VOX, el partido ultraderechista que quiere acabar con las autonomías cobrará 600.000 euros por sus 12 diputados andaluces

El partido tiene un programa de '100 medidas para la España viva' que incluye, entre otras promesas, la derogación de la Ley de Memoria Histórica o la eliminación de subvenciones a partidos

Simpatizantes de VOX, tras conocer los resultados electorales en Andalucía. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Simpatizantes de VOX, tras conocer los resultados electorales en Andalucía. FOTO: JUAN CARLOS TORO

El partido de ultraderecha VOX entra con fuerza en el Parlamento andaluz. Nada menos que con doce diputados, surgidos de los más de 378.000 votos obtenidos en una región donde la tasa de paro es inaguantable y la inmigración, por ser puerta de entrada a Europa, empieza a ser mal vista por demasiados sectores en los que ha calado el mensaje de la "invasión", promulgado por fuerzas políticas como la que preside Santiago Abascal a nivel nacional.

En su programa de 100 medidas para la España viva promete, en este sentido, llevar a cabo la “deportación de los inmigrantes ilegales a sus países de origen” y también “acabar con el efecto llamada”, ya que entiende que “cualquier inmigrante que haya entrado ilegalmente en España estará incapacitado, de por vida, a legalizar su situación y por lo tanto a recibir cualquier tipo de ayuda de la administración”. El cuñadismo de bar llevado a un programa electoral, elaborado de forma transversal para todo el país.

Con sus políticas antiinmigración como punta de lanza, VOX ha conseguido ser primera fuerza en El Ejido (Almería), donde el 30% de los censados son extranjeros. Otra de las propuestas “estrella” de esta formación consiste en “fortalecer” las fronteras, levantando un muro “infranqueable” en Ceuta y Melilla, apostando por “dar a policías y Fuerzas Armadas todos los recursos materiales y humanos para que puedan cuidar nuestras fronteras con total eficacia, junto con el amparo legal correspondiente”. Al más puro estilo Donald Trump.

VOX quiere, además, cerrar mezquitas “fundamentalistas” y expulsar a imanes que “propaguen el integrismo, el menosprecio a la mujer o la yihad”, y apuesta por participar en “misiones militares de combate contra la amenaza yihadista 
de acuerdo a nuestros intereses y capacidades”. También quiere “recuperar” Gibraltar y derogar leyes como la Ley de Memoria Histórica, porque cree que “ningún parlamento está legitimado para definir nuestro pasado, y menos excluyendo a los españoles que difieren de sus definiciones”, en una comunidad en la que hay, al menos, 60.000 represaliados por el franquismo, según datos de la propia Junta de Andalucía, una cifra que roza los 100.000, según la base de datos de la web Todos (…) los nombres.

Este decálogo de medidas ultraderechistas extraídas del programa de VOX incluye la eliminación de las autonomías. "Un solo gobierno y un solo parlamento para toda España", señala, así como la devolución al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia, "limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica". Además, también dice que quiere eliminar las subvenciones públicas que reciben “los partidos políticos, las fundaciones, sindicatos, patronales y organizaciones de proselitismo ideológico”.

Para esta formación, “partidos y sindicatos deben ser sostenidos con las aportaciones de sus aliados y simpatizantes”. Ahora que ha logrado entrar en una institución, el Parlamento andaluz, que contempla importantes aportaciones para los partidos que lo integran, aun no ha aclarado si renunciará a estas partidas. ¿Cuánto cobraría? Pues si no se modifica la Orden del 2 de enero de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, ésta establece que los partidos reciben 23.034 euros por escaño conseguido, además de 0,8 euros por cada voto en concepto de subvenciones por gastos electorales, lo que en el caso de VOX puede suponer casi 600.000 euros de una tacada. Entre las medidas del programa se incluye la reducción del gasto político, eliminando cargos y organismos "duplicados, ideológicos o por cualquier otra razón prescindibles", apostando también por la fusión de ayuntamientos.

Las operaciones de cambio de género o los abortos también son suprimibles, según el partido de ultraderecha, que las considera “ajenas a la salud”. Y además quiere derogar la Ley de violencia de género, porque “discrimina” a un sexo sobre otro, en su opinión, cuando es una lacra que se ha cobrado más víctimas que ETA, ya que desde 2003 —cuando empezaron las estadísticas oficiales— se contabilizan casi 1.000 mujeres asesinadas, por las 864 víctimas de la banda. VOX quiere sustituir esta normativa por “una ley de violencia intrafamiliar que proteja por igual a ancianos, hombres, mujeres y niños”. Además, también apuesta por suprimir “organismos feministas radicales subvencionados”.

El partido ultraderechista también apuesta por suprimir las cuotas "por sexo o por cualquier otra causa" en las listas electorales, por perseguir a "las mafias de comercio callejero", por impulsar una ley de protección de la tauromaquia o de la caza, la promulgación de leyes "antiokupación" que permitan el uso de "la fuerza proporcional" para defender un hogar ampliando el concepto de legítima defensa—no especifica si incluye armas o no— y una amplia reforma del poder judicial que incluye la supresión del Tribunal Constitucional.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído