banco_santander.png
banco_santander.png

El Banco Santander tendrá que devolver unos 30.000 euros a una familia de Cádiz a la que vendió un producto, Valores Santander, que el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de la capital considera que es de riesgo, de lo que la entidad bancaria no informó a estos clientes, como publica el diario Andalucía Información. La magistrada asegura que el banco "no cumplió en este caso su propio manual de procedimientos, pues comercializó el producto entre sus clientes minoristas sin distinción alguna, calificándolo como amarillo".

La entidad es condenada a devolver el capital invertido por los clientes, 30.000 euros, más sus intereses, "y al mismo tiempo deben restituir las acciones, producto de la conversión obligatoria, o en su caso las cantidades percibidas por la venta de las acciones, así como remuneraciones percibidas durante la vigencia del contrato por cualquier concepto más los intereses devengados desde la fecha en que se hubieran percibido sucesivamente”, según recoge el citado diario.

El bufete Ortiz Abogados, que lleva el caso, asegura que "los Valores Santander son un producto de inversión ligado al valor de las acciones de la entidad en Bolsa. Es un producto de riesgo, ya que no garantiza que se pueda recuperar el capital” y “son, por lo tanto, un producto puramente especulativo y de riesgo elevado”. El juzgado considera probado que los clientes "en modo alguno consta que tuvieran especiales conocimientos financieros", y destaca "que suscribieron claramente confiando en el buen nombre de la entidad bancaria y sus gestores", ya que "no hay que olvidar la relación de parentesco de la actora con la empleada del banco que le vendió el producto".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído