Activistas históricos LGTB en la cabecera del Orgullo Crítico del Sur. FOTO: R.S.
Activistas históricos LGTB en la cabecera del Orgullo Crítico del Sur. FOTO: R.S.

Como estaba previsto, el primer ‘Orgullo Crítico del Sur’ salió a las 20:00 horas de este sábado desde el Parlamento andaluz con los protagonistas de la primera marcha por la libertad sexual celebrada hace 40 años en Andalucía. No había carrozas, marcas comerciales, ni representantes institucionales, pero sí muchas banderas andaluzas, de  la diversidad sexual, del pueblo gitano, rojas y moradas feministas portadas por los asistentes, 3.000 según la organización, en una manifestación claramente diferenciada del Orgullo institucional que ha salido a la misma hora desde la Diputación de Sevilla y que sí ha contado con carrozas llenas de torsos masculinos desnudos y presencia institucional.

“Nuestra lucha no cabe en una carroza de Carnaval”, afirmaba Miguel, justo antes de dar comienzo la marcha crítica, uno de los históricos militantes que lideró  hace 40 años la pelea por la libertad sexual en Andalucía y que este sábado lloraba de emoción por los compañeros ausentes caídos por el Sida y también por el gran cambio que ha dado la comunidad homosexual y transexual gracias a los avances legislativos, pero también a un cambio de mentalidad de la sociedad que sitúa a España en la vanguardia mundial de la igualdad LGTB.

“Antes nos perseguían y ahora nos escoltan”, cantaba María José Navarro, mirando a los policías nacionales que iban delante de la marcha protegiendo la seguridad de los manifestantes, una mujer transexual hispalense que hace cuatro décadas también salió a las calles a pedir libertad y amnistía sexual para los presos que aún estaban en prisión por la aplicación de la franquista Ley de Peligrosidad Social.

“El Orgullo de toda la gente oprimida”

“Este Orgullo es de la feministas, de la clase obrera, de la calle, de las trans, de las bolleras, de las maricas y de toda la gente oprimida que quiere que la libertad sexual sea una norma general”, decía ufana Mar Cambrollé, la histórica activista transexual andaluza que cofundó el Movimiento Homosexual de Acción Revolucionaria (MHAR), la entidad convocante de la primera marcha por la libertad sexual, después de la pionera en el Estado que tuvo lugar en Barcelona un año antes.

Gitanos LGTB del colectivo Ververipen. FOTO: R.S.

Aquella primera manifestación, que tuvo lugar el 25 de junio de 1978, “fue la herramienta que sirvió para visibilizar nuestras identidades y nuestra disidencia sexual”, enfatiza Cambrollé, vestida de flamenca en un guiño a la identidad andaluza del Orgullo Crítico del Sur. Cambrollé defiende que “es la hora de arrancarle el Orgullo a quien lo quiere amordazado, a quien lo quiere mercantilizado y a quien lo quiere patriarcal”, en una clara referencia al modelo hegemónico de Orgullo que, para la activista andaluza, son “gaicéntricos, institucionalizados y patriarcales”.

División del movimiento LGTB andaluz

De fondo, la división del movimiento LGTBI por las discrepancias entre el Ayuntamiento de Sevilla, organizador del Orgullo de Andalucía, y el Orgullo Crítico del Sur, quienes demandaron sin éxito al Consistorio hispalense que la manifestación oficial de este año estuviera dedicada a la pionera efeméride de hace 40 años.

La división en el movimiento LGTB andaluz ha roto también la unidad de los partidos políticos andaluces que habían participado siempre en la misma manifestación del Orgullo LGTB. Este año, Podemos e Izquierda Unida han apoyado el Orgullo Crítico del Sur, mientras que PSOE y Ciudadanos han hecho lo propio con el Orgullo de Andalucía.

El coordinador andaluz de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, la líder de Podemos en el Ayuntamiento hispalense, Susana Serrano, así como miembros destacados de las direcciones autonómicas de ambos partidos políticos, de CCOO y UGT, han marchado en el Orgullo Crítico del Sur. Por su parte, entre otros cargos públicos destacados de PSOE y Ciudadanos, han desfilado junto al Orgullo de Andalucía los políticos Verónica Pérez, secretaria general del PSOE de Sevilla; Javier Millán, portavoz de Ciudadanos en el Consistorio hispalense, y el diputado nacional por Granada de la formación naranja, Luis Salvador.

Manifestante porta una bandera andaluza junto a la del colectivo LGTBI. FOTO: R.S.

Si el Orgullo institucional ha finalizado en la Alameda de Hércules, el Orgullo Crítico del Sur lo hizo en los Jardines del Valle. Ambos Orgullos han puesto el broche final a sus respectivas marchas con sendas fiestas musicales al aire libre. “El Orgullo Crítico del Sur ha venido para quedarse”, concluyó Mar Cambrollé, la presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía que ha sido la cara más visible de esta marcha de la diversidad sexual, con acento feminista, anticapitalista y andaluz, que ha desafiado con éxito al Orgullo institucional que organiza y financia el Ayuntamiento de Sevilla.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído