Conoce la historia de algunas de las crías y polluelos que han visto la luz en los últimos meses en las instalaciones de la ciudad y que se han convertido en grandes atracciones del parque.

El 15 de abril Castañuelas dio a luz a una nueva camada de linces ibéricos: Nitrógeno y Neón, ya que esta vez tocaba la letra 'n'. Los criadores lo pasaron mal para bautizar al padre, Hidrógeno. Pero finalmente los hijos de la famosa pareja de linces siguieron los pasos de su padre, nacieron dos nuevos elementos. Gracias al plan de cría en cautividad iniciado en 2002, esta especie originaria de la península, ha salido del barómetro de 'peligro en extinción crítico' especificado por la Lista Roja de la UICN. Si bien el lince ibérico es el primer animal que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en el Zoo de Jerez, el segundo debería ser el ibis eremita. Esta ave sí se encuentra todavía en peligro de extinción, pero Íñigo Sánchez, biólogo conservador del parque jerezano, resalta que "este año han nacido 25 ibis eremita que son para el proyecto". Todos fueron soltados recientemente en Barbate. "Tenemos ya en libertad, pero seguimos criando. En Barbate hay un aviario donde practican vuelo; después con comida, los cuidadores los atraen por las noches para que no se los coman los búhos", comenta el biólogo. Y es que al parecer al ser criados en cautividad no tienen picardía o la maldad suficiente para defenderse de los depredadores. Dice que otros animales se esconden, mientras que ellos se exponen en cualquier lado. 

Las estaciones en la que más animales nacen son en primavera y en verano, como asegura Íñigo Sánchez. Y desde lavozdelsur.es hemos querido dar a conocer las nuevas crías y polluelos que se han gestado dentro del Zoo. En la actualidad, hay trece bebés en todo el recinto próximo al barrio de Santiago, pero también cabe resaltar que hay otras especies que están gestando. Hay una jirafa que está en edad de criar: "No sabemos si está preñada, ellas son muy discretas", comenta Sánchez sobre la copulación íntima que mantienen estos mamíferos. Y por otro lado, la pareja de leopardos de Sri Lanka, Singali y Cingha, se están convirtiendo en la comidilla de los seguidores del Zoo en las redes sociales. El biólogo jerezano apunta que dentro de 90 días tendría que "tener alguna cría de leopardo, por primera vez en el Zoo".  

Wally, el canguro huérfano (01/04/2016)

En las instalaciones jerezanas los marsupiales se han convertido en el foco de atención gracias a un bebé canguro que ha sido criado a biberón por los cuidadores del centro. La historia de Wally se ha hecho famosa. Todo comienza el 1 de abril, cuando un cuidador del Zoo de Jerez entra en la parcela de los canguros y se encuentra a una hembra muerta. Lo inesperado fue que dentro de su bolsa estaba una cría pequeña. El personal del Zoológico no sabe exactamente la edad que tenía en el momento en el que se lo encontraron, pero Íñigo Sánchez comenta que probablemente tenía ya unos meses.

Estos animales naturales de Australia tienen un sistema de reproducción muy singular y el periodo de gestación dura normalmente un mes. "La cría nace cuando el embrión está muy chiquitito. Es una cosa muy diminuta, nunca lo hemos visto aquí, pero hay documentales sobre ello. La madre empieza a lamer y a lamer y a hacerle una especie de caminito. Entonces sale, va trepando por los pelos. Se engancha a la teta y ya es como si pasara gran parte del embarazo dentro de la bolsa, en vez de dentro del útero", explica el biólogo jerezano. Actualmente Wally se encuentra en la fase de relación con los demás canguros. No tiene madre, pero en su estancia le han puesto una mochila para sustituir la bolsa de su mamá. En septiembre, el bebé canguro, cuando ya deje de tomar el biberón, podrá permanecer junto a los demás marsupiales. Afortunadamente, esta especie no tiene problemas de reproducción, ni está en peligro de extinción.

Ocelote hijo de Jocelote (19/04/2016)

Este felino originario de Sudamérica, no está en programas de crías internacionales, ni es una especie amenazada. Pero una pareja que se encontraba en un zoo de Alicante criaron a una pequeña hembra. El zoo valenciano le ofreció al jerezano el traslado de esa cría. Nunca antes habían estado estos mamíferos en Jerez. El centro aceptó la propuesta y de un zoo de París, especializado en felinos, llegó el macho. Hace cinco años de su llegada y desde entonces, la pareja, procedente de otros zoológicos, no ha parado de procrear. "Esta pareja cría todos los años", asiente uno de los biólogos del zoobotánico, y en 2016 no iban a ser menos. El periodo de gestación de estos preciosos felinos es de cerca de tres meses. Aún no ha sido bautizado, pero sí sabemos que su padre se llama Jocelote, nombre que le otorgó el propio Íñigo Sánchez.

El pequeño Manga (02/05/2016)

La especie mangabey de coronilla blanca es un homínido en peligro crítico de extinción, por lo que está integrado en un programa internacional de cría en cautividad. En este año, una pareja de estos primates, después de unos 180 días de gestación, dio a luz el 2 de mayo al pequeño Manga, el segundo retoño de la familia, ya que el año pasado nació Torcuata, su hermana mayor. Mientras que Manga es más independiente, su hermana no se separa tanto de su madre, siendo este el más pequeño de los dos. Al ser una especie muy amenazada, el objetivo primordial del Zoo es reproducirla para luego dejarla en su hábitat y que se adecuen a él y sigan reproduciéndose. 

El señor Don Púas (05/05/2016)

Se llama Don Púas, pero es el bebé de la familia puercoespín. Ha sido bautizado por un grupo de alumnos del Departamento de Educación del Zoológico durante una de las actividades programadas a principios de mayo. Es la cuarta vez que nace esta especie en el centro jerezano, y todos, hermanos de Don Púas. Según las redes sociales del Zoobotánico de Jerez, "la cría se desarrolla bien y es atendida por sus padres en todo momento. Este puercoespín sudafricano genera gran curiosidad por las largas y rígidas púas, y aún más si los padres tienen que defender a la cría, ya que más elevan los pelos flexibles para proteger a su pequeño puercoespín. El periodo de gestación de estos animales es de dos meses y no es una especie amenazada.

El bebé oryx embestido (13/06/2016)

Otra de las especies en peligro crítico de extinción es el oryx de Arabia. Con apenas un mes de edad, el pequeño oryx, sin un nombre especial en su ficha técnica, se encuentra aislado detrás de la parcela de las gacelas pequeñas. Su cambio de habitáculo se debe a que el 16 de agosto sufrió un ataque por parte de su padre. Este le dio un pinchazo con el cuerno. "Ya está más grande, nunca le había hecho nada, y de pronto le ha pegado un pinchazo", comenta Íñigo Sánchez. Después de la agresión está ahora con tratamiento. El periodo de gestación de estos mamíferos es como el de los humanos, nueve meses.

La pareja de suricatos (16/06/2016)

Los suricatos son unos pequeños mamíferos sudafricanos que llegaron al Zoobotánico de Jerez en 2008. Son conocidos por su forma de contemplar los alrededores. Se sostienen sobre sus dos patas traseras y alzan la mirada. Solo es necesario esa breve acción para que la gente que los ve los consideren el animalito más tierno del Zoo. Estarán toda la vida ligados a Timón, el personaje de Disney que los hicieron mundialmente famosos. Pero no es una especie amenazada. Al ser tan pequeños, tener dos nuevas crías aun más enanas, hace que su nacimiento sea interesante y destacable. El personal del parque jerezano cuenta que no se percataron de las nuevos integrantes de la familia suricata hasta que las crías tuvieron cerca de un mes. Momento en el que deciden salir de la madriguera, donde se encontraban con su madre. Al igual que el bebé oryx, la pareja tampoco tiene nombre, y el periodo de gestación de estos animales, familia de las mangostas, es de dos meses. 

La nutria Santiago (17/06/2016)

Sara está mojada, tirada en la roca y cerca del tronco: ¿y el bebé? "El niño estará en la madriguera”. Se bautizó con dicho nombre no porque reabriese sus puertas recientemente la Iglesia de Santiago, sino porque nació el 17 de junio, en el día del Patrón. Este pequeño, de la familia de los castores, es hijo de Sara, una nutria que fue recuperada en el campo. La madre de Sara murió, al igual que la mamá de Wally. Sara también se cría a base de biberón. No obstante, ella nace en el exterior, mientras que el marsupial se encontraba dentro del Zoo. "La Junta de Andalucía nos la trajo", afirma Íñigo Sánchez, al ser el procedimiento habitual. Las nutrias habitan por toda España, y "en Cádiz hay muchas, pero verlas es muy difícil", indica el biólogo. Tienen un periodo de gestación de unos dos meses, y es una especie amenazada.

Los flamencos Juanito y Moraíto (24/06/2016 y 06/07/2016)

Los flamencos tienen dificultades a la hora de copular, pero Juanito —nacido en el día de San Juan— y Moraíto —por ponerle un nombre flamenco, flamenco— han sido los dos únicos polluelos que han conseguido salir del cascarón. Los cuidadores del Zoo relatan que las aves, al no tener órgano copulador, se aparean utilizando el equilibrio. Los flamencos suelen volar de noche y alguna que otra vez tienen percances con los tendidos eléctricos. La gente cuando se los encuentra llama al Seprona y se los llevan a los centros de recuperación. Estos accidentes son los que provocan que les falte una parte del ala y que pierdan el equilibrio, por lo que al copular, realmente no fecundan el huevo. Crean el cascarón y lo expulsan, pero este suele estar vacío. Al parecer a las cigüeñas les ocurre exactamente lo mismo. "Este año ya no van a criar más, ya hasta el año que viene nada", avisa el especialista. La gestación en el huevo es de casi dos meses. Estas aves no son una especie amenazada.

Los pollos hermanos (25/07/2016)

Dos polluelos de grulla coronada son las últimas especies en nacer. A las aves no se les suele poner nombre, por lo que el bautizo de los flamencos fue algo especial. Estos pequeños pájaros marrones pronto se convertirán en lo que tienen a su lado: aves exuberantes, con una corona estrellada y colores llamativos en la cabeza. Los cuatro posan como una familia feliz. Pasean juntos, padres e hijos no se separan. El Zoo aún no sabe el sexo exacto, pero cuando los anillen les sacarán el ADN y podrán saber si son macho o hembra. El año pasado nacieron dos, pero uno murió. Ese hijo que sobrevivió en 2015 se encuentra en el mismo charco; pero Íñigo Sánchez cuenta que "está apartado; ya está emancipado". La grulla coronada no está tan amenazada y el periodo de incubación de estas aves de la sabana africana es de un mes aproximadamente. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído