Un aljibe de Benamahoma, trampa mortal para salamandras, sapos comunes, culebras o lagartijas

Ama Natura - Ecologistas en Acción pide medidas para la eliminación de muertes de fauna silvestre en este enclave

Salamandras penibéticas encontradas en el aljibe de Benamahoma.
Salamandras penibéticas encontradas en el aljibe de Benamahoma.

Ama Natura - Ecologistas en Acción pide medidas para la eliminación de muertes de fauna silvestre en un aljibe de Benamahoma. En la localidad serrana hay un efecto trampa, es decir, construcciones humanas —pozos, aljibes, arquetas, balsas y albercas de riego, piscinas abandonadas…— en las que se introducen los animales buscando agua o humedad y después no pueden salir. En este enclave se han rescatado 41 salamandras penibéticas —vulnerable a la extinción según el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Andalucía— que de no ser así hubieran muerto. Además se han sacado tres cadáveres de esta misma especie.

Estos efectos trampa afectan especialmente a anfibios y reptiles (herpetos). La herpetofauna está estrechamente ligada a sus hábitats y áreas de reproducción debido a su escasa movilidad, lo que les hace especialmente sensibles a cualquier alteración local de su entorno que implique la destrucción, alteración o contaminación de los mismos. Siendo, en concreto, los anfibios el grupo animal más amenazado a escala global. Es por ello, que la eliminación de efectos trampas es una tarea de considerable importancia si queremos conservar nuestra biodiversidad, señalan desde Ama Natura. 

En las sucesivas visitas que la asociación ha llevado a cabo al aljibe en cuestión se han rescatado 41 ejemplares de salamandra penibética vivos, además tres ya muertos. Además, se ha constatado la presencia de innumerables larvas que presumiblemente habrán muerto en este aljibe al no poder salir una vez completada la metamorfosis. Aparte se liberaron tres sapos comunes, Bufo spinosus, una culebra de cogulla occidental, Macroprotodon brevis, y una lagartija andaluza, Podarcis vaucheri.

Como se ve este punto negro de pérdida de biodiversidad afecta especialmente a una subespecie, la salamandra penibética, de escasa distribución, en las provincias de Cádiz y Málaga, y que está catalogada como especie vulnerable a la extinción en el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Andalucía. Esto hace crucial la eliminación de este punto negro de pérdida de biodiversidad. Ama Natura ha pedido a la delegación territorial de Desarrollo Sostenible en Cádiz que estudie una solución profesional a este sumidero de biodiversidad, no sin sugerirle posibles soluciones.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído