Pablo Casado arrincona a Juanma Moreno y deja aislado al PP andaluz de cara a las elecciones autonómicas

El flamante nuevo líder del PP, Pablo Casado, ya tiene nuevo comité ejecutivo nacional. 36 miembros, 10 de ellos apoyaron a Soraya Sáenz de Santamaría, 10 a María Dolores de Cospedal en la primera vuelta, 3 del resto de candidaturas y 13 son fieles de Pablo Casado. Entre ellos, 8 andaluces y ninguno afín a Juanma Moreno, el presidente del PP andaluz que en unos meses se tendrá que enfrentar electoralmente a una convocatoria electoral en la que los populares podrían ser adelantados por Ciudadanos o por la confluencia Adelante Andalucía y pasar de ser segunda a tercera o cuarta fuerza política en Andalucía, como ya pronostican algunos estudios demoscópicos.

El mensaje lanzado por Pablo Casado desde Barcelona, donde ha anunciado la composición de su estructura ejecutiva del PP, arrincona a Juanma Moreno y lo aísla de la dirección nacional. Su archienemigo José Antonio Nieto, exalcalde de Córdoba, al que Moreno obligó a dimitir de la Presidencia del PP de Córdoba, cospedalista y hombre de confianza de Juan Ignacio Zoido, será el responsable de validar las listas electorales. “Las listas vienen hechas de las autonomías y de los municipios”, dice un afín a Juanma Moreno para quitarle importancia al nombramiento de Nieto.

La sensación que hay en la dirección del PP andaluz es que ellos no han ganado, pero sus enemigos tampoco. Ningún pablista o cospedalista andaluz ha logrado un lugar de relevancia en el nuevo organigrama de Pablo Casado, aunque se especulaba con que Esperanza Oña, que ha coordinado la campaña de Casado en Andalucía, sería la secretaria general u ostentaría alguna de las seis vicesecretarías como premio a su arriesgada decisión de desvincularse de la dirección del PP andaluz.

Lejos de esto, Oña se tendrá que conformar con un puesto de consolación como Defensora del Afiliado. “Eso y nada es lo mismo”, dice un reconocido sorayista sevillano, entre risas, enfrentado a Juan Ignacio Zoido y que confía en que Casado modere su perfil duro para no entorpecer las opciones electorales del PP andaluz en los comicios autonómicos.

El primer andaluz, en el décimo puesto

Hay que irse hasta el décimo puesto del organigrama de Pablo Casado para encontrar al primer andaluz: a José Antonio Nieto, exalcalde de Córdoba y exsecretario de Estado de Seguridad. Otro de los premios de consolación se lo ha llevado la exalcaldesa de Jerez, María José Pelayo, quien será la nueva secretaria de Cultura y Deporte.

El polémico diputado por Almería en el Congreso Rafael Hernando, presidirá el Comité de Derechos y Garantías; el alcalde de Jaén, Javier Márquez, será el presidente del Comité de Alcaldes; y el almeriense Juan José Matarí, con escaño en el Congreso desde el año 2000, será secretario autonómico.

El único que ha obtenido una pedrea algo más cuantiosa es José Ortiz, alcalde de la localidad gaditana de Vejer de la Frontera, quien será el secretario general de la bancada de los populares en el Senado, en sustitución de Javier Arenas.

El que fuera líder del PP en Andalucía, Javier Arenas, ha sufrido otra de las muchas derrotas que colecciona en su carrera política, arrastrando con él a Juanma Moreno y a la dirección del PP andaluz que se decantó por Soraya Saénz de Santamaría, la gran derrotada del proceso congresual del PP y causa para la que Arenas ha descolgado muchas veces el teléfono pidiendo el voto a los afiliados y agrupaciones que él 'controla'.

"Han hecho el ridículo"

Los contrarios a la dirección del PP andaluz que han apoyado a Casado en el cónclave nacional “pretendían liderar una corriente de poder andaluz en Madrid”, afirma un miembro destacado de la dirección andaluza, PP con la que ir construyendo una alternativa a Juanma Moreno para la batalla que vendrá después de las elecciones autonómicas. Sin embargo, “han hecho el ridículo”, subraya otro integrante del grupo de campaña que apostó por Sáenz de Santamaría.

El reto ahora, para unos y otros, es afrontar las elecciones autonómicas e ir cerrando las listas electorales. En la cuerda floja está Beltrán Pérez, sorayista, enfrentado a Juan Ignacio Zoido y precandidato a la Alcaldía de Sevilla a falta de confirmación de los órganos nacionales del PP.  En el grupo municipal del PP sevillano dicen que el alcaldable popular está “tranquilo” dadas sus buenas relaciones con Pablo Casado de los tiempos en los que ambos coincidieron en Nuevas Generaciones.

Sea como fuere, el caso es que nadie de la dirección andaluza del PP se sentará en la reunión de los lunes en Génova y que Juanma Moreno queda vinculado directamente con la derrota de Soraya Sáenz de Santamaría, justo en el momento que más necesitaba un impulso ante la, más que previsible, inminente convocatoria de las elecciones andaluzas. Hay una cosa en común en el PP andaluz, en Podemos Andalucía y en el PSOE-A: la falta de conexión con sus respectivas direcciones estatales.

Sobre el autor:

Raúl Solís

Raúl Solís

Periodista, europeísta, andalucista, de Mérida, con clase y el hijo de La Lola. Independiente, que no imparcial.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído