Cierre inminente de la cárcel de mujeres de Alcalá: presas lejos de sus familias y funcionarios en el limbo

Instituciones Penitenciarias pretende remodelar las instalaciones para convertirlas en un centro psiquiátrico, desmantelando así el único centro penitenciario con unidad de madres de la mitad Sur de la Península

La cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra, en una imagen de Google Maps.
La cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra, en una imagen de Google Maps.

La cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra será historia más pronto que tarde, aunque aún se desconoce la fecha exacta de su cierre. La intención de Instituciones Penitencias es convertirla en un centro psiquiátrico para reclusos, tanto hombres como mujeres, en el plazo de un año aproximadamente. La prisión tiene 95 internas, a las que atienden un total de 116 funcionarios, aunque por turnos —hay dos diarios— no hay más de una docena para cubrir todos los servicios, en el mejor de los casos, ya que hay que contabilizar al personal de oficina, tratamiento, altos mandos y al personal que se encuentra de descanso o de baja.

La prisión de Sevilla I será la que acoja a algunas internas procedentes de la cárcel de mujeres de Alcalá, que adaptará uno de sus módulos para este fin, concretamente el que ocupa en estos momentos el psiquiátrico. Hace unas semanas, el pasado mes de octubre, ya se desmanteló la unidad de madres de la prisión alcalaína, en el que fue el primer indicio que tuvieron los trabajadores de su cierre, así como la no renovación de la dirección del centro, descabezado desde verano. Las 20 presas con hijos menores de tres años que estaban en Alcalá pasarán al espacio que hay junto al Centro de Inserción Social (CIS) situado junto a Sevilla I.

Andalucía se queda así sin el único centro penitenciario con unidad de madres que hay en toda la mitad Sur de la Península. La cárcel de mujeres de Alcalá, inaugurada en 1992, tiene tres módulos y capacidad para 230 internas —ahora mismo cumplen condena 95, a las que atienden diez funcionarios por turno—, fue la primera del país en instaurar un módulo de madres, para aquellas reclusas con hijos pequeños, que fue clausurado hace semanas.

Ahora serán trasladadas a Sevilla I, en el mejor de los casos, o a otras cárceles de mujeres, como las de Ávila o Acaliente, una circunstancia que critican asociaciones como Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM). “Hay unas 3.500 mujeres cumpliendo condena en España, y casi no hay centros penitenciarios para ellas, sufriendo un desarraigo terrible, pues las mandan a dónde hay sitio y se les puede meter, normalmente ocupan un módulo en un centro de hombres, donde el funcionamiento del centro va dirigido a hombres”, reseñan.

“Sólo hay un centro de mujeres en el norte, en Ávila, y otro en el Sur, en Alcalá de Guadaíra”, recuerda la organización, “que bajo un Gobierno que predica velar por las necesidades de las mujeres van a cerrar”. “Ha sido tremendo trasladar a estas mujeres”, cuentan desde TAMPM, “a algunas se les has concedido el 100.2 —que permite trabajar fuera de la cárcel—, estando en segundo grado, lo que significa que se les ha mandado a la unidad de madres de tercer grado del CIS de Sevilla cuando obviamente no estaban preparadas para ello. A otra se le ha retirado la menor para poder mandarla cerca de su casa. Las preventivas, que no están clasificadas, no tiene nopciones: la unidad de madres de régimen ordinario mas cercana está en Alicante”.

Los trabajadores de la cárcel de mujeres de Alcalá también alzan la voz para saber qué será de ellos. “Entre la plantilla hay un malestar tremendo. A los funcionarios no se les informa de nada por lo que no tienen ni idea de su futuro inminente, de dónde estarán trabajando dentro de una semana, un mes o después de Navidad. Además, estamos en mitad de un concurso de traslados, hay compañeros que han pedido Alcalá como destino y, evidentemente, ahora no saben dónde acabarán cuando se resuelva”, expresan fuentes penitenciarias consultadas por lavozdelsur.es, que agregan que “lo normal es que renuncien ante esta circunstancia, renunciando a una mejora laboral por la imprevisión de la Administración”.

“Ha habido ya más de una reunión de alto nivel en Madrid, el miércoles visitó el centro una comisión de técnicos para conocer in situ las posibilidades que ofrece para el traslado allí del hospital psiquiátrico penitenciario, y parece ser que salieron contentos por la gran luminosidad que ofrecen los patios”, señalan estas mismas fuentes. El próximo lunes, 23 de noviembre, está prevista la celebración de la Mesa Delegada de Instituciones Penitenciarias, en la que se abordará como uno de los puntos del orden del día la situación de la cárcel de Alcalá.

“Aunque está claro que el fin está cerca, todos son rumores. Las evidencias son claras. Aparte de lo ya expuesto, tanto en Sevilla I como en el CIS se están preparando para la llegada de las internas, la directora se jubiló hace meses y no la han sustituido... y los funcionarios sin saber nada”, se quejan fuentes penitenciarias. “La gente tiene que saber qué será de su futuro”, insisten. “No se sabe lo que va a pasar, todo es muy confuso, y los funcionarios siempre son los últimos en enterarse”, reseñan.

Tu Abandono Me Puede Matar agrega que el cierre de la prisión de mujeres “es una barbaridad”, ya que “es la única —de Madrid hacia abajo— donde podían estar las madres en régimen ordinario”. “Es vergonzoso que un Gobierno que invierte millones en políticas de género sea quien desarraigue a las penadas y preventivas, las separe de sus familias, de sus hijos, debería haber más centros penitenciarios de mujeres y opciones para mujeres con hijos, ya sean penadas o preventivas”, apunta, criticando que “cierren por motivos económicos”, cuando “ninguna prisión es rentable”.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído