Resaca electoral en la izquierda andaluza: "El miedo a la extrema derecha ya no moviliza"

Las formaciones progresistas andaluzas hacen balance del resultado de las elecciones de Castilla y León donde retrocede la izquierda y Vox se confirma como fuerza de gobierno

Acto público de Vox en Lepe, en una foto difundida por el partido, con Olona a la cabeza.
Acto público de Vox en Lepe, en una foto difundida por el partido, con Olona a la cabeza.

Hace algo más de tres años, Susana Díaz decidió romper relaciones con Ciudadanos y adelantar las elecciones andaluzas varios meses. El adelanto también supuso separar la fecha del resto de España. Aunque Andalucía tiene autonomía, los comicios debían celebrarse en marzo, dos meses antes que las autonómicas de la mayoría de comunidades. Esto hubiera obligado a un debate mucho más integrado. Andalucía se hizo con el foco mediático y el foco mediático vio un terremoto.

Tres años después, el Partido Socialista se enfrenta a una campaña electoral desde la oposición por primera vez en la historia de la democracia. Unidas Podemos, por su parte, se enfrenta por primera vez estando dentro del Gobierno de España. Adelante Andalucía lo hace completamente refundada y sin el sustento municipal que les permitió aguantar el citado terremoto en las últimas votaciones. Y Andaluces Levantaos busca abrirse un hueco entre la multitud.

Desde entonces no se puede decir que hayan pasado pocas cosas: autonómicas, municipales, generales, repetición de generales, vascas, gallegas, catalanas, moción de censura en el congreso, moción de censura en Murcia, adelanto electoral en Madrid y adelanto electoral en Castilla y León. Así, haciendo un breve repaso. Ah, y una pandemia.

Los cuatro partidos – PP, Cs, PSOE y Podemos – se convirtieron en cinco – Vox – para volver a ser cuatro – cayó Ciudadanos y creció Vox –. Las coaliciones de la derecha se han descompuesto en estos cuatro años mientras el Gobierno de España de PSOE y Unidas Podemos aguanta sin más fricciones que las previstas. Y, sin embargo, la incertidumbre para las elecciones andaluzas está en la izquierda.

Ni en Madrid, ni en Castilla y León – las dos últimas elecciones celebradas – la izquierda fue capaz de tener opciones de gobernar. Un hecho que, aunque se dé en dos comunidades tradicionalmente gobernadas por el PP – aunque el PSOE fue la más votada en ambas en 2019 –, supone incrementar las dudas en la estrategia de la izquierda para las andaluzas de 2022. Vox no toca techo y la izquierda no toca la tecla.

Conclusiones en Andalucía

Desde Andaluces Levantaos, la formación de AndalucíaxSí y Más País Andalucía, señalan que estas elecciones de Castilla y León han certificado que "Unidas Podemos ha quedado reducido al espacio tradicional de IU". La realidad es que Podemos e Izquierda Unida ha sacado peores resultados que cuando concurrieron hace tres años por separado. La extrapolación de este hecho a Andalucía se hace complicada porque Izquierda Unida sigue teniendo una buena base municipal y, además, porque Adelante Andalucía y Andaluces Levantaos aspiran a competir ese voto.

El candidato de UP a Castilla y León, Pablo Fernández, declaraba tras el fracaso de las elecciones, en la que han pasado de dos escaños a uno, que la solución es realizar "políticas valientes". Tanto Pablo Iglesias como Juan López de Uralde – diputado de Podemos en el Congreso – hacían referencia en sus análisis a que "Unidas Podemos aguanta", aunque en sus inicios, en 2015, consiguiera 10 escaños. En Andalucía, sin embargo, creen que Unidas Podemos en Castilla y León no ha tenido tiempo para adaptarse a los cambios internos de la formación con la salida de Iglesias y la llegada de Yolanda Díaz al liderazgo.

Precisamente, las fuentes consultadas de Unidas Podemos manifiestan que el espacio de Unidas Podemos "ya no es suficiente" y reconocen el "desgaste" que ha sufrido "el espacio del cambio". Por ello, insisten en la formación de conformar un frente amplio en lo referente a la organización política y en tejer alianzas con la sociedad civil en la cuestión programática. En este sentido, miembros de Andaluces Levantaos creen que es momento de "hablar de lo que de verdad importa a la gente" lo que concretan en las listas de espera, el colapso de la atención primaria, la precariedad de la juentud, los efectos del cambio climático o el precio de los alquileres.

La coalición de Izquierda Unida y Podemos asume que esta tendencia reflejada en las elecciones de Castilla y León supondrá modificar "matices" en la próxima campaña electoral, aunque en lo estratégico inciden en que los comicios de este domingo refuerzan la idea de ampliar el espacio de Unidas Podemos. "El espacio del cambio ha sufrido un desgaste y ha tenido sus problemas y sus contradicciones", comentan en la formación.

En el PSOE están siendo más cautos a la hora de hacer valoraciones. Las fuentes consultadas por ese medio se remiten a la versión oficial del partido. El líder de la formación, Juan Espadas, sí ha hecho un análisis a través de los canales oficiales apelando al votante de centro porque según Espadas, "sólo podrán confiar en el PSOE para evitar la involución social, económica y democrática".

El exalcalde de Sevilla achaca el crecimiento de Vox a las actuaciones del Partido Popular. "Aceptando el chantaje de Vox para seguir en San Telmo sólo ha engordado a la extrema derecha sin la que ahora no podría gobernar". Su secretario de organización, Noel López, no se ha separado de este discurso, "Si Andalucía quiere seguir siendo tierra de libertad e igualdad de oportunidades, la única opción es Juan Espadas". Algo en lo que también ha coincidido un andaluz relevante dentro del PSOE, Felipe Sicilia, "el mejor cordón sanitario para parar a Vox es votar al PSOE".

Los socialistas siguen enarbolando la bandera del miedo a la extrema derecha. Sin embargo, en Unidas Podemos por Andalucía consideran que este discurso en estos momentos es un error. La coalición de la izquierda quita importancia a que Macarena Olona pueda ser candidata, "la estrategia no puede ser que viene la extrema derecha. Ya está aquí, entró en las andaluzas y ese elemento ya no moviliza", manifiestan fuentes de UP.

En esta línea también se expresan en Andaluces Levantaos donde apuestan por ofrecer "un proyecto ilusionante que sea aternativo a lo que plantea la derecha, con soluciones realistas". La plataforma de Esperanza Gómez y Modesto González también coincide en que "no basta con la alerta antifascista o con titubeos a la hora de aprobar medidas", algo que, "el Gobierno tiene que entender".

"Lo que tenemos que tomar en serio no es que viene Olona, sino plantear un proyecto bien definido, plural, diverso y donde se sientan representados los andaluces dentro de una Andalucía que también es diversa", afirma un dirigente de Unidas Podemos. Este mismo dirigente también cree que el éxito de las plataformas provinciales responde al "fracaso" de un modelo de país "que se sitúa en el polo centralista y deja fuera muchas partes del Estado".

El PSOE no parece muy de acuerdo con este análisis y directamente echa la culpa a los votantes de las plataformas. Sicilia afirmaba que el voto a estas formaciones provinciales "ha fragmentado el voto". Espadas, por su parte, quiere alejarse de las comparaciones que se puedan realizar, "Andalucía no es Castilla y León y la España Vaciada. Aquí es la Andalucía desencantada o frustrada por la ausencia aún de infraestructuras clave para su desarrollo económico, dado el retraso del que partíamos".

Sobre el autor:

Emilio Cabrera.

Emilio Cabrera

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído