en marcha no hay quien lo pare. Los partidos constitucionalistas no pueden seguir sacralizando la ley. Hay leyes justas, leyes injustas. Los semáforos están para respetarlos, pero si un día ponen un semáforo donde no lo tienen que poner, pues habrá que saltárselo, ¿no? Ahora bien, que los independentistas piensen que el Estado no se iba a defender con todas sus armas, yo creo que han sido unos ingenuos. Eso sí, ¿el Estado qué cree que da igual el número de independentistas que haya?. Como un pueblo quiera la independencia, eso no hay quien lo pare. Tardará más o tardaré menos, pero llega.

"No hay que luchar contra la independencia, sino conquistar a los catalanes para que no sean independentistas"

¿Qué cree que pasará tras las elecciones catalanas de este jueves?

Puede pasar que los resultados sean similares y que nadie se mueva y haya que ir a nuevas elecciones; que ganen los independentistas y se plantee una nueva situación del 155; que ganen los constitucionalistas y se encuentren con una calle en su contra.

¿Vislumbra alguna solución alternativa a un referéndum de autodeterminación en Cataluña?

Tiene que haber una razón muy poderosa y muy indiscutible para que un estado acepte que su ámbito territorial se rompa dependiendo de la voluntad de los ciudadanos. El ejemplo de Canadá y Escocia son muy peculiares. Yo no veo que Francia o Alemania aceptaran un referéndum de autodeterminación. El Estado siempre se defenderá con uñas y dientes, ya que tiene que haber razones muy poderosas como en Escocia, que fue un reino separado que se unió a Reino Unido. Es diferente el caso de Escocia con el de Cataluña. El objetivo no tiene que ser impedir la independencia de Cataluña, sino en conquistar a los catalanes para que no quieran la independencia.

¿Qué vota desde que no existe el Partido Andalucista?

Mis nietos me han dibujado una bandera de Andalucía y yo pongo una bandera de Andalucía en el sobre, como echando en falta que haya un partido andaluz.

¿Un poco triste, no?

Es lo que el pueblo andaluz quiere.

¿Quién abandonó a quién: el PA a los andaluces o los andaluces al PA?

El PA en modo alguno, pudo equivocarse, cometer errores, pero esa no es la causa. Si la gente fuera andalucista y dijera ‘este PA no me gusta’, hubiera aparecido otro partido andalucista como han aparecido Ciudadanos o Podemos, pero no ha ocurrido.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído