Coca-Cola amenaza el empleo directo e indirecto de casi 600 familias de Málaga con el anuncio de cierre de su planta

CCOO e IU lamentan que la embotelladora adopte esta decisión en plena pandemia y pese a que el año pasado obtuvo sus mejores resultados económicos

Embotelladora de Coca-Cola en Málaga, en una imagen de CCOO.
Embotelladora de Coca-Cola en Málaga, en una imagen de CCOO.

CCOO de Andalucía, a través de su federación de Industria, ha insistido en que defenderá el mantenimiento de los puestos de trabajo ante el anuncio de Coca-Cola del cierre de su planta de Málaga, en manos de la embotelladora Rendelsur y tras 60 años de actividad, un anuncio que aún no se ha producido de manera formal por parte de la empresa hacia la plantilla de la factoría. Según ha afirmado el secretario de Acción Sindical de la federación de Industria de CCOO-A, José Hurtado, "este sindicato tiene muy claro que va a defender el empleo en cualquier caso, y más aun tratándose de empleo de calidad".

CCOO de Andalucía ha subrayado que esperan la comunicación formal por parte de la empresa para, en función de los argumentos que esta esgrima, "plantear la actuación". "Apostaremos de forma clara e indudable por la defensa del empleo. En la interlocución con la empresa las premisas serán claras: existen otras alternativas al despido, como pueden ser los ERTE".

"No puede ser que una empresa, que en el ejercicio de 2019 obtuvo sus mejores resultados económicos, quiera aprovechar una coyuntura como esta para despedir a su plantilla e incrementar aún más su margen de beneficio a costa de una factura para la provincia de Málaga y para toda Andalucía muy cara, como es la destrucción de empleo industrial".

El sindicato ha hecho un llamamiento también a las administraciones públicas, a las que ha conminado a "bajarse al terreno" y a "ponerse en la piel de quienes más están sufriendo esta falta de conciencia y responsabilidad empresarial, que son los trabajadores y las trabajadoras". La pandemia, según ha argumentado la organización sindical, "está siendo el cheque en blanco que muchas grandes empresas industriales están queriendo aprovechar para dar una vuelta de tuerca más, apretar y comprometer más si cabe el tejido productivo andaluz y dejar en la estacada a las familias trabajadoras".

Por su parte, la coordinadora local de Izquierda Unida (IU), Remedios Ramos, ha rechazado el cierre de la planta de Coca Cola en Málaga por "ser injusto y no estar justificado", al tiempo que ha manifestado el apoyo y solidaridad de la formación con "toda la plantilla y en particular las 77 personas amenazadas por los despidos en Málaga".

Del mismo modo, ha abogado "porque se presione a la dirección de la empresa para que reconsidere su decisión y mantenga los puestos de trabajo sin que se produzcan despidos", ya que ha criticado que se aproveche de la crisis sanitaria para cerrar la fábrica y dejar sin empleo a más de 77 familias malagueñas y otras 500 que viven del empleo indirecto de la fábrica, ha expresado la edil en una nota.

"No se puede permitir que se destruya y precarice el empleo en nuestra ciudad. La defensa del empleo y los derechos sociales de la plantilla y familias deben ser una prioridad en una ciudad donde ya apenas quedan industrias", ha apostillado, al tiempo que ha manifestado el apoyo que desde IU se hará a las movilizaciones que lleven a cabo los trabajadores de la empresa.

"Apoyaremos las movilizaciones y la lucha de los trabajadores de Coca Cola en defensa de sus puestos de trabajo frente a la desaprensiva empresa multinacional que no duda en amenazar con la destrucción de 77 puestos de trabajo directos y 500 indirectos de forma injustificada con el único fin de degradar y precarizar para aumentar cada vez, más y más, sus beneficios", ha concluido Ramos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído