El SAS logra frenar la dimisión en bloque de su cúpula directiva en Córdoba y en el distrito Guadalquivir

El gerente del Servicio Andaluz de Salud ha tenido que desplazarse a Córdoba para reconducir una situación, al parecer, provocada por los despidos de sanitarios a manos del Gobierno de PP y Cs

Moreno Bonilla, en una imagen de archivo en un hospital andaluz, conversa con un profesional del SAS.
Moreno Bonilla, en una imagen de archivo en un hospital andaluz, conversa con un profesional del SAS.

El gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en Andalucía, Miguel Ángel Guzmán, se ha desplazado a Córdoba para hacerse cargo de la situación, que estaba totalmente descontrolada. El pasado viernes dimitió en bloque la cúpula gestora del SAS en Córdoba y en el distrito Guadalquivir. Apenas tres días después, el SAS ha logrado frenar la decisión, que deja en total evidencia la gestión política de la sanidad pública andaluza por parte del Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla.

Según ha publicado Cordópolis, se desconocen con exactitud las razones que pesaron para esta dimisión masiva, que incluí a gerente (Francisco Javier Fonseca), directores médico y de enfermería, pero lo que es seguro es que coincide en el tiempo con la no renovación de contratos de unos 8.000 sanitarios en Andalucía contratados para reforzar el sistema a causa de la pandemia.

Este equipo directivo, como recuerda el citado periódico digital, es el que ha estado al frente de los servicios sanitarios cordobeses y de todos los municipios del distrito Guadalquivir (desde el municipio sevillano de Peñaflor hasta Villa del Río) desde el principio de la pandemia.

Sin embargo, ABC publicaba este pasado martes que los cuatro directivos clave del Servicio Andaluz de Salud en los distritos sanitarios Córdoba (la capital) y Guadalquivir (toda la Vega, desde Villa del Río hasta Palma del Río) se mantendrán en sus cargos, según han asegurado al medio fuentes sindicales.

La salida de estos directivos estaba prevista para el próximo 14 de noviembre, pero la llegada de Guzmán a Córdoba ha reconducido una situación muy tensa, generada por el despido de 8.000 profesionales sanitarios y también por las deudas que el SAS mantiene con el personal sanitario en materia de complemento de producitividad, lo que los sindicatos llaman "robo de guante blanco". Un "robo" que se vio reflejado en un recorte de hasta el 40% en la última nómina de muchos sanitarios andaluces.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído