Lino Camprubí, el investigador de la US que recibirá 1,8 millones para estudiar la historia del Mediterráneo

El Consejo Europeo de Investigación concede una ayuda al investigador del departamento de Filosofía y Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Sevilla

Lino Camprobí, investigador de la Universidad de Sevilla, en una imagen reciente.
Lino Camprobí, investigador de la Universidad de Sevilla, en una imagen reciente.

El Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés) ha concedido una ayuda de 1,8 millones de euros al investigador Lino Camprubí, del departamento de Filosofía y Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Sevilla, dentro de su programa de ayuda a proyectos de investigación. En concreto, la financiación concedida al profesor de la US se encuadra bajo la denominación Consolidator Grants, el segundo de los tres niveles en que se dividen las subvenciones del ERC, detalla la institución académica en un comunicado.

El profesor Camprubí ha sido uno de los 327 elegidos entre las más de 2.500 propuestas presentadas en esta categoría. Las Consolidator Grants son ayudas destinadas a investigadores con entre siete y doce años de experiencia investigadora con un proyecto en cualquier área de conocimiento y basado en una institución, pública o privada, de educación superior con sede en alguno de los países miembros de la UE.

Esta ayuda permitirá poner en marcha el proyecto Deepmed: Ciencia y Estrategia en la Historia del Mediterráneo Profundo (1860-2020), que estudiará la historia del Mediterráneo profundo. Parte de la hipótesis de que ciencia y estrategia se han desarrollado mutuamente, dando lugar a percepciones múltiples y cambiantes del espacio Mediterráneo.

"El Mediterráneo es uno de los espacios más calientes, tanto en el sentido literal del cambio climático como en el geopolítico. Los científicos y los estrategas económicos y militares que se enfrentan a estos retos trabajan en un espacio tridimensional. Buscan yacimientos de gas y petróleo en el subsuelo, instalan detectores de vigilancia anti-submarina, o elaboran mapas de corrientes profundas, claves para diagnosticar y predecir el comportamiento de la temperatura y la biodiversidad", ha explicado el profesor Camprubí.

Sin embargo, el investigador recuerda que esta realidad tiene apenas 150 años de historia y que su inicio coincide con los descubrimientos de las corrientes profundas y de la vida submarina, ambos ocurridos en el Mediterráneo. A lo largo del siglo XX, los submarinos bélicos impulsaron el conocimiento del medio marino, que a su vez replanteó el modo de marcar las fronteras y de definir las prioridades económicas y ambientales.

Para analizar esta realidad, el profesor Camprubí contará con un equipo de siete investigadores de varias disciplinas humanísticas y científicas y de procedencias lingüísticas heterogéneas con vistas a cubrir gran parte de la diversidad cultural del mare nostrum.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído