Cs busca reinventarse como 'progresista liberal' mientras sigue en UCI: "No nos fusionamos con el PP"

Arrimadas aplica un término para marcar distancia con sus rivales a izquierda y derecha en una convención sin mención a Albert Rivera

Arrimadas, en la convención.
Arrimadas, en la convención.

Ciudadanos ha celebrado su Convención nacional este fin de semana en Madrid, reuniendo a sus barones en busca de un nuevo tiempo para el partido, que no para de sufrir bajas y ve cada vez más mermadas sus perspectivas electorales. De acercarse al sorpasso al Partido Popular, hoy Cs ha visto cómo varios de sus líderes se han cambiado de chaqueta y cómo cada cierto tiempo se hace más obvio el alejamiento de su cofundador, Albert Rivera, y las especulaciones de que acabará en el PP.

Entre tanto, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado que el encuentro que el partido ha celebrado este fin de semana en Madrid se ha convertido en "la convención de la convicción" en el proyecto de "liberalismo progresista", y ha apelado a los votantes el PSOE y del PP a dar su confianza a Cs.

Ha insistido en que el PP es "conservador" y el PSOE "era socialdemócrata" y ahora es "sanchista", y que estas opciones políticas son respetables pero ni pueden ni quieren defender las ideas liberales, aunque intenten captar los votos de ese sector del electorado. Arrimadas ha añadido al término "liberal" el concepto "progresista", que en Ciudadanos apenas se utilizaba en los últimos años, y lo ha reivindicado como propio de su partido. "Este es el espacio liberal, el verdadero progresismo, y no lo que defiende Sánchez", ha afirmado.

A su modo de ver, "no hay nada más alejado del progresismo" y "más contrario a la izquierda" que asumir los "mantras" del nacionalismo, como cree que ha hecho el presidente del Gobierno, ni "nada más reaccionario que la mayoría que se ha montado" en el Congreso "para mantenerse en el poder", con el apoyo de partidos independentistas a cambio de "concesiones".

"Se ha mancillado el término progresista", ha asegurado, como recoge Europa Press. A su juicio, Cs es la opción de quienes quieren a la vez "igualdad y libertad", porque reclaman impuestos bajos, defensa de los derechos de las personas LGTBI, una educación pública de calidad, facilidades para montar una empresa, protección del medio ambiente, europeísmo, independencia del poder judicial y de los medios de comunicación, regulación de la eutanasia y una posición firme frente al nacionalismo.

Aunque ha reconocido que en el partido han cometido errores, no se ha detenido a explicar ninguno de ellos. Se ha limitado a decir que han aprendido de esas equivocaciones, que se han asumido responsabilidades y que son el partido más penalizado en las urnas por sus errores, mientras otros no reciben el mismo castigo tras cometer incluso "infamias y delitos".

En su opinión, esto ocurre porque Ciudadanos tiene "los votantes más exigentes" y es el partido de "la razón frente a las vísceras" y el que "antepone siempre el interés general de España" al interés propio. Además, lo ha descrito como un proyecto "útil, sensato y moderado" que ha demostrado, en comunidades autónomas y Ayuntamientos, que gobierna "muy bien".

A continuación, ha afirmado que no van a parar hasta conseguir que sus políticas se apliquen también desde el Gobierno de España. Porque "nosotros no nos rendimos nunca y no se puede vencer a quien nunca se rinde, por eso seguimos aquí", ha recalcado, añadiendo que los políticos de Cs seguirán trabajando por el país para sentirse orgullosos cuando echen la vista atrás, no por "mantener un puesto o una silla".

En su intervención, Arrimadas no ha mencionado en ningún momento a quien fue el presidente de Ciudadanos durante trece años, Albert Rivera, ahora dedicado a la abogacía y que declinó participar en la convención de este fin de semana. Los nombres propios presentes en su discurso han sido los de pensadores como John Locke, Adam Smith, Montesquieu, Alexis de Tocqueville, Karl Popper, José Ortega y Gasset o Clara Campoamor, de cuyas ideas se nutre Cs, según ha dicho.

"No vamos a acabar en el PP"

Otro de los barones, aunque sin representación por el descalabro en las últimas elecciones madrileñas, Edmundo Bal, ha afirmado que "no va a haber fusión con el PP" y ha apostado por "conservar con independencia" el "espacio liberal" que, a su juicio, solo ocupa Cs. Respecto a la fuga de cargos de Cs al PP, Bal considera que esas personas "han cambiado sus principios y valores" y ya parece que "no tienen tan claro" cuestiones como la defensa de la eutanasia o del matrimonio homosexual. Y a los que se quedan en Ciudadanos, "el éxito de permanecer firmes en los valores y principios del liberalismo de progreso, eso no nos lo va a quitar nadie, tampoco el partido conservador", ha manifestado, reiterando que Cs la única formación política en la que va a militar.

Marín: "Estaremos en el próximo Gobierno andaluz"

El vicepresidente de la Junta y coordinador autonómico de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Juan Marín, auguraba que su partido "seguirá gobernando" porque "los andaluces están recibiendo hoy el resultado de las políticas liberales que están impregnando" las que lleva a cabo el Gobierno andaluz de coalición que mantiene con el PP-A, si bien ha señalado que en el partido naranja deben aprender a "comunicar mejor" sus políticas.

Ha apuntado que en Cs están "más centrados en la gestión que probablemente en vender esa gestión, y hay otras fuerzas que llevan muchísimos años" en política y "eso lo hacen muy bien". "Nosotros nos hemos centrado en reformas" y en "resolver los problemas de los andaluces", y "no nos hemos preocupado de si eso tenía repercusión en los sondeos", ha agregado.

Marín ha remarcado que no hay "nadie" que él conozca que "critique la gestión de Cs en ningún gobierno". "Al contrario, todo el mundo la valora", ha defendido antes de apostillar que "a lo mejor ahora tenemos que aprender también a comunicarlo un poco mejor". "Necesitamos comunicar mucho mejor qué políticas son las que estamos reformando en las instituciones donde estamos" gobernando, "y por qué lo hacemos", ha indicado Marín en esa línea antes de apostillar que "eso lleva su tiempo".

En todo caso, ha apuntado que cree que "nadie duda en Andalucía de que todas la reformas que se están llevando a cabo" en la región son "porque Cs está en el Gobierno" de la Junta, y "los andaluces viven hoy mucho mejor que hace seis años", cuando su formación entró por primera vez en el Parlamento autonómico, y en esa línea ha insistido en señalar que cuando el partido naranja no está en un ejecutivo, "se le echa de manos".

"Cuando está Ciudadanos, aquellos compromisos que se firman se cumplen", porque "somos un partido serio, que siempre vamos a ser leales con nuestros socios de gobierno siempre que ellos cumplan a rajatabla lo que firmaron con nosotros", ha manifestado Juan Marín, quien también ha sostenido que "no comete errores quien no toma decisiones, y en Ciudadanos se toman decisiones todos los días".

Nada de pactos con el PSOE

Por otro lado, al ser preguntado sobre si Cs estaría dispuesto a gobernar con el PSOE en Andalucía tras las próximas elecciones, Marín ha indicado que "los andaluces quieren ahora mismo que se mantenga" el actual Gobierno de PP y Cs "porque estaban cansados de la corrupción política, y vamos a seguir igual", según ha remarcado. Todo ello cuando la nota diferencial de Arrimadas ha sido acercarse algo más al PSOE tras la batalla que plantó Rivera, uniéndose en la foto de Colón con PP y Vox en 2019.

Además, ha criticado que el PSOE, ya liderado de facto por Juan Espadas en Andalucía, "acaba de formar un gobierno en Granada con un alcalde imputado por prevaricación y con tránsfugas", y ha puesto de relieve que, en cambio, Cs "expulsa" del partido a compañeros que se comportan así.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído