Andalucía ha perdido en julio y agosto más de la mitad de los turistas y un 43% de empleo en hoteles

Con una caída de casi un 60% en las pernoctaciones durante la temporada alta, la Junta espera espolear el sector con bonificaciones para los andaluces que viajen por su comunidad

Dos personas pasean por una solitaria Zahara de los Atunes en septiembre pasado. FOTO: MANU GARCÍA
Dos personas pasean por una solitaria Zahara de los Atunes en septiembre pasado. FOTO: MANU GARCÍA

La curva de la ruina por la pandemia del coronavirus, en plena segunda oleada en toda España, no ha tocado techo. Sin embargo, los efectos a corto plazo ya son más que evidentes. El principal motor de la economía andaluza, el turismo, ha sufrido esta temporada alta un revés sin precedentes. Las cifras que deja este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre coyuntura turística en julio y agosto pasado son terroríficas para una comunidad con insoportables tasas de paro, precariedad y temporalidad, y mal acostumbrada al monocultivo del sector servicios.

En los dos meses fuertes de verano, una vez entrada la desescalada por la crisis sanitaria, Andalucía ha perdido a la mitad de los turistas, un 58% de pernoctaciones y un 43% de personal empleado —casi 21.200 trabajadores menos— en sus instalaciones hoteleras frente al último verano, cuando el covid no sonaba ni a chino y la región batía récords de afluencia turística.

De 4,35 millones de viajeros (entre nacionales y extranjeros) que pasaron en julio y agosto de 2019 por las provincias andaluzas, este verano se ha pasado a contabilizar, según los datos hechos públicos por el INE, 2,1 millones. Un descenso, obviamente, muy acusado si se detalla la procedencia del turista. De 1,8 millones de visitantes extranjeros en la temporada alta del pasado año a contabilizar 356.186 turistas foráneos este pasado verano.

En el caso de las pernoctaciones, se ha pasado de 14,3 millones en julio y agosto de 2019 a los 6 millones de los últimos dos meses. En consonancia a este descenso brutal en la llegada de turistas, y en el número de noches en las que se han alojado en los hoteles andaluces, está el dato del personal empleado: de 49.466 personas empleadas en agosto del año pasado a 28.286, un recorte de casi la mitad. Solo en Málaga, capital de la Costa del Sol, los trabajadores de hoteles han pasado entre agosto del año pasado y el pasado mes de 18.921 personas a 9.816.

A las puertas del Día Mundial del Turismo, el próximo domingo 27 de septiembre, el sector se encuentra muy grave en la UCI. Solo en las costas de Cádiz, grandes cadenas hoteleras ubicadas en lugares estratégicos como Chiclana o Conil adelantaron hace unas semanas el cierre de la temporada ante las malas perspectivas para un septiembre que en lo turístico prácticamente va a pasar en blanco. En algunos casos, muchas grandes cadenas incluyeron en ERTE a sus trabajadores, lo que va a provocar que por ahora se capee medianamente este huracán. Pero, ¿qué ocurrirá de prolongarse mucho más tiempo esta situación?

Cs ha registrado una iniciativa en el Parlamento andaluz en apoyo al sector turístico andaluz, en la que se demanda que el Gobierno central amplíe los ERTEs hasta el 30 de abril. "Esperamos que el Gobierno de España tome medidas de apoyo e impulso al sector turístico, porque es fundamental para que en esta temporada baja las empresas sobrevivan y se pueda enlazar de cara a la siguiente campaña", según ha manifestado en un comunicado el diputado de la formación naranja Carlos Hernández White.

Entre las medidas de la Junta de Andalucía para espolear al maltrecho sector en temporada baja, cuyos datos pueden ser infinitamente peores que los del verano, el vicepresidente Juan Marín (Cs) ha lanzado un bono turístico en el que se han incorporado hasta el momento 420 agencias de viaje y casi 800 alojamientos en la comunidad. "El bono turístico ya está en marcha", ha asegurado Marín sobre este nuevo recurso, que se pondrá a disposición de todos los ciudadanos andaluces que viajen por Andalucía desde el próximo 1 de octubre hasta el 31 de mayo de 2021.

El titular de Turismo ha subrayado que "el mecanismo es muy fácil" y ha aludido a la necesidad de contratar con agencias que posean el distintivo Andalucía Segura, "que es lo que nos da como Administración la seguridad de que va a ir a un establecimiento que cumple con todas las medidas higiénico-sanitaria" a las que actualmente están obligados los empresarios en materia turística.

La Junta abonará a turistas de la propia comunidad un 25 por ciento de la facturación, con un máximo de 300 euros, de cada uno de hasta tres viajes que realicen dentro de Andalucía con una reserva mínima de tres noches de hotel entre el 1 de octubre y el 31 de mayo de 2021. No hay ningún requisito de renta y todos los ciudadanos empadronados en Andalucía podrán disfrutar del bono turístico. La bonificación se aplicará siempre que la estancia se contrate a través de agencias de viajes que cuenten con el distintivo 'Andalucía Segura' y se elijan alojamientos turísticos que dispongan también de este sello. El bono turístico tiene una disponibilidad presupuestaria de nueve millones de euros, que podría ampliarse en función de la respuesta de la ciudadanía a esta propuesta.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído