La fresa de Huelva, a reinventarse tras el Brexit: exporta al Reino Unido el 25% de la producción

Los empresarios piensan ya en compensar una posible caída si se establecen aranceles con la entrada en el mercado indio.

Trabajadores durante una campaña de recogida de la fresa en Huelva. FOTO: UGT.
Trabajadores durante una campaña de recogida de la fresa en Huelva. FOTO: UGT.

El presidente de Freshuelva, Alberto Garrocho, ha asegurado que el sector fresero onubense apuesta por abrirse a nuevos mercados, como el indio, ante el Brexit, toda vez que el mercado británico supone el 25 por ciento del total de las exportaciones de los frutos rojos, hasta casi el 35 por ciento en el caso de la frambuesa.

A preguntas de los periodistas, Garrocho ha hecho hincapié en que este primer año será de transición, de manera que no cambiarán las condiciones para el sector para su comercialización en Reino Unido, pero ha expresado su preocupación por ver cómo se concretan dichas relaciones y el efecto arancelario en un futuro.

Por ello, ha defendido la necesidad de que el Gobierno central tenga una postura "firme" con la administración británica para que las exportaciones puedan mantenerse. A su juicio, este planteamiento de firmeza y mantenimiento de las exportaciones lo conjugan con la mirada hacia otros mercados, como el indio.

No obstante, ha confiado en el que el mercado inglés siga demandando la mercancía actual de frutos rojos, pero ha dejado claro que aún no conocen los aranceles a los que tendrán que hacer frente a partir del año 2021.

La entrada en vigor del Brexit es un tema que ha preocupado y preocupa mucho a los productores de berries de la provincia de Huelva porque el Reino Unido es el tercer mercado en importancia de los frutos rojos onubenses.

No obstante, desde Freshuelva esperan que así sea, que el acuerdo alcanzado mantengan las mismas condiciones en las exportaciones que hasta el momento, en lo que a inspecciones fitosanitarias y aranceles se refiere, con lo que, "al menos hasta el 31 de diciembre de 2020, la comercialización de frutos rojos debe seguir igual".

La imposición de controles aduaneros a las exportaciones hortofrutícolas comunitarias al Reino Unido afectaría a la logística del transporte, ralentizando o paralizando el acceso al mercado británico. En cuanto al pago de derechos arancelarios supondrían "un grave perjuicio económico y afectaría a la competitividad de las exportaciones", han recordado desde Freshuelva. Las consecuencias económicas, por tanto, serían "extremadamente graves".

Reino Unido es el tercer mercado para la exportación de fresa, con un 16 por ciento en 2018, tras Alemania y Francia, que son los principales destinos de la producción onubense. Para la frambuesa es el primero, con el 34 por ciento del total, y para el arándano es el segundo, tras Alemania, con el 26 por ciento del total exportado en 2018.

Estas cifras dan cuenta tanto de la importancia del Reino Unido para la comercialización de los berries onubenses, como de la importancia de tener abastecimiento suficiente de berries para el notable consumo del Reino Unido.

Igualmente, Freshuelva ha mantenido recientemente una reunión con representantes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, tras la cual ha comenzado a recabar toda la documentación necesaria para trasladarla a dicho Ministerio, el cual analizará la misma para poder empezar a negociar los protocolos que permitan la exportación de todos los berries a la India.

Freshuelva confía en tener toda la documentación en los primeros meses del año, aunque es consciente de que estos trámites son muy lentos y complicados ya que pueden prolongarse hasta dos años, siempre dependiendo del país de destino.

Entre la documentación que se requiere para abrir un protocolo de exportación de uno o varios productos a un país, en este caso, la India, está el volumen de producción y de exportación de esos productos; relación de empresas interesadas en exportar a ese país; y, sobre el país de destino, Freshuelva debe aportar los requisitos fitosanitarios que impone ese país, así como licencias o permisos; y acuerdos de importación que tenga con otros países.

Freshuelva continúa así con su trabajo para la apertura de nuevos mercados, entre los que la India presenta muchas posibilidades y muchos consumidores potenciales que han puesto de manifiesto su gusto por el consumo de berries, según se puso de manifiesto en el último Congreso de Frutos Rojos.

Y es que el mercado de la fruta en India se encuentra en pleno crecimiento y ha registrado una evolución positiva como receptor de frutas y hortalizas españolas y comunitarias. Las importaciones de fruta de India han aumentado un 35 por ciento en los últimos cinco años pasando de 2.672 millones de dólares en 2014 a 3.327 millones de dólares en 2018, según datos del ICEX.

De otro lado, el presidente de Freshuelva, Alberto Garrocho, se ha referido al transcurso de la actual campaña fresera, la cual se desarrolla en las mismas condiciones de otros años, pero las últimas lluvias y la niebla deteriora las plantas debido a la pudrición.

Además, ha reiterado la "preocupación" del sector ante el producto procedente de Marruecos ya que, como ha proseguido, mientras en España se da una subida del salario mínimo interprofesional, en el mercado de trabajo marroquí no se dan las mismas condiciones, lo que supone "una competencia desleal", por lo que las administraciones, española y europea, deben ponerle "freno".

Hay que recordar que Freshuelva ha pedido en la Comisión de Gobierno de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) que se le traslade al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, la necesidad de que reclame ante la Comisión Europea que se incrementen los controles y las inspecciones que se realizan a las berries que exporta Marruecos a los mercados europeos.

Freshuelva considera que la competencia que está teniendo en los mercados europeos con la frambuesa que procede de Marruecos no es "ni lógica ni normal, y está provocando una crisis de precio en la actual campaña".

Han recordado que que en el momento en el que se firmó el acuerdo de colaboración entre la UE y Marruecos, por el que la frambuesa y el arándano marroquí no tiene aranceles en Europa, el número de hectáreas de frutos rojos que tenía entonces el país alauita no se puede comparar con el actual, donde se contabilizan unas 9.000 hectáreas y donde la previsión de producción para esta campaña se sitúa en las 197.000 toneladas.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído