"A Aena no le enamora el proyecto de Willis, pero por una vez deben dejar que Jerez decida"

La inversión de la multinacional estadounidense choca con el huerto solar de más de 7 hectáreas que prevé la empresa semipública junto a La Parra. El Ayuntamiento solo facilitará lo segundo si logra retener lo primero

FOTO: MANUEL ANONIMUS
FOTO: MANUEL ANONIMUS

O la Junta de Andalucía declara de interés autonómico el proyecto de Willis Lease Finance Corporation —por lo que podría instalarse en cualquier suelo del municipio—, o el Ayuntamiento de Jerez modifica el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para facilitar un suelo que se integraría entre la zona Sur del Aeropuerto y la fase Norte de la Ciudad del Transporte. La opción que Willis no se quede finalmente en Jerez, a día de hoy, "no se contempla". Las mencionadas son las dos opciones que baraja el gobierno municipal (PSOE) para evitar que el proyecto de centro de mantenimiento y desguace de aeronaves de la compañía norteamericana, con unos 1.000 millones de dólares en activos, acabe desdeñando la posibilidad de implantarse en el municipio y busque otros entornos más favorables.

Con una de las tasas de paro más elevadas de la zona euro, Jerez necesita proyectos industriales que generen empleo, por poco que sea, y contribuyan a hacer atractivo el entorno para captar nuevas inversiones. Bajo esa premisa, el ejecutivo local —con ayuda indirecta de la Junta de PP y Cs— ha iniciado una pelea que, por el interés general de la provincia, espera que acabe bien. Aena, titular de la zona de actividades aeroportuarias junto a La Parra —lo que un día se dio en llamar Polo Aeronáutico—, no solo no da facilidades, sino que directamente prefiere alejar el "cementerio de aviones" que Willis proyecta en 70 de sus hectáreas disponibles.

"A Aena no le enamora el proyecto de Willis, pero por una vez Jerez debe decidir qué quiere; deberían de tener empatía con las necesidades de la ciudad y entender que aquí hacen falta empleos, y si son industriales, mejor", aseguran fuentes municipales a lavozdelsur.es. Uno de los argumentos que da Aena, en este sentido, para afear el proyecto de Willis es que "habría un desguace de aviones junto a la pista del aeropuerto donde van a bajar los turistas", algo que el Ayuntamiento está dispuesto a modificar si hay voluntad por todas las partes.

En la reunión de la pasada semana por videoconferencia, donde no estaba convocada la Junta de Andalucía por tratarse temas urbanísticos municipales con Aena y la multinacional estadounidense, quedaron dos conclusiones claras: que la empresa no ha dado un ultimátum —como supuestamente se filtró, "probablemente por parte del Gobierno andaluz"—, y el Ayuntamiento va a tratar por todos los medios no dejar escapar a la empresa —supuestamente amenazó con llevarse la inversión a Portugal o Marruecos—. ¿Cómo puede evitar Jerez que Aena termine espantando a Willis? Aquí entra de lleno el plan que la empresa semipública Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) tiene para sus 150 hectáreas de actividades aeroportuarias en el municipio.

Según definió en su plan estratégico en 2019, la compañía (el Estado tiene el 51% de sus acciones) trazó un proyecto para llenar de placas fotovoltaicas la mitad de sus aeropuertos, con una inversión de 250 millones de euros hasta 2026, para autoabastecerse de energía limpia. En paralelo, el objetivo pasa por contribuir a reducir las emisiones de carbono en 2025 recortando 167.000 toneladas. Con su huerto solar de Jerez, Aena "prevé llegar a generar unos 100 Mw", según han confirmado las mismas fuentes a este medio, por lo que incluso se duda de que ese mar de placas solares no sirva también para vender parte de esta energía a las comercializadoras eléctricas "y hacer caja", dado que la terminal de La Parra no requiere tanta cantidad de energía para su autoabastecimiento.

La llave está en Urbanismo, sí o sí

La opinión municipal sobre este plan es favorable, y para ello estaría dispuesto a modificar el PGOU, pues actualmente en el municipio las placas solares solo pueden instalarse, salvo dicha modificación, en suelos no urbanizables de secano. Como dicha implantación en la zona industrial del Aeropuerto de Jerez choca con la definición de esos suelos, destinados en principio a actividades aeronáuticas, Aena requerirá de un cambio de usos y, lógicamente, todo será más fluido si permite, a su vez, que una inversión de unos 20 millones de euros que promete hasta 200 empleos se quede en Jerez y no se le escape a una ciudad herida de muerte en lo social y económico.

En esta ocasión, en el Consistorio no se habla de "bluf" al referirse al proyecto de Willis, como ha ocurrido con otras inversiones industriales fallidos que no han sido más que humo. Willis es "real", tiene décadas de trayectoria a sus espaldas y presencia en todo el mundo. Otra cosa son los 200 empleos que dice que generará en la zona. "Es probable que en una primera fase sean 40 o 50 puestos de trabajo, pero buenos son, porque el objetivo es que lleguen a la segunda fase, y sobre todo, que sirva de efecto arrastre para otras iniciativas", defienden las mismas fuentes consultadas. La pelea es a tres bandas con un inversor en medio. Inversor al que, según ha podido saber este medio, "no le está gustando nada esta pelea entre administraciones o que se filtren falsedades como un ultimátum que no ha dado".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído