"Muchos de los niños llegados a Ceuta eran prostituidos por sus familias o sufrían abusos sexuales"

"Marlaska debería perder el título de Derecho por devolución de menores de Ceuta", asegura el catedrático de Derecho Internacional Jorge Cardona, sobre la devolución de menores migrantes desde Ceuta a Marruecos

Devolución de menores marroquíes que entraron en Ceuta, en una imagen de archivo.
Devolución de menores marroquíes que entraron en Ceuta, en una imagen de archivo.

El único español que ha sido miembro del Consejo de Derechos del Niño de la ONU, el catedrático de Derecho Internacional Jorge Cardona, ha advertido este domingo al Gobierno de Pedro Sánchez que está "obligado" a atender la petición de Naciones Unidas de suspender cautelarmente las devoluciones de menores migrantes solos desde Ceuta a Marruecos.

A su juicio, "o la Abogacía del Estado está haciendo filibusterismo jurídico o hay que quitarles el título de licenciados en Derecho, como al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por defender que un Acuerdo bilateral puede estar al margen de la legislación y la Convención de Derechos del niño".

En declaraciones a Europa Press, Cardona ha remarcado que las medidas cautelarísimas planteadas por el Comité el lunes, cuando atendió la petición de diez niños marroquíes para no ser expulsados, "son obligatorias jurídicamente, como dice el III Protocolo de la Convención, y si no las respeta incurre en responsabilidad: si somos un Estado de Derecho hay que respetar las leyes".

"El Comité ha considerado que en los diez casos existía un riesgo grave de daño irreparable a esos niños en caso de ser expulsados, situación que en realidad es la misma con los otros 700 menores acogidos en Ceuta desde mayo, pero España ya ha devuelto a cinco y podría ser declarada responsable internacionalmente por haberlo hecho", ha añadido.

El catedrático de la Universidad de Valencia, que formó parte del Comité entre 2010 y 2018, ha subrayado que "muchos de los niños llegados a Ceuta estaban siendo sometidos a la prostitución por su entorno familiar, eran objeto de violencia o abusos sexuales, vivían en la mayor de las indigencias. No jugaban en la calle y decidieron cruzar la frontera sin más, sino que querían huir de su realidad".

En ese marco, Cardona no entiende la tesis de Interior y el Gobierno de Ceuta para defender las repatriaciones al margen de lo previsto en la Ley de Extranjería y el resto de la legislación nacional e internacional. "O la Abogacía del Estado está haciendo filibusterismo jurídico o hay que quitarles el título porque ningún estudiante de cualquier Facultad de Derecho aprobaría diciendo esa barbaridad", ha opinado.

Desde su punto de vista, "es un disparate jurídico considerar que un Acuerdo bilateral entre España y Marruecos puede ir en contra de un Tratado de Derechos Humanos: es el mayor disparate que pueda escucharse, como decir que hay circunstancias excepcionales que permiten saltarse la Convención buscando el interés superior de los menores".

"Es cierto que Ceuta está sufriendo una situación de estrés por la masiva entrada de inmigrantes de mayo y lo que hay que hacer es buscar soluciones extraordinarias y respetuosas con los Tratados internacionales, como repartir a los niños entre las distintas autonomías porque da la impresión de que se trata a la ciudad como si no fuese España, como si tuviera que quedarse sin solidaridad del resto del Estado, que debe asumir la responsabilidad de forma colectiva", ha reivindicado.

Para Cardona, "cualquier persona con un mínimo de sensibilidad hacia el respeto de los derechos no puede entender la postura que ha adoptado el Gobierno de mantenerse en su postura equivocada sin echarse atrás queriendo defender algo sin pies ni cabeza: parece mentira que Grande-Marlaska haya sido juez, porque defendiendo esa postura habría que quitarle el título de licenciado en Derecho".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído