Lucía, la joven a la que la diabetes no frena su ilusión de triunfar en la gimnasia rítmica

Su enfermedad no impide que la jerezana gane en Marbella el campeonato de Andalucía por equipos de su especialidad

Lucía Lobo, durante un ejercicio de pelota en un pasado campeonato.
Lucía Lobo, durante un ejercicio de pelota en un pasado campeonato.

Era el invierno de 2015. Lucía Lobo contaba por entonces con diez años. A pesar de comer con normalidad, tanto ella como sus padres notaban que perdía peso de manera anormal. Un día decidieron que era hora de llevarla al médico. Una analítica dejó claro que la joven era diabética. “Se nos vino el mundo encima. La diabetes es mucho más compleja de lo que parece”, señala Javier, su padre, que ahora presume orgulloso de tener una hija campeona andaluza de gimnasia rítmica.

La de Lucía es otra historia de superación, de demostrar que una enfermedad no tiene por qué ser una barrera insuperable para conseguir una meta. Ella, amante del deporte, entrena entre dos y tres horas un par de veces a la semana con el CD Jerez de Gimnasia Rítmica, con sede en Guadalcacín.

Un sensor, que se coloca en su brazo tal y como si fuera un MP3, es su compañero inseparable. Gracias a este aparato tiene un control constante de su glucemia. “Antes de entrenar me hago una prueba. Si tengo el azúcar muy alto, cojo la bomba y me inyecto insulina. A veces mis compañeras me preguntan si me duele, ¡pero no duele!”, explica mostrando una madurez impropia de su edad.

Junto a sus compañeras Irene, María, Mamen, Sandra y Cristina, Lucía se hizo con la final del Campeonato de Gimnasia Rítmica de Andalucía en la categoría Sénior C, celebrada en la localidad malagueña de Marbella los pasados días 16 y 17 de junio. El triunfo supuso una gran alegría para todo el equipo jerezano, pero muchas de las miradas se posaron sobre Lucía. “Todos estaban muy orgullosos de mí”, señala la joven.

Lucía explica que la diabetes nunca ha sido un impedimento a la hora de practicar deporte, más allá de mantener el control de su glucosa. “La diabetes es una enfermedad crónica, pero no te limita. Haciendo deporte y siguiendo una alimentación sana eres una persona más”, señala su padre, que añade que “ella quiere transmitir con su ejemplo que nunca hay que perder la esperanza, que hay que luchar por tus metas”.

Lucía, por su parte, quiere disfrutar del momento y de la gimnasia, algo que ve como una afición. “No me veo tan buena como para competir de manera profesional en el futuro. Además es un mundo muy difícil para ganarse la vida”, considera la joven, que afirma que le gustaría estudiar Medicina o Técnico de Laboratorio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído