Exigen la vuelta con seguridad a las clases y poner fin a la semipresencialidad en los institutos

El colectivo Marea Verde Jerez y la Flampa reivindican la educación presencial total en los centros educativos tras comprobar los efectos del sistema y solicita volver a las aulas con seguridad y con profesorado suficiente

La distancia de seguridad se mantiene pero se flexibiliza a 1,2 metros tras la vuelta al cole en septiembre
La distancia de seguridad se mantiene pero se flexibiliza a 1,2 metros tras la vuelta al cole en septiembre CANDELA NÚÑEZ

Con el lema "No a la semipresencialidad. En [email protected] vuelta segura a clase todo el tiempo", el colectivo Marea Verde Jerez, reivindica la prioridad de la educación presencial total en los centros educativos a la que califican de "insustituible para todo el alumnado, en cualquier etapa". En este sentido, las asociaciones de padres y madres y el colectivo defensor de la escuela pública, quieren señalar la necesidad de priorizar la educación presencial, con garantías de seguridad, por entender que es esencial para ejercer el derecho a la educación en condiciones de igualdad.

Según el colectivo, en la mayoría de los centros de secundaria de Jerez, lo que se ha hecho durante el primer trimestre, es garantizar una presencialidad de la mitad del horario semanal para todo el alumnado de 3º y 4º de ESO, y de niveles posteriores (Bachillerato y FP). "Es lo que se viene llamando semipresencialidad, modalidad adoptada por la inmensa mayoría de los Institutos públicos (no así por los privados) y que se viene justificando por la necesidad de reducir el número de estudiantes por grupo para poder mantener la distancia social en las aulas", han señalado. 

La semipresencialidad supone que cada grupo-aula se divide en dos y cada uno de los subgrupos asiste únicamente a la mitad de las horas de clase en el centro educativo; el resto del horario supuestamente participa desde casa. La forma de organizar la asistencia del alumnado difiere de unos centros a otros: algunos han optado por que una semana completa vaya un subgrupo de alumnos y la siguiente otro; otros institutos lo han organizado por días alternos: lunes-miércoles- viernes un subgrupo y martes-jueves otro, cambiando de días la siguiente semana. Y también hay algunos institutos que han optado por la asistencia diaria de todos los subgrupos, pero por franjas horarias: unos hasta media mañana y otros durante la segunda parte de la mañana, dejando media hora para cambiar el conjunto de alumnos y alumnas del centro.

El colectivo continúa explicando la organización de la docencia por parte del profesorado, que en los días que el alumnado no asiste presencialmente a clase, cuentan con dos posibilidades: por un lado, los subgrupos de estudiantes que están en casa pueden seguir online la clase que se imparte en el aula, siempre que cuenten con los equipos necesarios y los sistemas técnicos funcionen. En ese caso el alumnado está conectado durante 6 horas a una sucesión de exposiciones en las que apenas puede participar, pues el profesorado atiende prioritariamente al alumnado que está en clase de forma presencial. Y la segunda opción es plantear una serie de actividades para su realización por el alumnado en el horario lectivo que no está en el centro, con la pretensión de que su aprendizaje sea más activo, pero con la dificultad de que se encuentran solos y el profesorado puede ayudarles de forma muy limitada.

En este contexto, según Marea Verde,  "la adquisición de los conocimientos requeridos resulta bastante complicada. De ahí que las familias con recursos suficientes se hayan apresurado a contratar clases particulares online, u otro tipo de ayudas, mientras que las familias con escasos medios económicos no pueden hacerlo, dando lugar de nuevo a una mayor desigualdad educativa". Además, explican que las familias viven esta situación con preocupación y angustia, dado que sus hijos e hijas necesitan más supervisión que nunca por la gran cantidad de horas que pasan solos en casa. Aparte de que, en no pocos casos, necesitan que se complementen las explicaciones de las clases en torno a contenidos complejos, y esto no siempre les resulta posible.

A ello se une un malestar creciente en el profesorado porque los programas de las distintas asignaturas no se han modificado y es imposible abarcarlos teniendo al alumnado en clase solo la mitad del tiempo previsto, lo que resulta especialmente gravoso de cara a las pruebas de la PEvAU. Pero sobre todo porque también en las circunstancias actuales de semipresencialidad "el profesorado no puede realizar su trabajo de forma adecuada, se produce también ahora una sobrecarga de los equipos docentes porque a las tareas propias en un curso convencional se añaden las de preparación y supervisión de los materiales y actividades para los períodos en que el alumnado no está en clase".

Marea Verde también apunta otros efectos de este sistema. Según la plataforma, aumenta el riesgo de abandono temprano del sistema educativo. "El alumnado menos motivado o con menos apoyo familiar, al asistir solo la mitad del tiempo a clase, se desvincula progesivamente del centro educativo. Los institutos son, además, un lugar donde pueden encontrar un espacio de equilibrio y apoyo. Todo esto se ve dificultado por el reducido tiempo de permanencia. "Aparte de que algunos/as menores, cuando no les toca estar en clase, se ven obligados a realizar tareas dentro/fuera de su entorno familiar que no les correspondería si tuvieran su jornada escolar completa en el centro", han comentado. 

Asimismo, los colectivos defensores de la educación pública destacan el beneficio que ha traído la necesaria reducción de ratio en el normal desarrollo de las clases. " La anomalía de la semipresencialidad ha permitido reducir de manera considerable los conflictos en las aulas y corregir de manera más efectiva las conductas disruptivas", han afirmado los que han considerado esta medida una forma de aumentar la calidad del sistema, permite una atención más personalizada del alumnado, y contribuye a corregir la brecha sociocultural ensanchada durante el confinamiento.

"Nos reafirmamos en que la educación presencial es insustituible también para el alumnado de 14 a 18 años y que su derecho a la educación no está siendo protegido en la situación actual.  La solución es perfectamente posible. Para volver a la presencialidad completa en todos los Institutos sólo es necesario contar con profesorado suficiente y reorganizar los espacios disponibles para garantizar la distancia de seguridad que exige la pandemia", han manifestado desde la Flampa y Marea Verde de Jerez.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído